EL GRAN ÉXODO DE LOS ALE­MA­NES DEL ES­TE EN 1945

El cro­nis­ta y no­ve­lis­ta Wal­ter Kem­pows­ki cons­tru­yó en «To­do en vano» su gran epo­pe­ya so­bre la caí­da del Ter­cer Reich. Un fres­co so­bre las co­lum­nas de re­fu­gia­dos

ABC - Cultural - - NARRATIVA LIBROS - MER­CE­DES MONMANY

ez­cla de bri­llan­te no­ve­lis­ta y de cro­nis­ta in­apre­cia­ble de la gue­rra y pos­gue­rra ale­ma­na, el ca­so de Wal­ter Kem­pows­ki (Rostock, 19252007) es prác­ti­ca­men­te úni­co en el pa­no­ra­ma de la li­te­ra­tu­ra ale­ma­na del pa­sa­do si­glo. Una vez aca­ba­da la gue­rra, el cen­tro de su obra ten­dría mu­cho que ver con su ob­se­sión por re­co­pi­lar y dar tes­ti­mo­nio de lo que ha­bían si­do los años con Hitler en el po­der. Pre­ci­sa­men­te, una de sus obras do­cu­men­ta­les más co­no­ci­das, de 1973, se ba­sa­ba en cien­tos de en­cues­tas he­chas a ale­ma­nes con el tí­tu­lo de ¿Vio us­ted a Hitler?

El mé­to­do uti­li­za­do por Kem­pows­ki, al mo­do de la Pre­mio No­bel Svetla­na Ale­xie­vich, va­rias dé­ca­das des­pués, do­cu­men­tan­do el fin del im­pe­rio so­vié­ti­co, se­ría el co­lla­ge. Es de­cir, el en­ca­de­na­mien­to de his­to­rias y per­so­na­jes, con un gran nú­me­ro de da­tos, do­cu­men­tos, dia­rios, co­rres­pon­den­cias, fo­to­gra­fías en to­do ti­po de lu­ga­res, ci­tas de poe­mas y can­cio­nes, que con­for­ma­rían una cró­ni­ca co­ti­dia­na ba­sa­da en las ex­pe­rien­cias de nu­me­ro­sos tes­ti­gos del desas­tre bé­li­co que aso­ló Eu­ro­pa.

Na­da más lle­gar la pos­gue­rra, Kem­pows­ki tra­ba­jó pa­ra el Ejér­ci­to ame­ri­cano, en la zo­na alia­da de la Ale­ma­nia ocu­pa­da. En 1948, du­ran­te una vi­si­ta a su ciu­dad na­tal, Rostock, en la zo­na so­vié­ti­ca, fue arres­ta­do por los rusos acusado de es­piar pa­ra los ame­ri­ca­nos. Un tri­bu­nal so­vié­ti­co lo sen­ten­ció a vein­ti­cin­co años, de los que cum­plió sie­te. Una vez li­bre, en 1956, co­men­za­ría a re­co­pi­lar ma­te­ria­les bio­grá­fi­cos pro­ve­nien­tes so­bre to­do de la «gen­te sen­ci­lla». De ese mo­do, sal­tó a la fa­ma gra­cias a su ci­clo de no­ve­las lla­ma­do Deuts­che Ch­ro­nik, y, pos­te­rior­men­te, a su gi­gan­tes­co pro­yec­to Das Echo­lot, que ocu­pa­ría diez vo­lú­me­nes, en­tre 1993 y 2005, so­bre ale­ma­nes de to­da cla­se que vi­vie­ron, ca­da uno a su ma­ne­ra, los acon­te­ci­mien­tos de la gue­rra.

To­do en vano, su gran epo­pe­ya aho­ra apa­re­ci­da so­bre la caí­da del Ter­cer Reich, se­ría sin du­da la gran no­ve­la de un éxodo es­pe­cial: el éxodo de los ale­ma­nes

Mdel Es­te, muy en con­cre­to de la lla­ma­da Pru­sia Orien­tal, cu­ya ca­pi­tal era la Kö­nigs­berg de Kant y E.T.A. Hoff­mann. Una re­gión his­tó­ri­ca, hoy di­vi­di­da en­tre Po­lo­nia, Li­tua­nia y la Fe­de­ra­ción Ru­sa. Se cal­cu­la que, en el úl­ti­mo año de la gue­rra, con el em­pu­je del Ejér­ci­to Ro­jo, y la de­rro­ta de Ale­ma­nia, al­re­de­dor de 15 mi­llo­nes de ale­ma­nes del Es­te se­rían ex­pul­sa­dos de sus ca­sas. De to­dos ellos, unos dos mi­llo­nes y me­dio per­te­ne­cían a la Pru­sia Orien­tal.

Vio­la­cio­nes ma­si­vas

Du­ran­te dé­ca­das, tan­to es­ta enor­me tragedia que afec­tó a la po­bla­ción ci­vil, así co­mo las vio­la­cio­nes ma­si­vas de mu­je­res ale­ma­nas to­ma­das co­mo «bo­tín de gue­rra» (do­cu­men­ta­das en obras anó­ni­mas es­tre­me­ce­do­ras co­mo Una mu­jer en Ber­lín), o los bom­bar­deos tan­to de ciu­da­des ma­sa­cra­das co­mo Dres­de o bar­cos que huían con ci­vi­les (pre­sen­tes en obras co­mo A pa­so de can­gre­jo de Gün­ter Grass o So­bre la his­to­ria na­tu­ral de la des­truc­ción de G. W. Se­bald) fue­ron vis­tas co­mo al­go in­có­mo­do, cer­cano a lo po­lí­ti­ca y bé­li­ca­men­te in­co­rrec­to.

Pa­ra su mag­ní­fi­ca no­ve­la o fres­co so­bre las ma­sas y co­lum­nas de re­fu­gia­dos que huían del avan­ce ru­so, Kem­pows­ki es­co­ge­ría a una fa­mi­lia de no­bles pru­sia­nos ve­ni­dos a me­nos, los von Glo­big, cu­yo jo­ven ca­be­za de fa­mi­lia, se ha­lla aho­ra des­ti­na­do en Ita­lia. En la ca­sa han que­da­do su es­po­sa, una tía sol­te­ra, su hi­jo ado­les­cen­te Pe­ter, dos cria­das ucra­nia­nas y otro sir­vien­te po­la­co, en los que se con­cen­tran «po­pu­lar­men­te» to­dos los pre­jui­cios de «los au­tén­ti­cos ale­ma­nes» ha­cia esos «pue­blos del Es­te», po­co de fiar y a me­dio ci­vi­li­zar.

Re­cuer­dos de fa­mi­lia

La de­ca­den­te pro­pie­dad de los Glo­big, Geor­gen­hof, cer­ca de la fron­te­ra, po­co a po­co se ve des­ti­na­da a con­ver­tir­se en pa­ra­da de trán­si­to ha­cia el oes­te, por mi­les de re­fu­gia­dos que no de­jan de pa­sar. Al co­mien­zo, los alo­jan de uno en uno, ca­da uno con su his­to­ria y con un sen­ti­men­tal cú­mu­lo de ob­je­tos ate­so­ra­dos en su hui­da: ál­bu­mes de fotos, co­lec­cio­nes de se­llos, cró­ni­cas es­cri­tas de lo que fue «su pa­tria» des­ti­na­das a ge­ne­ra­cio­nes

EN 1948, DU­RAN­TE UNA VI­SI­TA A ROSTOCK, FUE ARRES­TA­DO POR LOS RUSOS ACUSADO DE ES­PIO­NA­JE

fu­tu­ras o pe­que­ños re­cuer­dos de fa­mi­lia. Por ahí pa­san un eco­no­mis­ta char­la­tán, una jo­ven vio­li­nis­ta, una pa­re­ja de «ba­ro­nes bál­ti­cos» de du­do­so y po­co com­pro­ba­ble tí­tu­lo, un sol­da­do man­co que aún así si­gue to­can­do el piano y, por fin, por pe­ti­ción del pastor pro­tes­tan­te de la po­bla­ción cer­ca­na, Mit­kau, co­mo ac­to de mi­se­ri­cor­dia por una no­che, un ju­dío que hu­ye, que se­rá al­ber­ga­do en se­cre­to por la jo­ven y ele­gan­te pro­pie­ta­ria, Kat­he­ri­na. Tras ha­ber­le pro­por­cio­na­do un plano de su pu­ño y le­tra, pa­ra aden­trar­se en el bos­que, es­to se­rá pre­ci­sa­men­te lo que la lle­va­rá a pri­sión. Era jus­to lo que es­pe­ra­ba el mi­se­ra­ble je­fe del Par­ti­do na­zi lo­cal, Dry­gals­ki, que des­de siem­pre ha­bía vi­gi­la­do de cer­ca a la fa­mi­lia, po­co «par­tí­ci­pe» de los ri­tua­les na­cio­nal­so­cia­lis­tas. En ge­ne­ral, to­dos los aris­tó­cra­tas, des­de el aten­ta­do con­tra Hitler del 20 de ju­lio de 1944, son vis­tos co­mo sos­pe­cho­sos por los na­zis.

Co­mo di­rá el autor, pa­ra­fra­seán­do­se a sí mis­mo, y su la­bor co­mo do­cu­men­ta­lis­ta de las do­lo­ro­sas mi­gra­cio­nes hu­ma­nas, sean las que sean: «¡Un poe­ta ha­bría sa­ca­do ener­gía pa­ra una gran epo­pe­ya hu­ma­na! Cuan­do la hu­ma­ni­dad su­fre, es pre­ci­so plas­mar­lo en un li­bro. Los gran­des re­la­tos de la gue­rra de los Trein­ta Años. Ver­dún. ¡Y los hi­jos de Is­rael, que aún se­guían cru­zan­do el Mar Ro­jo!».

l sex­te­to, que ha si­do mu­chas ve­ces des­cri­to co­mo el gru­po más gran­de de la his­to­ria del jazz, se for­mó en el mes de ma­yo de 1958. Es­ta­ba cons­ti­tui­do por Mi­les Da­vis (trom­pe­ta), John Col­tra­ne (sa­xo te­nor), Can­non­ball Ad­der­ley (sa­xo al­to), Bill Evans (piano), Paul Cham­bers (con­tra­ba­jo) y Jimmy Cobb (ba­te­ría). Es­tu­vie­ron jun­tos du­ran­te sie­te me­ses, y lue­go se reunie­ron a prin­ci­pios de 1959 pa­ra gra­bar el dis­co Kind of Blue. Lue­go Evans y Mi­les se se­pa­ra­ron y no vol­vie­ron a to­car jun­tos nun­ca más. El li­bro de Ash­ley Kahn, Mi­les Da­vis y Kind of Blue (Al­ba), cuen­ta con to­do de­ta­lle e in­nu­me­ra­bles fotos la gé­ne­sis y la gra­ba­ción del dis­co de jazz más famoso de la his­to­ria. Cual­quie­ra in­tere­sa­do en el te­ma lo dis­fru­ta­rá.

Kind of blue fue el fi­nal del gru­po y su úni­co dis­co ofi­cial, pe­ro po­de­mos oír al gru­po en otras gra­ba­cio­nes an­te­rio­res. Es la pre­pa­ra­ción, el ad­ve­ni­mien­to de un mi­la­gro, en el que in­ter­vi­nie­ron a par­tes igua­les el ta­len­to y el azar, la ins­pi­ra­ción y esos pe­que­ños

Eac­ci­den­tes que pa­re­cen cons­pi­rar siem­pre con el ta­len­to y la ins­pi­ra­ción. Red Gar­land, el pia­nis­ta del gru­po, te­nía se­rios pro­ble­mas de dro­gas y lle­ga­ba siem­pre tar­de a los clu­bes. Mi­les le sus­ti­tu­yó por Bill Evans, que era en­ton­ces un pia­nis­ta muy jo­ven pe­ro que ya ha­bía da­do mues­tras de un in­men­so ta­len­to en va­rios dis­cos a trío y en aven­tu­ras tan exu­be­ran­tes co­mo The Jazz Works­hop de Geor­ge Rus­sell del año an­te­rior, por ejem­plo en su so­lo es­pec­ta­cu­lar de «Con­cer­to for Billy the Kid» (don­de «Billy el ni­ño» era, cla­ro es­tá, el pro­pio Bill Evans).

Uno de los nues­tros

No to­dos es­ta­ban felices con es­ta elec­ción. Pri­me­ro, por­que Bill Evans era blan­co; se­gun­do, por­que no po­seía el swing y el ata­que se­co y agre­si­vo de Gar­land o de otros pia­nis­tas de la épo­ca, co­mo Wyn­ton Kelly. A Can­non­ball, por ejem­plo, no le gus­ta­ba al prin­ci­pio, y sen­tía que los aca­ri­cian­tes acor­des de Bill Evans eran de­ma­sia­do so­ña­do­res. Ori­gi­na­les, sí, pe­ro de po­ca ayu­da pa­ra el so­lis­ta. Pa­ra sua­vi­zar ten­sio­nes, Mi­les (o qui­zá pa­ra acen­tuar­las, nun­ca fue Mi­les famoso por su buen tem­pe­ra­men­to ni por in­ten­tar ser ama­ble ni di­plo­má­ti­co) so­lía lla­mar a Bill Evans «el blan­qui­to». Cuan­do to­ca­ban en los clu­bes, mu­chos miem­bros ne­gros de la au­dien­cia les pre­gun­ta­ban por qué to­ca­ban con un blan­co. El gru­po siem­pre ce­rra­ba fi­las: «Mi­les le ha ele­gi­do, es uno de los nues­tros».

Lo cier­to es que Bill Evans era el cen­tro se­cre­to del gru­po. Mi­les es­cri­bió más tar­de que «ha­bía pla­ni­fi­ca­do es­te ál­bum al­re­de­dor del piano de

Bill Evans». Bus­ca­ba en el ar­te de Bill Evans un re­fi­na­mien­to, una su­ti­le­za, un uso del silencio, que eran qui­zá lo que po­nía tan ner­vio­so a un mú­si­co tan ex­tro­ver­ti­do y po­co in­te­lec­tual co­mo Can­non­ball Ad­der­ley. Bill Evans ha con­ta­do có­mo a ve­ces Mi­les le lla­ma­ba por te­lé­fono en me­dio de la no­che y le pe­día que to­ca­ra un po­co pa­ra él con el auricular des­col­ga­do. Mi­les es­ta­ba enamo­ra­do del es­ti­lo de Bill Evans. Que­ría ex­traer to­dos sus secretos, los ingredient­es de una for­ma nue­va de im­pro­vi­sar en el jazz. No es que Mi­les bus­ca­ra na­da «blan­co». Más bien lo con­tra­rio: que­ría en­con­trar las raí­ces afri­ca­nas y «orien­ta­les» del jazz mo­dal. Pe­ro en­con­tra­ba el jazz mo­dal en Bill Evans. Es­te ti­po de con­tra­dic­cio­nes son con­sus­tan­cia­les al jazz, y una de sus gran­des ri­que­zas.

Sin em­bar­go, en el dis­co Kind of Blue, Bill Evans pa­re­ce ex­tra­ña­men­te re­traí­do, co­mo asustado. Un blan­qui­to in­ti­mi­da­do con pin­ta de es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio (los pan­ta­lo­nes an­chos, el pe­lo cor­ta­do a ce­pi­llo, las ga­fas), to­can­do en un gru­po de fa­bu­lo­sos mú­si­cos ne­gros. Su pre­sen­cia es­tá por to­das par­tes, pe­ro no lo­gra ha­cer nin­gún so­lo digno de ese nom­bre. El úni­co so­lo de piano del dis­co es el de Wyn­ton Kelly en «Fred­die Free­loa­der», mag­ní­fi­co pe­ro fuer­te­men­te an­cla­do en la tra­di­ción del blues y el bop.

Mú­si­cos mons­truo­sos

No hay un des­pués de Kind of Blue, pe­ro sí un an­tes. El gru­po se reunió en el es­tu­dio pa­ra gra­bar unos cuan­tos te­mas («Fran-Dan­ce», «On Green Dolp­hin Street», «Ste­lla by Star­light» y «Lo­ve for Sa­le»). Son to­dos obras maes­tras de la mú­si­ca, en es­pe­cial «Ste­lla...», con un so­lo de Col­tra­ne que bas­ta­ría por sí so­lo pa­ra jus­ti­fi­car la exis­ten­cia de los se­res hu­ma­nos so­bre la tie­rra. Más tar­de se reunie­ron en el Ho­tel Plaza, en un con­cier­to que tam­bién es­tá gra­ba­do. Hay que es­cu­char es­tos testimonio­s pa­ra en­ten­der lo que es el jazz. En «Oleo», por ejem­plo, Can­non­ball so­pla uno de los so­los más gran­des de la his­to­ria. Al mis­mo tiem­po, ve­mos que tam­bién mú­si­cos mons­truos de es­te ca­li­bre pue­den

La ca­rre­ra de Mi­les Da­vis es­tá lle­na de ja­lo­nes, de pun­tos de par­ti­da, de re­vo­lu­cio­nes. Con es­ta obra abrió el jazz a nue­vos mun­dos de ex­pre­sión

Es di­fí­cil com­pren­der có­mo pue­den fun­cio­nar tan bien to­dos jun­tos. Con­tra­dic­cio­nes que son con­sus­tan­cia­les al jazz, una de sus ri­que­zas

Kem­pows­ki es­cri­be en­ca­de­nan­do his­to­rias y per­so­na­jes, con gran nú­me­ro de da­tos

EN EL CO­RA­ZÓN DE LA HIS­TO­RIA. Arri­ba, Kem­pows­ki du­ran­te sus años en la zo­na ali­da­da de la Ale­ma­nia ocu­pa­da. Allí tra­ba­jó pa­ra el ejér­ci­to ame­ri­cano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.