Épi­ca con­tra el mie­do

«El can­tar de Rol­dán», clá­si­co me­die­val, lle­ga en una nue­va edición que en es­tos días se lee co­mo ejem­plo de he­roís­mo co­ti­diano

ABC - Cultural - - LIBROS POESÍA / NARRATIVA - LUIS AL­BER­TO DE CUEN­CA

Har­to, co­mo Laura Re­vuel­ta (véa­se sus «Cin­co mi­nu­tos de glo­ria» del 16 de ma­yo), de la in­va­sión tec­no­ló­gi­ca de mi in­ti­mi­dad que ha traí­do con­si­go el Es­ta­do de Alar­ma, he op­ta­do por la re­lec­tu­ra de mis que­ri­dos clá­si­cos en bus­ca de re­fu­gio. Y me he to­pa­do en­tre los in­fi­ni­tos que pue­blan mi bi­blio­te­ca con uno, en una re­cien­te edición, que re­fle­ja to­do aque­llo que pue­de uno pe­dir­le a un clá­si­co: hu­ma­ni­dad a rau­da­les, va­lo­res per­ma­nen­tes, be­lle­za for­mal, in­te­rés temático, re­me­dio se­gu­ro pa­ra com­ba­tir el mie­do a la li­ber­tad que cam­pea ahí fue­ra. Se tra­ta de ese monumento de las letras uni­ver­sa­les que es El can­tar de Rol­dán. Yo lo co­no­cí co­mo La can­ción de Ro­lan­do en la bi­blio­te­ca del co­le, pues así se lla­ma­ba la gran epo­pe­ya fran­ce­sa en la ver­sión de Ma­nuel Vall­vé in­ser­ta en la inol­vi­da­ble co­lec­ción Ara­lu­ce des­de 1914, con lá­mi­nas a to­do co­lor de Tou­llot.

LA ÉPI­CA ME EN­SE­ÑÓ que nues­tros más ín­ti­mos te­rro­res pue­den ser do­ble­ga­dos re­cu­rrien­do a la más­ca­ra del he­roís­mo. Con ella ve­lan­do nues­tras fac­cio­nes, to­do co­bra sen­ti­do den­tro del sin­sen­ti­do ge­ne­ral de la vi­da hu­ma­na. La Can­ción de Ro­lan­do, que lue­go tu­ve oca­sión de dis­fru­tar en su len­gua ori­gi­nal y, más tar­de, en la pre­cio­sa ver­sión de Ben­ja­mín Jar­nés que pu­bli­có Re­vis­ta de Oc­ci­den­te en 1926 y que fi­gu­ra en el ca­tá­lo­go de Alian­za Editorial, me dio una con­fian­za tal en las po­si­bi­li­da­des del hom­bre pa­ra su­pe­rar su pro­pia con­di­ción que pue­do de­cir que obró en mí co­mo una es­pe­cie de ma­nual de au­to­ayu­da a lo su­bli­me, cuan­do no a lo di­vino

PE­RO VOL­VA­MOS A LA CHANSON Y A LA SUER­TE que ha co­rri­do en nues­tros pa­gos. Tras la ex­tra­or­di­na­ria traducción de Jar­nés, el dra­ma­tur­go Eduar­do Mar­qui­na nos ofre­ció una adap­ta­ción de la mis­ma en 1929. De 1960 da­ta la pri­me­ra edición en la co­lec­ción «Aus­tral» de la ver­sión fir­ma­da por el maes­tro Martín de Ri­quer, re­im­pre­sa des­pués mu­chas ve­ces. Un año an­tes, en 1959, don Ra­món Me­nén­dez Pidal ha­bía da­do a las pren­sas La Chanson de Ro­land y el neo­tra­di­cio­na­lis­mo, es­tu­dio fun­da­men­tal sub­ti­tu­la­do Orí­ge­nes de la épi­ca ro­má­ni­ca. Más de vein­te años des­pués, y en 1983, vie­ron la luz dos tra­duc­cio­nes im­por­tan­tes del Can­tar de Rol­dán: la de Ángel Cres­po en Seix Ba­rral (que re­co­no­cía a Tu­rol­do co­mo autor del poe­ma) y la de Juan Vic­to­rio en Cá­te­dra. En­tre la ver­sión de Ri­quer y las de Cres­po y Vic­to­rio vio la luz en 1975 y en Sa­la­man­ca una edición bi­lin­güe de la Chanson a car­go del ca­te­drá­ti­co Luis Cor­tés Vázquez (1924-1990), com­pa­ñe­ro de au­las sal­man­ti­nas de mi sue­gro, que es la que aho­ra re­edi­ta La Ofi­ci­na al cui­da­do de la hi­ja de Cor­tés, la ger­ma­nis­ta He­le­na Cor­tés Ga­bau­dan. Fe­liz res­ca­te por su hi­ja en La Ofi­ci­na, que fi­gu­ra, ade­más, en un li­bro de di­se­ño for­mal muy su­ges­ti­vo, obra de Joa­quín Ga­lle­go, uno de los me­jo­res di­se­ña­do­res grá­fi­cos ac­tua­les.

El Can­tar de Rol­dán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.