SERT, VI­DA DE UN AR­QUI­TEC­TO

La cer­ca­nía de M. del Mar Ar­nús a Jo­sep Lluís Sert da pie a una ju­go­sa bio­gra­fía de uno de los ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les del si­glo XX

ABC - Cultural - - ARQUITECTU­RA - FREDY MASSAD

er(t) ar­qui­tec­to, bio­gra­fía de Jo­sep Lluís Sert es­cri­ta por M. del Mar Ar­nús, es una his­to­ria na­rra­da des­de el in­te­rior. Des­de el co­no­ci­mien­to fa­mi­liar (Ar­nús es­tá em­pa­ren­ta­da con Sert por vía po­lí­ti­ca). Su his­to­ria es la de la trans­for­ma­ción de un aris­tó­cra­ta bar­ce­lo­nés, cria­do en­tre al­go­do­nes, que al in­gre­sar en la es­cue­la de ar­qui­tec­tu­ra des­cu­bre la exis­ten­cia de otro mun­do. No es irre­le­van­te la anéc­do­ta de que se des­pla­za­ba a la uni­ver­si­dad en un Rolls Roy­ce, sino sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra com­pren­der el acé­rri­mo des­cla­sa­mien­to de un in­di­vi­duo que, pos­te­rior­men­te, se ca­rac­te­ri­za­ría por ad­he­rir­se al re­pu­bli­ca­nis­mo y reivin­di­car la di­men­sión so­cial en la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na.

El re­la­to ela­bo­ra­do por Ar­nús co­mien­za y ter­mi­na en Ibi­za, don­de hoy ya­cen Sert y su es­po­sa Mon­cha, fi­gu­ra cru­cial en la vi­da de és­te. Allí des­cu­brió ese otro mun­do que per­ci­bía «ri­gu­ro­sa­men­te hu­mil­de, an­ti­bur­gués y re­pre­sen­ta­ti­vo de unos va­lo­res que coin­ci­dían con los que ha­bía se­ña­la­do [Wal­ter Ben­ja­min] acer­ca de la in­ter­ac­ción en­tre el ser hu­mano, el me­dio

Sna­tu­ral y la ar­qui­tec­tu­ra». Ar­nús des­ta­ca tam­bién có­mo otra de sus epi­fa­nías se pro­du­jo en sus años de es­tu­dian­te, cuan­do des­cu­brió a Le Cor­bu­sier: pri­me­ro a tra­vés de unas pu­bli­ca­cio­nes en una li­bre­ría pa­ri­si­na, pa­ra lue­go in­vi­tar­lo a ofre­cer una ma­gis­tral en la es­cue­la de ar­qui­tec­tu­ra de Bar­ce­lo­na. En­ta­bla­ron una vin­cu­la­ción per­so­nal y pro­fe­sio­nal que se pro­lon­ga­ría has­ta la muer­te del sui­zo. Fue Sert quien le hi­zo des­cu­brir la obra de Gau­dí.

Re­cal­ca su in­ten­so pro­ta­go­nis­mo en la Bar­ce­lo­na de la Re­pú­bli­ca. Jun­to a otros com­pa­ñe­ros de es­cue­la, co­men­zó a lle­var a ca­bo una fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad pa­ra lan­zar la Nue­va Ar­qui­tec­tu­ra. En no­viem­bre de 1930 crea­ron el GATCPAC, la ra­ma ca­ta­la­na del GATEPAC, or­ga­nis­mo que se pro­pu­so or­ga­ni­zar, aglu­ti­nar y di­fun­dir el ra­cio­na­lis­mo, y que desem­pe­ñó una im­por­tan­te la­bor so­cial cons­tru­yen­do es­cue­las, hos­pi­ta­les y vi­vien­das obre­ras. De es­te pe­rio­do des­ta­can dos hi­tos en su obra: Ca­sa Bloc y el Dis­pen­sa­rio Cen­tral An­ti­tu­bercu­loso (am­bos en Bar­ce­lo­na).

Otro de los mo­men­tos im­por­tan­tes que Ar­nús na­rra, y que re­fle­jan có­mo Sert for­mó par­te del meo­llo cul­tu­ral y po­lí­ti­co de su tiem­po, es la cons­truc­ción del Pa­be­llón de la Re­pú­bli­ca en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís en 1937, que al­ber­gó la obra de los ar­tis­tas más im­por­tan­tes del mo­men­to, en­tre ellos, Pi­cas­so, Mi­ró y Ju­lio Gon­zá­lez.

Una se­gun­da vi­da

Su com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co ter­mi­nó for­zán­do­lo al exi­lio en EE.UU., don­de desa­rro­lló su se­gun­da vi­da pro­fe­sio­nal. Co­mo ur­ba­nis­ta, reali­zó pro­yec­tos pa­ra va­rios paí­ses ame­ri­ca­nos. Gro­pius lo es­co­gió pa­ra su­ce­der­lo co­mo de­cano de la Gra­dua­te School of De­sign de Har­vard, don­de se com­pro­me­tió con una im­por­tan­tí­si­ma la­bor do­cen­te, ade­más de la or­de­na­ción del cam­pus me­dian­te el di­se­ño de nue­vos edi­fi­cios. En pa­ra­le­lo, cons­tru­yó in­ter­na­cio­nal­men­te obras tan re­mar­ca­bles co­mo la Em­ba­ja­da de EE.UU. en Bag­dad. De re­gre­so a Es­pa­ña, di­se­ñó jun­to a Joan Mi­ró otra de sus obras esen­cia­les: el edi­fi­cio pa­ra su fun­da­ción en Bar­ce­lo­na.

Ar­nús en­tre­te­je acon­te­ci­mien­tos pro­fe­sio­na­les con anéc­do­tas pri­va­das, al­gu­nas vi­vi­das por ella en pri­me­ra per­so­na. Aun­que es­ta ex­ce­si­va fal­ta de dis­tan­cia tien­da a su­bli­mar a ve­ces ex­ce­si­va­men­te al per­so­na­je, es­to no es ne­ce­sa­ria­men­te un de­fec­to. Con ello ofre­ce al ya co­no­ce­dor de Sert da­tos que lo lle­ven a ahon­dar en de­ta­lles que sí son re­le­van­tes, y, al lec­tor que por pri­me­ra vez se apro­xi­ma a él, no só­lo un re­la­to ameno sino tam­bién una de­fi­ni­ción esen­cial del ser ar­qui­tec­to. JO­SEP L. SERT

De­ta­lle del Pa­be­llón de la Re­pú­bli­ca pa­ra la Ex­po Uni­ver­sal de Pa­rís de 1937

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.