SEIS AU­TO­RES SEN­TA­DOS EN LA BA­RRA DE UN BAR

Seis au­to­res con­tem­po­rá­neos con­fie­san su re­la­ción con los ca­fés li­te­ra­rios y las ter­tu­lias. Nos­tal­gia des­de la pan­de­mia

ABC - Cultural - - REPORTAJE LA TERTULIA INFINITA - CAR­MEN R. SAN­TOS

n La no­che que lle­gué al Ca­fé Gi­jón, Fran­cis­co Um­bral des­gra­na sus co­mien­zos li­te­ra­rios en los que es­te ca­fé y sus ter­tu­lias desem­pe­ña­ron un pa­pel esen­cial. El au­tor de Mor­tal y ro­sa re­ca­ló en el ca­fé ma­dri­le­ño en los años se­sen­ta del pa­sa­do si­glo. En la ac­tua­li­dad, se man­tie­ne en pie, y es pre­ci­sa­men­te una re­fe­ren­cia pa­ra al­gu­nos es­cri­to­res de hoy.

Así, Lo­ren­zo Sil­va se­ña­la que aho­ra va de vez en cuan­do al Gi­jón, Car­men Po­sa­das apun­ta: «Es uno de mis pre­fe­ri­dos y ha­bi­tua­les», y An­to­nio So­ler afir­ma que, con cier­ta fre­cuen­cia, man­tie­ne reunio­nes y en­cuen­tros allí. Pa­ra Ju­lia Na­va­rro en­cie­rra una au­reo­la es­pe­cial­men­te mí­ti­ca, y es­tá ligado a sus re­cuer­dos más gra­tos: «Cuan­do era ado­les­cen­te, iba con mi pa­dre. Me de­di­ca­ba a ob­ser­var a la gen­te, ha­ce tan­to tiem­po... En el Gi­jón se reunían es­cri­to­res, ar­tis­tas, pe­rio­dis­tas, pintores .... Me pa­re­cía un lu­gar fas­ci­nan­te y so­ña­ba con for­mar par­te de ese “pai­sa­na­je”. El tiem­po pa­sa y la ver­dad es que ha­ce mu­chí­si­mos años que no voy. Pe­ro for­ma par­te de mi vi­da».

Por su par­te, Mar­ta Sanz co­men­ta: «Ten­go un re­cuer­do pres­ta­do, no pro­pio, de las ter­tu­lias del Gi­jón. Me ha­bría gus­ta­do ir y dis­fru­tar de la in­te­li­gen­cia y tam­bién del pun­to ca­na­lla y fa­ran­du­le­ro de quie­nes par­ti­ci­pa­ban en ellas». Apar­te del Gi­jón, Sil­va men­cio­na el Lion, fre­cuen­ta­do en su ju­ven­tud, y Po­sa­das, el Va­re­la y el Co­mer­cial.

EFan­tas­mas de an­ta­ño

To­dos en sus via­jes acu­den a ca­fés, por don­de qui­zá se pa­seen los fan­tas­mas de los crea­do­res que los vi­si­ta­ban. So­ler alu­de al lis­boe­ta A Bra­si­le­ria, im­preg­na­do de la som­bra de Pes­soa; al Gre­co, en Ro­ma (Goet­he, Lord By­ron, Or­son We­lles...), y al Flo­ri­di­ta, en La Ha­ba­na. Ma­nuel Vi­las in­di­ca que le lla­mó es­pe­cial­men­te la aten­ción es­te ca­fé ha­ba­ne­ro, y que se hi­zo una foto con la es­ta­tua de He­ming­way que lo pre­si­de. Por su par­te, nos di­ce Mar­ta Sanz, «per­se­guí el ras­tro de He­ming­way, aun­que me pa­re­ce que allí, tan­to pa­ra Ernst co­mo pa­ra mí, lo más im­por­tan­te eran los dai­ki­ris». Sil­va des­ta­ca el bo­nae­ren­se Lon­don City, pre­fe­ri­do de Cortázar, y Po­sa­das, el Les Deux Mar­gots, en Pa­rís, al que asis­tían Rim­baud, Gi­de, Bre­ton, Sar­tre y Si­mo­ne de Beau­voir. Ju­lia Na­va­rro tam­bién re­cal­ca es­te ca­fé de la ca­pi­tal fran­ce­sa, aun­que se la­men­ta de que «hoy lo es de tu­ris­tas», y se de­can­ta por los cen­troeu­ro­peos, so­bre to­do el vie­nés Lant­mann, por don­de pa­sa­ron Freud y Mah­ler.

Ten­ta­ción

Igual­men­te, con­fie­san su asis­ten­cia más o me­nos ha­bi­tual a las ter­tu­lias, al me­nos en al­gún mo­men­to de su vi­da, so­bre to­do en épo­ca ju­ve­nil. Así, Vi­las sub­ra­ya: «En la Es­pa­ña en don­de yo me for­mé co­mo es­cri­tor, a fi­na­les de los ochen­ta, no exis­tían las es­cue­las de es­cri­to­res. Los ca­fés li­te­ra­rios y sus ter­tu­lias eran la úni­ca uni­ver­si­dad que ha­bía en­ton­ces pa­ra un es­cri­tor. El ca­fé li­te­ra­rio po­dría ser des­cri­to, uti­li­zan­do un con­cep­to muy in­tere­san­te de Bo­la­ño, co­mo la “uni­ver­si­dad des­co­no­ci­da”».

Po­sa­das di­ce que en ellas ha dis­fru­ta­do, si bien, «más co­mo oyen­te que co­mo par­ti­ci­pan­te: pa­ra mi des­gra­cia, soy bas­tan­te mu­da». An­to­nio So­ler re­me­mo­ra que, con unos cuan­tos ami­gos, es­ta­ble­ció en Má­la­ga una co­mi­da se­ma­nal en Bil­mo­re, «lú­di­ca y crea­ti­va, don­de se ha­bla­ba de li­te­ra­tu­ra y de to­do». Y Mar­ta Sanz se­ña­la que asis­tió a la crea­da por Lour­des Or­tiz en el Ca­fé Ruiz, y que ha­ce años, jun­to a al­gu­nos ami­gos, im­pul­só la re­vis­ta cul­tu­ral Ni ha­blar, cu­ya «ofi­ci­na» era El Par­na­si­llo, ya des­apa­re­ci­do.

Graham Gree­ne con­ci­bió El ter­cer hom­bre en el Ca­fé Mo­zart, en Vie­na. Lo­ren­zo

Sil­va ma­ni­fies­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.