En­tre Ro­sa­lía y An­ne Lis­ter

Re­co­men­da­cio­nes pa­ra pa­sar el ve­rano cul­tu­ral de un tra­go

ABC - Cultural - - OPINIÓN -

icen los al­go­rit­mos que la can­ción del ve­rano se­rá de

Pa­ra quien no lo se­pa, no ha­ya si­do ab­du­ci­do aún por es­ta ti­ra­nía ma­te­má­ti­ca, los al­go­rit­mos emer­gen cual fór­mu­las má­gi­cas que, des­de el averno de in­ter­net, han lle­ga­do pa­ra que­dar­se y orien­tar­nos so­bre el pre­sen­te y el fu­tu­ro de nues­tros gus­tos (in­clu­so dis­gus­tos) y otras za­ran­da­jas. Una suer­te de mo­derno y errá­ti­co orácu­lo que se nos pre­sen­ta tan lis­to co­mo pa­ra pre­de­cir que la so­na­ta que más se va a ta­ra­rear es­ta ca­ní­cu­la se­rá de la om­ni­pre­sen­te Ro­sa­lía y su pun­teo de uñas lar­gas en los com­pa­ses de la pe­núl­ti­ma mo­der­ni­dad. An­tes de que lle­ga­ra Ro­sa­lía, ya ara­ñó con unas gran­des uñas pos­ti­zas nues­tra y has­ta la pre-eu­ro­vi­si­va. An­tes de los al­go­rit­mos, y con el co­me­dis­cos col­ga­do del hombro, ya sa­bía­mos que la can­ción del ve­rano lle­va­ría la fir­ma de Pa­ra ba­rro­quis­mos hor­te­ras en la in­du­men­ta­ria, los su­yos y, pa­ra ma­yor in­ri, con la va­len­tía to­re­ra de re­lle­nar los mi­nu­tos mu­si­ca­les al ca­lor de una bar­ba­coa. Be­mo­les co­mo aque­llos ya no se en­cuen­tran.

No obs­tan­te, yo no vi­ne has­ta es­tas lí­neas pa­ra arre­me­ter con­tra Ro­sa­lía, sino con­tra el ti­mo de los al­go­rit­mos. Esos que ca­da vez que abro mi or­de­na­dor me re­co­mien­dan qué li­bros leer, co­mo si su­pie­ran de mis gus­tos y des­ve­los lec­to­res. Qué sa­be na­die… y por eso no acier­tan, por mu­cho ahín­co que le pon­gan. Esos que ca­da vez que en­cien­do la te­le­vi­sión me su­gie­ren una se­rie y yo, pa­ra lle­var­les la con­tra­ria, le ha­go ca­so al más que cien­tí­fi­ca­men­te pro­ba­do mé­to­do del bo­ca a bo­ca. Por ejem­plo, los al­go­rit­mos no me ha­bían pues­to so­bre la pis­ta de una se­rie de la BBC ins­pi­ra­da en los diarios de

pe­ro di con ella por­que me fío de mis ase­so­res per­so­na­les. Con las mis­mas, aquí se lo de­jo caer por si quie­ren co­no­cer la vi­da y obra de una mu­jer de ar­mas to­mar, allá en el ri­fi­rra­fe del si­glo XIX. Por­que la re­vo­lu­ción in­dus­trial no fue so­lo co­sa de hom­bres, ni de mu­je­res que ves­tían mi­ri­ña­que.

DLis­ter,

lía.

Ma­don­na

Geor­gie Dann.

Alas­ka

Rosa

Fren­te al ti­mo de los al­go­rit­mos, les re­co­mien­do el pro­ba­do mé­to­do del bo­ca a bo­ca

An­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.