La emo­ción del reencuentr­o

El Tea­tro Real ofre­ce­rá más de vein­te fun­cio­nes con cua­tro re­par­tos dis­tin­tos

ABC - Cultural - - MÚSICA | «LA TRAVIATA» VUELVE AL TEATRO REAL - JU­LIO BRA­VO

«Li­bia­mo, li­bia­mo ne’lie­ti ca­li­ci»... Po­cas ve­ces, a buen se­gu­ro, se can­ta­rá y se es­cu­cha­rá con tan­ta ale­gría –y emo­ción– el ce­le­bé­rri­mo brin­dis del pri­mer acto de La Tra­via­ta. Ha si­do muy la­bo­rio­so po­ner en pie es­tas fun­cio­nes con las que el Tea­tro Real re­cu­pe­ra la voz des­pués de cua­tro meses de si­len­cio; de he­cho, to­da­vía si­guen los res­pon­sa­bles del co­li­seo –con su di­rec­tor ar­tís­ti­co, Joan Ma­ta­bosch, al fren­te– tra­tan­do de en­ca­jar to­das las pie­zas. Lo úni­co se­gu­ro, di­ce, es que se lle­va­rán a ca­bo más de vein­te fun­cio­nes; que la pri­me­ra se­rá el 1 de ju­lio y que el afo­ro se­rá del cin­cuen­ta por cien­to (unas ocho­cien­tas per­so­nas por re­pre­sen­ta­ción).

Son mu­chas las pie­zas de es­te puz­le que es una fun­ción de ópe­ra en es­tas cir­cuns­tan­cias. No so­lo hay que ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los es­pec­ta­do­res y tra­ba­ja­do­res en los pa­ses (to­ma de tem­pe­ra­tu­ra, mas­ca­ri­llas, et­cé­te­ra), sino en los en­sa­yos tam­bién. Y en eso es­tá el tea­tro. Una de las preguntas que sur­ge es la pre­sen­cia de la or­ques­ta en el fo­so. «No es­tá de­ci­di­do, pe­ro se­gu­ra­men­te es­ta­rán –di­ce Ma­ta­bosch–, bá­si­ca­men­te por­que los mú­si­cos quie­ren es­tar; nues­tro fo­so tie­ne tres op­cio­nes de ta­ma­ño, y usa­ría­mos el de ma­yor am­pli­tud, que se uti­li­za por ejem­plo en las

ópe­ras wag­ne­ria­nas, y que nos permite en La Tra­via­ta, que tie­ne una plan­ti­lla or­ques­tal más pe­que­ña, man­te­ner la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad en­tre los mú­si­cos».

Cua­tro re­par­tos dis­tin­tos se al­ter­na­rán en las di­fe­ren­tes fun­cio­nes. Tam­po­co aquí hay ab­so­lu­ta se­gu­ri­dad –no la tie­nen ni los can­tan­tes– de cuán­tas ha­rá ca­da uno y con qué co­le­gas. Pe­ro Ma­ta­bosch sí pue­de anun­ciar (sal­vo sorpresa de úl­ti­ma ho­ra) a las so­pra­nos Ma­ri­na Re­be­ka, Ruth Inies­ta, Eka­te­ri­na Ba­ka­no­va, Li­set­te Oro­pe­sa y La­na Kos, que se al­ter­na­rán co­mo Vio­let­ta; los te­no­res Mi­chael Fa­biano, Ivan Ma­gri, Matt­hew Po­len­za­ni e Is­mael Jor­di, en el pa­pel de Al­fre­do. Y los ba­rí­to­nos Ar­tur Ru­cins­ki,

Ni­co­la Alai­mo, Luis Ca­nsino y Ja­vier Fran­co. «La ma­yo­ría es­ta­ban pre­vis­tos ya», di­ce (La Tra­via­ta se iba a pre­sen­tar en los meses de ma­yo y ju­lio). Se ofre­ce­rá una ver­sión se­mi­es­ce­ni­fi­ca­da que di­ri­gi­rá Leo Cas­tal­di, «que era quien es­ta­ba pre­vis­to que asis­tie­ra a Willy Dec­ker en la pues­ta en es­ce­na ori­gi­nal­men­te pre­vis­ta», y en la di­rec­ción musical se al­ter­na­rán Ni­co­la Lui­sot­ti y Luis Mi­guel Mén­dez.

Tan­to Ruth Inies­ta co­mo Is­mael Jor­di ad­mi­ten que van a ser unas fun­cio­nes muy es­pe­cia­les. «Es un pro­yec­to muy emo­ti­vo, que es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio, no so­lo pa­ra los ar­tis­tas, sino pa­ra el pú­bli­co tam­bién; pa­ra que vea­mos la luz al fi­nal del tú­nel des­pués de tan­to do­lor», di­ce la so­prano. «No veía­mos la luz –in­ci­de Jor­di–. Van a ser fun­cio­nes muy es­pe­cia­les por to­do el ho­rror que he­mos vi­vi­do es­tos meses; y es­ta­mos to­da­vía su­mi­dos en la in­cer­ti­dum­bre. No sa­be­mos –al me­nos yo– ni cuán­tas fun­cio­nes voy a can­tar ni con quién. So­lo sé que el 19 de ju­nio ten­go que es­tar en Ma­drid pa­ra co­men­zar los en­sa­yos».

Ruth Inies­ta can­tó el pa­pel de Vio­let­ta Va­lery por pri­me­ra vez ha­ce un año en Pa­ler­mo. «Lo re­to­mo aho­ra más re­po­sa­do. Es un pa­pel muy com­pro­me­ti­do por­que es enor­me­men­te emo­ti­vo, es un tio­vi­vo emo­cio­nal; hay que te­ner la men­te fría y una con­cen­tra­ción to­tal pa­ra man­te­ner el con­trol psi­co­ló­gi­co, fun­da­men­tal pa­ra el con­trol vo­cal».

«He pen­sa­do mu­cho en es­tos cua­tro meses de con­fi­na­mien­to en el mo­men­to en que vol­vie­ra a su­bir al es­ce­na­rio –aña­de Is­mael Jor­di, que ha can­ta­do el pa­pel de Al­fre­do Ger­mont en más de un cen­te­nar de oca­sio­nes–. Es el per­so­na­je que he in­ter­pre­ta­do más ve­ces, pe­ro, ¿es­ta­ré más emo­cio­na­do de lo nor­mal? Es una obra tan be­lla y dra­má­ti­ca... Pe­ro sí, ha­brá que te­ner el freno echa­do y man­te­ner el ne­ce­sa­rio equi­li­brio en­tre emo­ción y téc­ni­ca. Ha­brá que es­tar pre­pa­ra­do, tam­bién pa­ra ver el tea­tro me­dio va­cío».

No ha de­ja­do nin­guno de los dos de can­tar du­ran­te es­tos cua­tro meses (la voz no de­ja de ser un múscu­lo que hay que en­tre­nar). «Mis ve­ci­nos de­ben de es­tar har­tos –ríe Jor­di–; no he can­ta­do más en to­da mi vi­da. Pe­ro el rit­mo y el pun­to te lo da el es­ce­na­rio, y eso si­gue sien­do una in­cer­ti­dum­bre». Ruth Inies­ta tar­dó en po­der can­tar: «No te­nía la ca­be­za ni la con­cen­tra­ción ne­ce­sa­ria; es muy du­ro no te­ner na­da en el ho­ri­zon­te y ver, además, tan­to su­fri­mien­to al­re­de­dor. Pe­ro des­pués me he apo­ya­do mu­cho en las re­des so­cia­les; en los con­cier­tos o char­las en di­rec­to por ins­ta­gram... He re­ci­bi­do mu­chos men­sa­jes de áni­mo, y lo he po­di­do lle­var mu­cho me­jor», con­clu­ye la so­prano.

Ruth Inies­ta e Is­mael Jor­di in­ter­pre­tan a Vio­let­ta y Al­fre­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.