ABC - Cultural - - POR­TA­DA EN­TRE­VIS­TA A RI­CAR­DO BO­FILL - FREDY MASSAD

i vi­da es muy me­tó­di­ca. El co­ro­na­vi­rus ape­nas ha al­te­ra­do mis há­bi­tos», res­pon­de Ri­car­do Bo­fill a la obli­ga­da pre­gun­ta de es­tos días acer­ca de có­mo es­tá so­bre­lle­van­do el con­fi­na­mien­to. «Es­toy muy ocu­pa­do. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en mu­chos pro­yec­tos aho­ra mis­mo en el Ta­ller, que es­tá ade­más cre­cien­do», agre­ga.

A sus 80 años (Bar­ce­lo­na, 1939), con una ca­rre­ra en la ar­qui­tec­tu­ra que co­men­zó ape­nas re­cién sa­li­do de la ado­les­cen­cia, en la que la in­di­vi­dua­li­dad y la de­ter­mi­na­ción de ir por de­lan­te de lo es­ta­ble­ci­do le lle­va­ron a pro­yec­tar obras tan obli­ga­to­rias de men­ción en la His­to­ria de la Ar­qui­tec­tu­ra de las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das co­mo la Mu­ra­lla Ro­ja (1971), el edi­fi­cio Wal­den 7 (1975), el Quar­tier An­ti­go­ne (1979), Les Es­pa­ces de Abra­xas (1982), el Tea­tro Na­cio­nal de Ca­ta­lu­ña (1997), la Ter­mi­nal 1 del Ae­ro­puer­to del Prat (2010), o la se­de de su pro­pia vi­vien­da y es­tu­dio, La Fá­bri­ca, po­ne én­fa­sis al afir­mar : «Mi pa­sa­do cuen­ta po­co. Lo que a mí me gus­ta es in­ven­tar ar­qui­tec­tu­ras, len­gua­jes, vo­ca­bu­la­rios y, a la vez, es­tar en los te­mas que mi­ran ha­cia el futuro. Es­to es lo que me mo­ti­va a se­guir ha­cien­do ar­qui­tec­tu­ra to­dos los días du­ran­te diez ho­ras».

–Se ini­ció en ella de la mano de su pa­dre, y po­dría de­cir­se que su es­pí­ri­tu cos­mo­po­li­ta, abier­to al mun­do y a su tiem­po, es un ras­go que he­re­da. –Mi pa­dre pro­ce­día de una fa­mi­lia bur­gue­sa ur­ba­na muy li­be­ral y cul­ta. Mi ma­dre era una ita­lia­na de ori­gen ju­dío. Par­tí de in­fluen­cias muy dis­tin­tas: de una ma­dre que me ha­bla­ba en ita­liano y de un pa­dre re­pu­bli­cano. Con­ver­sá­ba­mos so­bre to­dos los te­mas con gran li­ber­pen­sar

«Mtad, sien­do sim­ple­men­te eu­ro­peos. Mi ca­rre­ra se ini­cia en el es­tu­dio bar­ce­lo­nés de mi pa­dre, que tam­bién ha­bía tra­ba­ja­do con GATEPAC, co­la­bo­ró con Sert, con Bo­net… Tu­ve la suer­te de po­der co­men­zar a cons­truir a su la­do sien­do aún muy jo­ven.

–¿Qué re­cuer­dos tie­ne de la Bar­ce­lo­na de su in­fan­cia? –Ten­go el re­cuer­do de sa­lir de mi ca­sa, una ca­sa bur­gue­sa mo­der­nis­ta, có­mo­da, y sen­tir ese con­tras­te fren­te a una ciu­dad des­tro­za­da, som­bría. Es­te sen­ti­mien­to fue al­go que me hi­zo

UN ES­TI­LO MÁS QUE RE­CO­NO­CI­BLE. La lis­ta de gran­des edi­fi­cios fir­ma­dos por el ar­qui­tec­to ca­ta­lán (a la de­re­cha) es in­ter­mi­na­ble: la Mu­ra­lla Ro­ja, el Tea­tro Na­cio­nal de Ca­ta­lu­ña, la Ter­mi­nal 1 del ae­ro­puer­to del Prat...

el Ta­ller de Ar­qui­tec­tu­ra. Con­jun­ta­men­te desa­rro­lla­mos una teo­ría utó­pi­ca de la ciu­dad –en con­tra­po­si­ción a Ar­chi­gram y los me­ta­bo­lis­tas ja­po­ne­ses– lla­ma­da «La ciu­dad en el es­pa­cio». Plan­tea­ba otra ti­po­lo­gía de ciu­dad y ma­ne­ra de ha­bi­tar­la. Era es­pe­cial­men­te in­tere­san­te por­que te­mas co­mo los mo­de­los al­ter­na­ti­vos de fa­mi­lia o de pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria, que aho­ra pro­ta­go­ni­zan los de­ba­tes so­cia­les, ya es­ta­ban plan­tea­dos en él. Se con­ci­bió en 1968. En aquel mo­men­to yo es­ta­ba muy co­nec­ta­do con EE.UU., los mo­vi­mien­tos con­tra­cul­tu­ra­les, y ese pro­yec­to era una tra­duc­ción con­cre­ta de to­das aque­llas ideas. –«Mi cam­po de tra­ba­jo ha si­do esen­cial­men­te el mun­do», in­sis­te.

–Es­pa­ña es un país que me gus­ta, con el que sien­to cla­ra­men­te afi­ni­da­des, pe­ro que no pue­do de­cir que ha­ya sen­ti­do co­mo mi país de ma­ne­ra ex­clu­si­va. Den­tro del mun­do la­tino, me­di­te­rrá­neo, que es al que es­toy más pró­xi­mo, mi vi­sión siem­pre ha si­do mun­dial.

–¿Qué nombres de la ar­qui­tec­tu­ra es­pa­ño­la se­ña­la­ría? –Hay ar­qui­tec­tos que en la es­ca­la del edi­fi­cio han de­mos­tra­do un gran ta­len­to y cu­ya obra me gus­ta. Obras con­cre­tas des­de Sainz de Oí­za has­ta hoy, pa­san­do por Fer­nan­do Hi­gue­ras, que era un ta­len­to ex­tra­va­gan­te y muy in­tere­san­te, has­ta Ca­la­tra­va, una fi­gu­ra que mu­chos de­tes­tan pe­ro que yo con­si­de­ro que tie­ne un ta­len­to bru­tal. Tam­bién Ra­fael de la Hoz. –Men­cio­na a Hi­gue­ras, y qui­zá pue­dan re­co­no­cer­se pun­tos de en­cuen­tro en­tre sus res­pec­ti­vos tra­ba­jos.

–Di­ría que más en la ac­ti­tud que en la ar­qui­tec­tu­ra. Hi­gue­ras era un ar­qui­tec­to al­go apar­te del sis­te­ma. Era un in­ven­tor. Te­nía po­ca cul­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca pe­ro le gus­ta­ba in­ven­tar y te­nía mu­cho ta­len­to. Fui­mos muy ami­gos, in­clu­so en oca­sio­nes lle­ga­mos a ha­cer al­gu­nas prue­bas en con­jun­to.

–Y, tal vez a con­tra­co­rrien­te, reivin­di­ca a Ca­la­tra­va. –Tam­bién es un pro­fe­sio­nal que se ha ra­di­ca­do fue­ra de Es­pa­ña y que, ade­más, es in­ge­nie­ro. Es­ta do­ble fa­ce­ta le otor­ga un per­fil dis­tin­to, tre­men­da­men­te ori­gi­nal. Ha caí­do mal en­tre los ar­qui­tec­tos y las pu­bli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das pe­ro le he ido en­con­tran­do mien­tras he ido cons­tru­yen­do por el mun­do. Pue­de gus­tar más o me­nos, pe­ro, in­de­pen­dien­te­men­te de si se es­tá o no de acuer­do con él, es al­guien con ta­len­to y ca­pa­ci­dad pro­pia.

–Re­cuer­do que, en una an­te­rior con­ver­sa­ción, me ad­mi­tió sin com­ple­jos ha­ber si­do el pre­cur­sor de los ar­qui­tec­tos es­tre­lla, un es­ta­tus que al­can­zó cuan­do aban­do­nó Es­pa­ña pa­ra ins­ta­lar­se en Pa­rís. –La cir­cuns­tan­cia de que se me ve­ta­ra pa­ra cons­truir en Es­pa­ña me lle­vó a te­ner re­la­cio­nes con el go­bierno de Va­léry Gis­card d’Es­taing, jun­to a quien es­tu­ve tra­ba­jan­do di­rec­ta­men­te. El star-sys­tem co­men­zó con­mi­go en Fran­cia en 1974. En ese mo­men­to, los ar­qui­tec­tos co­men­za­ban a ser im­por­tan­tes, a te­ner un pro­ta­go­nis­mo en la so­cie­dad, y es­to me lle­vó a ad­qui­rir gran repu­tación. No obs­tan­te, en ese mis­mo mo­men­to com­pren­dí que la fa­ma era un te­ma res­pec­to al que ha­bía que ser muy cui­da­do­so por­que era al­go que te con­du­cía a un ti­po

EL EDI­FI­CIO MÁS «INSTAGRAME­ABLE». La Mu­ra­lla Ro­ja, en Cal­pe, de 1973, uno de los hi­tos del au­tor

©

Ca­la­tra­va es una fi­gu­ra que mu­chos de­tes­tan pe­ro que yo con­si­de­ro que tie­ne un ta­len­to bru­tal» La ar­qui­tec­tu­ra hoy es­tá in­clu­so mal vis­ta en una ciu­dad que le de­be tan­to co­mo, por ejem­plo, Bar­ce­lo­na»

de vi­da y vi­sión so­bre ti mis­mo en­ga­ño­sos. Al asu­mir es­to, la ce­le­bri­dad y la com­pe­ti­ción de­ja­ron de in­tere­sar­me: lo que me in­tere­sa­ba era la ar­qui­tec­tu­ra en sí, y adop­té un per­fil ba­jo. Por ese mo­ti­vo, he con­ce­di­do muy po­cas en­tre­vis­tas. No me in­tere­sa te­ner una gran fa­ma por­que es pe­li­gro­so: te cons­tru­ye una per­so­na­li­dad que no es la ade­cua­da pa­ra el tra­ba­jo, te trans­for­ma en un in­di­vi­duo or­gu­llo­so y des­pec­ti­vo. –Ar­qui­tec­to es­tre­lla, pe­ro agre­ga­ría que fue tam­bién uno de los pri­me­ros que com­pren­die­ron la glo­ba­li­za­ción de la pro­fe­sión. Su aten­ción es­tá siem­pre pues­ta en los lu­ga­res don­de es pre­ci­sa la trans­for­ma­ción, el cam­bio ra­di­cal­men­te pro­fun­do. En Es­pa­ña, en Bar­ce­lo­na, a fi­nes de los 80. –In­ter­vi­ne mu­cho en los Jue­gos Olím­pi­cos y en la re­mo­de­la­ción que pro­pu­so Pas­qual Ma­ra­gall. Ese fue un pe­rio­do es­pe­cial­men­te po­si­ti­vo pa­ra Es­pa­ña. Fue la épo­ca en que se pa­só de las ar­qui­tec­tu­ras muy mal he­chas de la re­cons­truc­ción a con­ver­tir en prio­ri­dad po­lí­ti­ca el te­ma ur­bano. De re­pen­te, los ar­qui­tec­tos per­se­guían la ex­ce­len­cia, y los po­lí­ti­cos (por­que la ar­qui­tec­tu­ra tie­ne re­la­ción con la po­lí­ti­ca), ha­cían ca­so a los ar­qui­tec­tos. Pa­ra ga­nar las elec­cio­nes de­cían que que­rían me­jo­rar su ciu­dad y cam­biar­la. Es­te pe­rio­do ha con­clui­do ya to­tal­men­te. Aho­ra los ar­qui­tec­tos son re­pre­sen­tan­tes del mun­do in­mo­bi­lia­rio, a los que só­lo les in­tere­sa cons­truir, y no aten­der a esos otros te­mas que hoy es­tán en­ci­ma de la me­sa. –¿Cuá­les son esos te­mas? –La ciu­dad. Cuál se­rá la ciu­dad del futuro. Có­mo desa­rro­llar una nue­va ti­po­lo­gía: eco­ló­gi­ca, in­ter­ac­ti­va, de ba­ja al­tu­ra… Uno de los en­car­gos que ten­go en es­te mo­men­to des­de el go­bierno chino es de­fi­nir la nue­va ti­po­lo­gía de ciu­dad.

–¿En qué es­ta­do ve ac­tual­men­te a la dis­ci­pli­na?

–Es real­men­te ma­la. La úl­ti­ma ge­ne­ra­ción de gran­des ar­qui­tec­tos ya es­tá for­ma­da por in­di­vi­duos de edad avan­za­da: Gehry, Fos­ter… Los pe­que­ños es­tán des­apa­re­cien­do y úni­ca­men­te pue­den tra­ba­jar en su lo­ca­li­dad: su cam­po de tra­ba­jo es mí­ni­mo. Las ciu­da­des es­tán de­te­ni­das y no se re­nue­van, y, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la ar­qui­tec­tu­ra hoy es­tá in­clu­so mal vis­ta en una ciu­dad co­mo, por ejem­plo, Bar­ce­lo­na. En con­se­cuen­cia, la in­di­vi­dua­li­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca es­tá des­apa­re­cien­do, y es­to es la­men­ta­ble, ya que de­ja la ar­qui­tec­tu­ra en ma­nos de las gran­des com­pa­ñías, sis­te­mas de part­ners­hip, a la ma­ne­ra en que tam­bién exis­ten des­pa­chos de ar­qui­tec­tos que fun­cio­nan con esa es­truc­tu­ra. Fir­mas con mi­les de em­plea­dos, si­tua­das ma­yo­ri­ta­ria­men­te en EE.UU. o el Reino Uni­do. –¿Nun­ca ha te­ni­do esa ten­ta­ción?

–Du­ran­te mis años en Pa­rís, el go­bierno fran­cés que­ría que crea­ra un des­pa­cho de gran en­ver­ga­du­ra. Así fui con­vir­tién­do­me en un ges­tor y, en con­se­cuen­cia, de­jan­do de ha­cer ar­qui­tec­tu­ra. Re­gre­sé a Bar­ce­lo­na en 2000 y me ins­ta­lé en es­ta fá­bri­ca. El equi­po que ten­go aquí es el más pe­que­ño po­si­ble co­mo pa­ra po­der ser mun­dial: un cen­te­nar de per­so­nas. No de­seo que sea ma­yor, por­que, si lo fue­ra, per­de­ría su iden­ti­dad y se con­ver­ti­ría en otro part­ners­hip que acep­ta­ría ese «to­do va­le» im­pe­ran­te hoy. Es esen­cial te­ner una vi­sión glo­bal, pe­ro, a la vez, en­tien­do y pro­cu­ro que, fren­te

a es­tos equi­pos in­ter­na­cio­na­les, el pro­yec­to ofrez­ca al­go dis­tin­to. Que lo que ha­go en Pe­kín no sea lo mis­mo que ha­go en Bar­ce­lo­na o en Chica­go. Los ar­qui­tec­tos crea­ti­vos, aque­llos que pen­sa­ban la ciu­dad an­tes que los po­lí­ti­cos, han des­apa­re­ci­do prác­ti­ca­men­te. –Fren­te a la pro­pia so­cie­dad, di­ría.

–Y has­ta fren­te a la ar­qui­tec­tu­ra. No se es­tán plan­tean­do qué trans­for­ma­cio­nes va a ex­pe­ri­men­tar. Los ar­qui­tec­tos es­tán mal de­bi­do a su ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. En los paí­ses ri­cos se con­si­de­ra que las ciu­da­des ya es­tán aca­ba­das. Por ejem­plo, ya no hay na­da que ha­cer en el cen­tro de Pa­rís. Y du­ran­te aque­lla fa­se de gran éxi­to de los ar­qui­tec­tos, que inau­gu­ró la cons­truc­ción del Gug­gen­heim, úni­ca­men­te pen­sa­ron en edi­fi­cios ca­ros y sin­gu­la­res, pe­ro nin­guno pen­só en la ciu­dad. Es la gran asig­na­tu­ra per­di­da del si­glo pa­sa­do y de es­te. El ar­qui­tec­to hoy va de­trás de la so­cie­dad. Si no es­tre­cha re­la­cio­nes con otras dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas, po­co po­drá ha­cer en el futuro. Es una pro­fe­sión en caí­da li­bre en el mun­do oc­ci­den­tal. No obs­tan­te, ten en cuen­ta que só­lo en Chi­na hay 380 mi­llo­nes de vi­vien­das por cons­truir pa­ra per­so­nas que emi­gran del cam­po, o que es ne­ce­sa­rio reha­cer com­ple­ta­men­te In­dia; o el in­men­so pro­ble­ma que su­po­ne pen­sar una ar­qui­tec­tu­ra pa­ra los dis­tin­tos lu­ga­res de Áfri­ca. –¿La cau­sa de es­te pro­ble­ma pue­de ser que se cons­ti­tu­ye­se co­mo una dis­ci­pli­na cu­yo fin era la cons­truc­ción y no tan­to el pen­sa­mien­to?

–Así es. La ar­qui­tec­tu­ra es­tá re­la­cio­na­da con to­dos los te­mas. Ade­más, ha­bía si­do un ar­te ma­yor: era el de la cons­truc­ción del es­pa­cio, y en la ac­tua­li­dad es pu­ra­men­te es­pe­cu­la­ción, cons­truc­ción y re­mien­dos. Tam­bién creo que hay una rup­tu­ra en­tre el mun­do de la ar­qui­tec­tu­ra y la in­te­lec­tua­li­dad. En las re­vis­tas es­pa­ño­las hay un abis­mo en­tre las co­sas que su­ce­den en reali­dad y lo que pu­bli­can. La re­vis­ta es la opi­nión del edi­tor: de lo que le gus­ta y lo que no le gus­ta, co­mo si aún hu­bie­se ideo­lo­gías del di­se­ño. –Ob­ser­van­do la ac­tua­li­dad más in­me­dia­ta, ¿qué opi­nión le me­re­ce una ex­po­si­ción co­mo la que Kool­haas inau­gu­ró en el Gug­gen­heim de Nue­va York, pro­cla­man­do que el futuro se en­cuen­tra en el cam­po? –Kool­haas es al­guien a quien co­noz­co bien y con quien sue­lo es­tar nor­mal­men­te en desacuer­do. Es pre­ten­cio­so y, al tiem­po, in­te­li­gen­te. Siem­pre es

©

in­tere­san­te sa­ber en qué es­tá ocu­pa­do pe­ro, en reali­dad, no es­tá cam­bian­do la es­truc­tu­ra del pen­sa­mien­to ur­bano. –Re­gre­san­do a su ciu­dad, a Bar­ce­lo­na. ¿Có­mo la ve hoy? –Es­tá atra­ve­san­do un pe­rio­do muy tris­te y ne­ce­si­ta­ría un re­lan­za­mien­to, por­que es una ciu­dad fan­tás­ti­ca. Si vi­vo aquí es por­que me gus­ta. Cuan­do in­da­gas en la po­bla­ción des­cu­bres unos cam­pos de li­ber­tad e in­di­vi­dua­lis­mo que no exis­ten en otras ur­bes y que aquí son con­sus­tan­cia­les a su iden­ti­dad. –Hoy, en es­ta cri­sis del co­ro­na­vi­rus, vi­vi­mos en una es­pe­cie de dis­to­pía pro­vi­sio­nal ex­tra­ña. En esa con­ver­sa­ción que man­tu­vi­mos ha­ce tiem­po me di­jo que las uto­pías es­ta­ban he­chas pa­ra fra­ca­sar.

–El pen­sa­mien­to utó­pi­co era una for­ma de ade­lan­tar­se a tu épo­ca e in­ten­tar es­tar más allá pa­ra pro­yec­tar el futuro. Era al­go que se ha­cía de una for­ma muy ar­te­sa­nal. Ac­tual­men­te de­be efec­tuar­se de for­ma más cien­tí­fi­ca e in­for­ma­da. No sa­be­mos qué ciu­dad sal­drá de la cri­sis y na­die se preo­cu­pa. To­do el mun­do opi­na, pe­ro na­die lo abor­da de una ma­ne­ra se­ria y cien­tí­fi­ca. Hay po­co pen­sa­mien­to. Y es un mo­men­to de trans­for­ma­ción du­ro, com­pli­ca­dí­si­mo, pe­ro tre­men­da­men­te in­tere­san­te. En es­tos mo­men­tos de di­fi­cul­tad es cuan­do el ser hu­mano tie­ne ne­ce­si­dad de reha­cer­se. Con­fío vi­vir aún unos años más pa­ra po­der ver ese cam­bio.

Arri­ba, el ar­qui­tec­to de jo­ven. A la de­re­cha, una ima­gen re­cien­te de él en el es­tu­dio

Dio­go Ra­ma­da

Cul­tu­ra im­pe­rial y pro­yec­tos co­lo­nia­les de los

por­tu­gue­ses

Wal­den 7, la me­jor obra pa­ra su au­tor La Fá­bri­ca, es­tu­dio del ar­qui­tec­to La Pla­ce du Nom­bre d’Or (Mont­pe­llier) W Ho­tel Bar­ce­lo­na (2009)

RO­BER­TO RUIZ

BIEN RO­DEA­DO.

Mar­cial Pons, 2020 512 pá­gi­nas 35 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.