Con­tra Cer­van­tes

Con el es­pí­ri­tu de una épo­ca se pue­de des­truir cual­quier co­sa

ABC - Cultural - - OPINIÓN RUIDO DE FONDO - AN­DRÉS IBÁ­ÑEZ

en­go que con­tar­les lo que me ha pa­sa­do es­ta ma­ña­na. Es­ta­ba yo es­cri­bien­do mi co­lum­na, mi «urra­ca», muy con­ten­to y ufano, la he ter­mi­na­do, se la he da­do a leer a mi mu­jer y me ha di­cho que si es­ta­ba lo­co, que no se me ocu­rrie­ra en­viar­la. Mi co­lum­na se ti­tu­la­ba «Con­tra Cer­van­tes» y de­cía que Cer­van­tes era un ra­cis­ta, un de­fen­sor de la esclavitud y un ma­chis­ta, y que ha­bía que bo­rrar su nom­bre de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la, de­jar de en­se­ñar­lo en co­le­gios y uni­ver­si­da­des y re­ti­rar y des­truir sus es­ta­tuas.

«Es­tás lo­co», me de­cía mi mu­jer, «lo van a to­mar al pie de la le­tra, vas a em­pe­zar una gue­rra». «Pe­ro hom­bre», de­cía yo, «¡si es to­tal­men­te de co­ña! ¿Quién se va a to­mar eso en se­rio?». «To­do el mun­do», me ha di­cho mi mu­jer, «¿no ves que es pre­ci­sa­men­te lo que es­tán ha­cien­do con to­das las fi­gu­ras his­tó­ri­cas? Les vas a dar unos ar­gu­men­tos que no te­nían». «Pe­ro si Cer­van­tes es exac­ta­men­te lo con­tra­rio», le he di­cho yo. «¿Có­mo se pue­de de­cir que es mi­só­gino el crea­dor de Mar­ce­la, de Do­ro­tea, de Zo­rai­da, de Ga­la­tea, de la es­pa­ño­la in­gle­sa, de la ilus­tre fre­go­na, ejem­plos de mu­je­res ín­te­gras, in­te­li­gen­tes, va­lien­tes, in­de­pen­dien­tes, ad­mi­ra­bles? ¿Có­mo pue­de ser ma­chis­ta el au­tor del dis­cur­so de Mar­ce­la y del so­ne­to de La Ga­la­tea don­de di­ce «li­bre soy y en li­ber­tad me fun­do»? ¿Có­mo pue­de ser acu­sa­do de de­fen­der la esclavitud un au­tor cu­yo te­ma cen­tral y ob­se­si­vo es la li­ber­tad, el crea­dor de Don Qui­jo­te, que se pa­sa la vi­da li­be­ran­do cau­ti­vos? ¿Có­mo pue­de ser ra­cis­ta el crea­dor del mo­ris­co Ri­co­te?». «Sí, pe­ro tú en tu ar­tícu­lo di­ces exac­ta­men­te lo con­tra­rio». «Cla­ro», di­go yo, «he es­co­gi­do dos o tres fra­ses suel­tas de to­da la in­men­sa obra de Cer­van­tes y que res­pon­den sim­ple­men­te al es­pí­ri­tu de la épo­ca. De ese mo­do uno pue­de des­truir cual­quier co­sa: a Aris­tó­te­les,a Sha­kes­pea­re,a San Pa­blo...». «Cla­ro», me di­ce mi mu­jer, «y es lo que quie­ren ha­cer, es lo que es­tán ha­cien­do. Des­truir­lo to­do pa­ra po­ner­se ellos». Pen­san­do que se­gu­ra­men­te mi mu­jer te­nía ra­zón, de­ci­do ar­chi­var cui­da­do­sa­men­te mi ar­tícu­lo.

T¿Có­mo pue­de ser acu­sa­do de de­fen­der la esclavitud un au­tor cu­yo te­ma cen­tral y ob­se­si­vo es la li­ber­tad?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.