La ca­de­na de la sangre

Sui­ci­dios, cul­pas y secretos en es­ta du­ra his­to­ria ru­ral que nos sir­ve la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra bar­ce­lo­ne­sa

ABC - Cultural - - LIBROS NARRATIVA - CAR­MEN R. SAN­TOS

La fo­ras­te­ra Olga Me­rino

Olga Me­rino

Án­ge­la, Angie, pro­ta­go­nis­ta y voz na­rra­do­ra de La fo­ras­te­ra, la nue­va no­ve­la de la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Olga Me­rino (Bar­ce­lo­na, 1965) se be­bió la ju­ven­tud a gran­des sor­bos en la In­gla­te­rra de Mar­ga­ret That­cher. En Lon­dres, rea­li­za va­rio­pin­tos tra­ba­jos has­ta que un pin­tor, ob­se­sio­na­do has­ta el de­li­rio con su ar­te, la con­tra­ta co­mo mo­de­lo. Con él man­tie­ne una re­la­ción sen­ti­men­tal tan in­ten­sa co­mo lo son quie­nes la viven. Pe­ro la Angie que aho­ra nos ha­bla ha tras­pa­sa­do la cin­cuen­te­na y sien­te la ne­ce­si­dad de re­fu­giar­se en la ca­sa fa­mi­liar, en un in­nom­bra­do pue­blo, pe­ro que se adi­vi­na ubi­ca­do en el sur en esa Es­pa­ña va­cía que tan bien in­ves­ti­gó Ser­gio del Mo­lino. Al es­ta­ble­cer­se allí no so­lo la ve­rán co­mo la «fo­ras­te­ra»: «Creen que es­toy lo­ca por­que fre­cuen­to el ce­men­te­rio, ha­blo en voz al­ta fren­te a la tum­ba de mi ma­dre, be­bo, me río so­la y ape­nas tra­to con na­die».

Y MÁS AÚN, QUIEREN ECHARLA de su des­tar­ta­la­da ca­sa, en la que ha­bi­ta con sus pe­rros, sus re­mem­bran­zas y sus fan­tas­mas, pa­ra cons­truir cha­lés ru­ra­les de lujo y un ex­clu­si­vo co­to de ca­za. Pe­ro un su­ce­so con­mo­cio­na a la lo­ca­li­dad: el te­rra­te­nien­te don Ju­lián apa­re­ce ahor­ca­do en un no­gal. A raíz de es­te sui­ci­dio, Angie re­cuer­da otros tam­bién acon­te­ci­dos en el pue­blo, has­ta en su fa­mi­lia, e in­clu­so tie­ne mie­do de que pue­da ten­tar­la ese fi­nal y caer en «la ca­de­na de la sangre». Una ca­de­na for­ma­da por cul­pas, secretos, des­cu­bri­mien­tos, co­bar­días, am­bi­cio­nes y egoís­mos que desem­bo­ca en un desen­la­ce no por in­tui­do me­nos im­pac­tan­te.

Olga Me­rino, au­to­ra tam­bién de Ce­ni­zas ro­jas y Es­pue­las de pa­pel, en­tre otros títulos, nos su­mer­ge en un mun­do du­ro, ás­pe­ro, claus­tro­fó­bi­co, de vio­len­cia directa o so­te­rra­da, y re­gus­to cre­pus­cu­lar ser­vi­do en un es­ti­lo rea­lis­ta, con lo­gra­das des­crip­cio­nes, y con to­ques de tre­men­dis­mo mediante un len­gua­je de va­rios re­gis­tros –a des­ta­car el uso del vo­ca­bu­la­rio ru­ral–. Ese uni­ver­so lo pue­bla con per­so­na­jes bien cons­trui­dos, em­pe­zan­do por Angie, una mu­jer que lu­cha por la su­per­vi­ven­cia en un ám­bi­to y unas cir­cuns­tan­cias hos­ti­les: «Me es­tán echan­do el cer­co, y no es el vien­to», y en el que mu­chas ve­ces hay que ac­tuar a cie­gas por­que «na­die sa­be na­da de na­die». No des­cui­da Olga Me­rino a los nu­me­ro­sos se­cun­da­rios, co­mo Dio­ni­sio, el si­len­cio­so y fiel ca­pa­taz, el sa­cer­do­te del pue­blo, An­drés, y el in­mi­gran­te y tem­po­re­ro Ibrahi­ma, en­tre otros.

La pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Olga Me­rino

«La no­ve­la de un cri­men»; un tí­tu­lo en el que la pa­la­bra «cri­men» no ha­cía referencia a nin­guno de los de­li­tos que se en­con­tra­ban en­tre sus pá­gi­nas, sino a la trai­ción que, pa­ra am­bos, ha­bía ejer­ci­do la so­cial­de­mo­cra­cia sue­ca contra la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Si con­si­guie­ron o no he­rir al sis­te­ma aun­que no fue­ra de muer­te, es di­fí­cil de de­tec­tar, sin em­bar­go lo que sí es­tá cla­ro es que, des­pués de que Mar­tin Beck hi­cie­ra su en­tra­da en es­ce­na pa­ra es­cla­re­cer en Ro­sean­na el ase­si­na­to de una jo­ven estadounid­ense, cu­yo cadáver apa­re­ce sin pis­tas a las que afe­rrar­se en el la­go Vät­tern, la his­to­ria de la no­ve­la ne­gra dio un vuel­co ines­pe­ra­do.

Gra­cias a Sjö­wall y Wah­löö, la mal­dad se reubi­có en el ma­pa y aban­do­nó el mun­do an­glo­sa­jón, en el que tan bien la ha­bían cul­ti­va­do des­de Das­hiell Ham­mett y Ray­mond Chand­ler a Agat­ha Ch­ris­tie o Jo­sep­hi­ne Tey, pa­ra tras­la­dar­se al nor­te de Europa, don­de las vo­ces que su­ce­die­ron a la de los crea­do­res de Beck, mu­cho más te­ne­bro­sas que las nor­te­ame­ri­ca­nas e in­gle­sas y, al mis­mo tiem­po, mu­cho más cí­ni­cas, se es­me­ra­ron en res­pe­tar su he­ren­cia y, a gol­pe de de­tec­ti­ve, per­fi­lar una li­te­ra­tu­ra en la que el ase­si­na­to con­vi­ve con la im­por­tan­cia del es­ce­na­rio y con un aus­te­ro sen­ti­do del hu­mor, que ca­si siem­pre des­can­sa en el con­flic­to de iden­ti­dad, tan­to in­te­rior co­mo por opo­si­ción al otro.

A cua­tro ma­nos

Cuan­do Per Wah­löö mu­rió, la mi­sión que ha­bía ini­cia­do jun­to a Maj Sjö­wall es­ta­ba cum­pli­da y las diez no­ve­las que con­for­ma­ban su sá­ti­ra del ca­pi­ta­lis­mo ha­bían si­do es­cri­tas; cua­tro de ellas, in­clu­so, se llevaron a la gran pan­ta­lla.

La pro­gre­si­va re­per­cu­sión del tra­ba­jo a cua­tro ma­nos de la pa­re­ja fue tal que, a pe­sar de que ha­bría de so­bre­vi­vir a su ma­ri­do du­ran­te ca­si me­dio si­glo y dis­fru­tar de re­co­no­ci­mien­tos co­mo el VIII Pre­mio Pe­pe Car­val­ho, que el fes­ti­val Bar­ce­lo­na Ne­gra le con­ce­dió en 2013, Maj Sjö­wall pre­fi­rió aban­do­nar la es­cri­tu­ra y cen­trar­se en su ta­rea co­mo tra­duc­to­ra, si bien en un par de oca­sio­nes re­pi­tió la ex­pe­rien­cia de coes­cri­bir fic­ción: en 1989 con la da­ne­sa Bjar­ne Niel­sen y en 1990 con To­mas Ross.

Pe­ro, pa­ra bien o pa­ra mal, po­co im­por­ta el des­pués de «La no­ve­la de un cri­men», un cla­ro ejem­plo de cómo una obra pue­de su­pe­rar con cre­ces a sus crea­do­res has­ta ca­si bo­rrar­los y con­ver­tir­se, siem­pre vi­va, en el hu­ra­cán de una im­pre­vis­ta re­vo­lu­ción.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.