Han­nah Arendt, una vi­da apa­sio­na­da

Sol­ven­te bio­gra­fía vi­tal e in­te­lec­tual de la gran pen­sa­do­ra, a tra­vés de am­plios ma­te­ria­les, en­tre otros epis­to­la­rios iné­di­tos

ABC - Cultural - - LIBROS - ÁL­VA­RO DE LA RI­CA

Gi­ne­bra, 14 de oc­tu­bre de 1956. Han­nah Arendt ce­le­bra su quin­cua­gé­si­mo cum­plea­ños. Es­tá so­la y re­ci­be un te­le­gra­ma de su ami­go Karl Jas­pers en el que en­tre otras co­sas le es­cri­be lo si­guien­te: «¡Qué vi­da ha te­ni­do! Le ha si­do da­da y se la ha ga­na­do con una per­se­ve­ran­cia que ha do­mi­na­do la in­fe­li­ci­dad». Ade­más de un elo­gio de re­so­nan­cias aris­to­té­li­cas (per­se­ve­rar en el bien), no es un mal re­su­men de la vi­da de Arendt ni tam­po­co del em­pe­ño que pa­re­ce guiar es­te li­bro no­ta­ble. Cuan­do aún le que­da­ba por vi­vir un cuar­to de si­glo, es­ta­ba en la ple­ni­tud de su tra­ba­jo in­te­lec­tual: en ese pe­rio­do es­cri­be y pu­bli­ca dos obras fun­da­men­ta­les, Los orí­ge­nes del to­ta­li­ta­ris­mo (1951) y La con­di­ción hu­ma­na (1958), y se ha­bía con­ver­ti­do en el mun­do aca­dé­mi­co norteameri­cano y en de la Ale­ma­nia de la post­gue­rra en un pun­to de re­fe­ren­cia, con fre­cuen­cia con­tes­ta­do pe­ro ge­ne­ral­men­te res­pe­ta­do tan­to por su ge­ne­ra­ción co­mo por la pre­ce­den­te.

con ins­tin­to de buen pe­rio­dis­ta el ras­tro de una vi­da ple­na en amis­tad, amo­res, in­cer­ti­dum­bres y pe­nas pe­ro an­tes que na­da en fa­bu­lo­sos lo­gros in­te­lec­tua­les y en una es­pe­ran­za cier­ta. Pa­ra ello se ha ser­vi­do de las fuen­tes ha­bi­tua­les en un tra­ba­jo de es­ta na­tu­ra­le­za: obras de con­tex­to, epis­to­la­rios édi­tos e iné­di­tos e in­clu­so al­gu­nos tes­ti­mo­nios cuan­do ha si­do po­si­ble. Al mis­mo tiem­po, en un acer­ta­do equi­li­brio en­tre lo na­rra­ti­vo, lo des­crip­ti­vo y lo re­fle­xi­vo, Ad­ler ha si­do ca­paz de ex­pli­car con cla­ri­dad y bre­ve­dad al­gu­nas no­tas de su pen­sa­mien­to. Se agra­de­ce, sin que se tra­te de un ma­te­rial des­de­ña­ble ni des­de­ña­do por la bió­gra­fa, que no se cen­tre en las po­lé­mi­cas que Arendt li­bró, en sus po­si­cio­nes res­pec­to al jui­cio a Eich­mann en Je­ru­sa­lén, la re­vo­lu­ción hún­ga­ra, la se­gre­ga­ción ra­cial en el mun­do edu­ca­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se o la gue­rra de Viet­nam. Ad­ler ha com­pren­di­do muy a fon­do que la po­si­ción po­lí­ti­ca de Arendt tie­ne unas raí­ces pro­fun­das y que no se en­tien­de sin co­no­cer bien por ejem­plo la cri­sis de la Universida­d ale­ma­na an­tes del na­zis­mo o des­cri­bir con la in­fi­ni­dad de ma­ti­ces que com­por­ta el sen­ti­do de fi­de­li­dad en la amis­tad que ver­te­bra­ba su vi­da y no me re­fie­ro so­lo a Hei­deg­ger, un ca­so de nue­vo en­vuel­to en una po­lé­mi­ca de­ma­sia­do mor­bo­sa, sino en re­la­cio­nes de ex­tra­or­di­na­ria ri­que­za co­mo fue­ron las que man­tu­vo con Wal­ter Ben­ja­min o Her­mann Broch. Han­na Arendt: una bio­gra­fía Lau­re Ad­ler Ariel, 2019 pá­gi­nas eu­ros

es­tá bien tra­ta­da. Ad­ler acier­ta de nue­vo en lo esen­cial al bus­car luz más en el pen­sa­mien­to y en el re­co­gi­mien­to per­so­nal de la au­to­ra que en la po­lé­mi­ca rui­do­sa o en el plano me­ra­men­te sen­ti­men­tal-na­cio­nal y no di­ga­mos ét­ni­co. La cla­ve es­tá en la su­pera­ción del con­cep­to de pa­ria en fa­vor del con­cep­to ra­cio­nal de ciu­da­dano de un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co. Es­te li­bro ofre­ce por tan­to una vi­sión de con­jun­to acep­ta­ble (y no era ta­rea na­da fá­cil).

LA CUES­TIÓN JUDÍA Han­nah Arendt

LAU­RE AD­LER HA BUS­CA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.