His­to­rias pa­ra no dor­mir

«Re­con­si­de­ran­do el mo­nu­men­to» , en Se­go­via, re­fle­xio­na so­bre el sen­ti­do de la es­ta­tua­ria con­me­mo­ra­ti­va

ABC - Cultural - - ARTE - FER­NAN­DO CAS­TRO FLÓREZ

La pa­la­bra «mo­nu­men­tal», del la­tino mo­men­tum («mo­ver­se»), pa­re­cía una lla­ma­da al ac­ti­vis­mo, aun­que, en la es­cul­tu­ra pú­bli­ca, lo que se im­po­ne es la me­mo­ria que as­pi­ra a pre­ser­var­se pa­ra la eter­ni­dad. En una épo­ca ma­ni­fies­ta­men­te «am­né­si­ca» no pue­de ex­tra­ñar­nos que la mo­nu­men­ta­li­dad se ha­ya tornado –co­mo re­cuer­da Mi­guel Ce­re­ce­da– ob­so­le­ta. Re­con­si­de­ran­do el mo­nu­men­to es una mag­ní­fi­ca ex­po­si­ción que con­ti­nua las in­ter­ven­cio­nes cu­ra­to­ria­les de su ges­tor, des­de aque­lla im­po­nen­te mues­tra en la que re­vi­sa­ba la es­cul­tu­ra es­pa­ño­la en torno al tó­pi­co de «un nue­vo cla­si­cis­mo» has­ta sus plan­tea­mien­tos so­bre la «deses­cul­tu­ra». Tras años de es­tu­diar el mo­nu­men­to pú­bli­co, aho­ra cuen­ta con una se­rie de ar­tis­tas que han pen­sa­do in­tem­pes­ti­va­men­te las po­si­bi­li­da­des de in­ter­ve­nir en el es­pa­cio pú­bli­co.

re­co­gi­das en el Pa­la­cio de Quin­ta­nar de Se­go­via des­ta­ca­ré el «per­so­na­je» de Ber­nar­dí Roig, en el fon­do de un po­zo, co­mo si fue­ra una ale­go­ría de la si­tua­ción en la que mu­chos nos en­con­tra­mos; el ata­que gra­ba­do y pro­pi­cia­do por Cris­ti­na Lu­cas a la mi­so­gi­nia de Rous­seau; la co­lum­na de Do­min­go Sán­chez, cons­trui­da con qui­ta­mie­dos de ca­rre­te­ra, so­bre la que re­po­san unos za­pa­tos ro­jos; las fo­tos de Mi­guel Á. Mo­reno Ca­rre­te­ro que dan cuen­ta de una suer­te de pop que mag­ni­fi­ca lo co­ti­diano en las pe­ri­fe­rias del ro­ton­dis­mo car­pe­to­ve­tó­ni­co; y, en un cam­bio de es­ca­la ha­cia lo mí­ni­mo, la con­ver­sión del mo­nu­men­to a Rosa Lu­xem­bur­go y Karl Lieb­necht pro­yec­ta­do por Mies en el «ju­gue­ti­to» des­mon­ta­ble de ma­de­ra de Do­mè­nec, en una pa­ro­dia muy bri­llan­te que re­me­mo­ra la his­to­ria po­lí­ti­ca hoy des­ac­ti­va­da «es­té­ti­ca­men­te».

Más que una pér­di­da com­ple­ta del pe­des­tal de las es­ta­tuas, lo que se ha pro­du­ci­do ha si­do un co­lap­so de sus pre­ten­sio­nes na­rra­ti­vas. Tal vez no ten­ga­mos na­da que con­me­mo­rar. El ima­gi­na­rio es­tá mu­ti­la­do, co­mo su­gie­re el im­po­nen­te pro­yec­to so­bre el or­na­men­to de Luis Mon­tes Ro­jas. Hitler, en 1935, de­cla­ró que a la His­to­ria no le pa­re­ce va­lio­sa nin­gu­na na­ción que no le­van­te sus mo­nu­men­tos. Si bien pa­re­ce que re­tor­na­ra el im­pul­so de na­cio­na­li­za­ción de las ma­sas, la ver­dad es que la nue­va li­tur­gia po­lí­ti­ca, ace­le­ra­da por las fa­ke news, no re­quie­re de ce­re­mo­nias gim­nás­ti­cas ni de es­ta­tua­ria mo­nu­men­tal. Tal vez los tol­dos que Uli­ses Ma­ta­mo­ros ha dis­pues­to en torno a la es­cul­tu­ra de Juan Bra­vo en la se­go­via­na pla­za de Me­di­na del Cam­po nos re­ga­len una som­bra pro­pi­cia pa­ra pen­sar­lo. Aca­so ese en­tol­da­do pre­ca­rio nos per­mi­te ol­vi­dar las his­to­rias pa­ra no dor­mir. Re­con­si­de­ran­do el mo­nu­men­to Co­lec­ti­va Pa­la­cio de Quin­ta­nar. Se­go­via. C/ San Agus­tín, s/n. Co­mi­sa­rio: Mi­guel Ce­re­ce­da. Has­ta el 15 de sep­tiem­bre

EN­TRE LAS EX­CE­LEN­TES OBRAS

Apor­ta­cio­nes de Ber­nar­dí Roig y Do­min­go Sán­chez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.