REALI­DA­DES UNI­VER­SA­LES, FREN­TE A FREN­TE

El Mu­seo del Pra­do si­gue ce­le­bran­do su bi­cen­te­na­rio po­nien­do en re­la­ción la reali­dad pic­tó­ri­ca es­pa­ño­la y la ho­lan­de­sa del si­glo XVII

ABC - Cultural - - ARTE - JO­SÉ MA­RÍA HE­RRE­RA

ira­das afi­nes es el nom­bre de la ex­po­si­ción que se inau­gu­ra­rá el pró­xi­mo día 25 en el Mu­seo del Pra­do. Su ob­je­ti­vo es re­fle­xio­nar acer­ca de las tra­di­cio­nes pic­tó­ri­cas de Es­pa­ña y los Paí­ses Ba­jos du­ran­te el si­glo XVII. Pe­se a que la iner­cia aca­dé­mi­ca con­si­de­ra di­ver­gen­tes am­bas tra­di­cio­nes, el co­mi­sa­rio, Ale­jan­dro Ver­ga­ra, cree que son más las coin­ci­den­cias. La vi­sión na­cio­na­lis­ta de­ja fue­ra lo esen­cial. Bas­ta con con­fron­tar sin pre­jui­cios los cua­dros de los prin­ci­pa­les pin­to­res es­pa­ño­les de la épo­ca (in­clui­do El Gre­co) con los de los pin­to­res ho­lan­de­ses pa­ra com­pro­bar­lo.

Yo ce­le­bro siem­pre cual­quier ini­cia­ti­va en­ca­mi­na­da a re­la­ti­vi­zar la idea de na­ción, un fó­sil sen­ti­men­tal que blo­quea nues­tras po­si­bi­li­da­des de me­jo­rar el mun­do. Creo, ade­más, que po­ner de ma­ni­fies­to que los ar­tis­tas se­ñe­ros son irre­duc­ti­bles a los es­te­reo­ti­pos ideo­ló­gi­cos, de­be­ría ser una obli­ga­ción de las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les. Co­mo di­jo pers­pi­caz­men­te Karl Kraus, la mi­sión del au­tén­ti­co ar­tis­ta es tra­tar de im­pe­dir que la ver

Mdad (lo que se to­ma por tal en un mo­men­to da­do) nos aplas­te. Otra co­sa es que lue­go la tra­di­ción se las apa­ñe pa­ra in­te­grar­lo e in­clu­so con­ver­tir­lo en su quin­tae­sen­cia, co­mo su­ce­dió con Rem­brandt o Ve­láz­quez, a quie­nes se iden­ti­fi­ca con el al­ma ho­lan­de­sa o es­pa­ño­la. ¿ Rem­brandt ho­lan­dés?, ¿Ve­láz­quez es­pa­ñol? Si, por des­con­ta­do, pe­ro la sin­to­nía es­pi­ri­tual en­tre ellos se­gu­ro que era ma­yor que la que exis­te en­tre

dos per­so­nas por el sim­ple he­cho de com­par­tir un pa­sa­por­te o una len­gua.

John Ber­ger so­lía de­cir que es im­por­tan­te pa­ra com­pren­der el ar­te di­fe­ren­ciar en­tre obras ar­tís­ti­cas me­dias o tí­pi­cas y obras ex­cep­cio­na­les. Las pri­me­ras re­fuer­zan las ideas es­ta­ble­ci­das; las se­gun­das las cues­tio­nan. Na­tu­ral­men­te, es­tas úl­ti­mas siem­pre son más di­fí­ci­les de in­ter­pre­tar. El men­sa­je fe­mi­nis­ta de la com­pro­me­ti­da Judy Chica­go en Din­ner Party es ob­vio pa­ra cual­quie­ra que ten­ga ojos en la ca­ra; no así, en cam­bio, la su­til de­fen­sa de lo fe­me­nino que ha­ce Rem­brandt en Bet­sa­bé con la car­ta de Da­vid.

Pun­tos de vis­ta

No di­go que Rem­brandt fue­ra fe­mi­nis­ta (la ge­nia­li­dad del ge­nio con­sis­te en sen­tir­se in­có­mo­do en cual­quier pun­to de vis­ta, in­clui­dos los que con­ci­tan la uná­ni­me apro­ba­ción de la gen­te), sino que de­be­mos evi­tar me­dir lo tí­pi­co con la mis­ma va­ra con la que se mi­de lo ex­cep­cio­nal. Zur­ba­rán o Mu­ri­llo, Maes o Steen, fue­ron gran­des ar­tis­tas que plas­ma­ron en sus pin­tu­ras el es­pí­ri­tu de su tiem­po, aun­que no fue­ron ex­cep­cio­na­les. Ex­cep­cio­na­les son Ve­láz­quez, Rem­brandt o Ver­meer, pro­ta­go­nis­tas de es­ta mues­tra, y, por eso, sus obras atra­vie­san las fron­te­ras po­lí­ti­cas, es­té­ti­cas e ideo­ló­gi­cas: na­cio­na­lis­mo, rea­lis­mo, fe­mi­nis­mo, cual­quier aplau­di­da con­cep­ción del mun­do que les que­ra­mos apli­car.

He­cha la acla­ra­ción, se en­ten­de­rá que com­par­ta con los or­ga­ni­za­do­res de la ci­ta su vo

¿Y SI EL CO­MI­SA­RIO HU­BIE­RA PRE­TEN­DI­DO DE­MOS­TRAR LO CON­TRA­RIO? TAM­BIÉN LO HA­BRÍA LO­GRA­DO

«Mar­te», de Ve­láz­quez, jun­to a «Mu­jer ba­ñán­do­se en un arro­yo», de Rem­brandt

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.