RE­BEC­CA HORN: CUER­POS QUE FLU­YEN

En­tre los even­tos co­la­te­ra­les que de­ja la úl­ti­ma fe­ria de Ba­si­lea, la pre­sen­cia de Re­bec­ca Horn en el Mu­seo Tin­guely. Ne­ce­sa­ria

ABC - Cultural - - ARTE - JO­SÉ JI­MÉ­NEZ

na de las ar­tis­tas ac­tua­les de ma­yor re­le­van­cia, Re­bec­ca Horn ( Ale­ma­nia, 1944) vuel­ve a nues­tra con­si­de­ra­ción. El Mu­seo Tin­guely, en Ba­si­lea, pre­sen­ta una ex­ce­len­te mues­tra que se com­ple­men­ta con otra pa­ra­le­la, Tea­tro de me­ta­mor­fo­sis, en el Cen­tro Pom­pi­dou-Metz. La ex­po­si­ción en Sui­za reúne 52 obras: di­bu­jos, fo­to­gra­fías de per­for­man­ces, ins­ta­la­cio­nes de ob­je­tos e ins­ta­la­cio­nes de me­ca­nis­mos di­ná­mi­cos.

Se ar­ti­cu­la en cua­tro sec­cio­nes que tra­za­rían el de­sa­rro­llo de sus pro­pues­tas: «Alas ba­tien­tes», «Cir­cu­lan­do», «Ins­cri­bien­do» y «To­can­do», a tra­vés de lo que la pro­pia Horn de­no­mi­na «es­ta­cio­nes en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción». Re­co­rrer­la es, de ver­dad, una ex­pe­rien­cia muy pro­fun­da: mue­ve nues­tros sen­ti­dos, nues­tras emo­cio­nes, y nos lle­va al co­no­ci­mien­to de los flu­jos de la vi­da.

Ale­ma­na de na­ci­mien­to, Re­bec­ca Horn ha vi­vi­do siem­pre en un des­pla­za­mien­to cons­tan­te por to­do el mun­do. Su pre­sen­cia ar­tís­ti­ca y per­so­nal en Es­pa­ña ha si­do­do muy im­por­ta­nim­por­tan­te en Bar­ce­lo­na,ona, en Ga­li­cia, en Ma­llor­ca, e in­clu­so en Ma-Ma­drid, don­de enn 2009 el Tea-Tea­tro de la Zar­zue­la­zue­la pre­sen­tó la ópe­ra Lu­ci mie tra­di­tri­ci, itri­ci, del com­po­si­to­ror ita-ita­liano Sal­va­to­re ato­re Scia­rrino, es­tan­do an­do a su car­go la di­rec-di­rec­ción es­cé­ni­ca, la­la es-es­ce­no­gra­fía y ell ves-ves­tua­rio.

Es tam­biénn re­le­van­te su tra­ba­jo aba­jo fíl­mi­co, cu­yo ini­cio ni­cio se si­túa en 1971,71, en pa­ra­le­lo a lass ac-ac­cio­nes, di­bu­jos­jos e ins­ta­la­cio­ness ar­tís­ti­cas de ca­rác­ter ác­ter vi­sual que han n mar­ca­do to­da su tra­yec­to­ria. a. E igual­men­tee tie-tie­ne un gran in­te­rés te­rés su es­cri­tu­ra, ela­bo­ra­da siem­pre mpre con un gi­roo de poe­sía in­teriorr que re­sue­na en su obra plás­ti­ca. Acom­pa- mpa

Uñan­do su ins­ta­la­ción me­cá­ni­co-elec­tró­ni­ca-di­ná­mi­ca El río de la lu­na, que se pre­sen­tó en Bar­ce­lo­na en 1992 y que aho­ra pue­de ver­se de nue­vo en Ba­si­lea, es­cri­bió: «To­rres de Gau­dí –ab­sur­da emo­ti­vi­dad in­ver­ti­da. / Los hom­bres, de una fri­vo­li­dad fe­me­ni­na; las mu­je­res, for­ma­cio­nes ro­co­sas».

Ob­via­men­te, Horn le da la vuel­ta a las co­sas. Re­co­rre la ex­pe­rien­cia a tra­vés de una mi­ra­da in­te­rior, que flu­ye y se mue­ve has­ta que al­can­za a ver. Y su vi­sión se plas­ma en obra, siem­pre con ca­rác­ter di­ná­mi­co. Es una ar­tis­ta mul­ti­me­dia, que in­te­gra y sin­te­ti­za to­dos los ám­bi­tos y so­por­tes de la ex­pre­sión en bus­ca de la obra to­tal.

Eso sí, el nú­cleo cen­tral de ese pro­ce­so de bús­que­da es el cuer­po, su pro­pio cuer­po trans­cen­di­do y pro­yec­ta­do en los más di­ver­sos que nos ro­dean, con los que com­par­ti­mos la ex­pe­rien­cia de la vi­da. Des­de fi­nes de los años ochen­ta, sus di­bu­jos mar­can el cur­so de sus ac­cio­nes plás­ti­cas, cul­mi­nan­do en 2003-2004 en la se­rie «Pai­sa­jes cor­po­ra­les», en la que el for­ma

to de los di­bu­jos se es­truc­tu­ra de­pen­dien­do de la al­tu­ra y es­ca­la de su pro­pio cuer­po.

El cuer­po se pro­yec­ta en los otros cuer­pos hu­ma­nos, pe­ro tam­bién en los de los ani­ma­les, en los ob­je­tos o en las má­qui­nas, sen­ti­dos y con­si­de­ra­dos en es­tos dos úl­ti­mos ca­sos tam­bién co­mo or­ga­nis­mos. Los ele­men­tos me­cá­ni­cos de sus ins­ta­la­cio­nes, de he­cho, son «hu­ma­ni­za­dos»: bai­lan, pro­du­cen so­ni­dos. La im­por­tan­cia de las má­qui­nas en la obra de Horn se re­sal­ta es­pe­cial­men­te en es­ta ci­ta, tra­zan­do un pa­ra­le­lo con la del gran ar­tis­ta de los uni­ver­sos me­cá­ni­cos Jean Tin­guely, en el Mu­seo que lle­va su nom­bre.

To­do se mue­ve

La pro­yec­ción del cuer­po se ar­ti­cu­la a tra­vés de la pre­sen­cia del mo­vi­mien­to en las pie­zas, en su ca­rác­ter di­ná­mi­co: en el re­gis­tro plás­ti­co de Re­bec­ca Horn, to­do gi­ra, to­do se mue­ve. Los me­ca­nis­mos po­nen en mo­vi­mien­to ob­je­tos, hay má­qui­nas pa­ra pin­tar, pa­ra to­car mú­si­ca, pa­ra bai­lar, en al­gu­nos ca­sos, in­tro­du­cien­do en el pro­ce­so el pro­pio cuer­po.

Par­ti­cu­lar­men­tePar­ti­cul re­le­van­tes son dos ins­ta­la­cio­ne­sin de la mues­tra: El aba­ni­co de pa­vo me­cá­ni­co cá­nic (1981) y Ter­mó­me­tro­tro ded amor (1985). En la pri­me­ra,prim las plu­mas de pa­vo en­gar­za­das en el mec­me­ca­nis­mo se abren y desp­des­pla­zan, suben y ba­jan, y uno­suno lar­gos tu­bos de vi­drio­drio en la pa­red, con mer­cu­ri­cu­rio en su in­te­rior, re­gistrgis­tran un des­pla­za­mien­to­to de pa­la­bras y si­tua­si­tua­cio­nes que van del «in­fier­noin­fi» al «pa­raí­so». En la se­gun­da, un lí­qui­do­do ro­jo­ro sube y ba­ja por otro tu­bo de vi­drio a tra­vés­vés ded pa­la­bras que van de «sso­le­dad» a «hun­dir­se­se». HHorn, la ex­pe­rien­cia de los­lo cuer­pos que flu­yen: el so­so­ni­do, la vi­sión y el mo­vi­mo­vi­mien­to de la vi­da.

Una de las pie­zas de la ale­ma­na

Re­bec­ca Re­be Horn Fan­ta­sías del ccuer­po Mu­seo Tin­guTin­guely. Ba­si­lea ( Sui­za). Co­mi­sa­ria: San­dra BBea­te Rei­mann. Has­ta el 22 de sep­tiem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.