Una ar­qui­tec­tu­ra ol­vi­da­da e in­fi­ni­ta

Asen­ta­do en Ber­lín, Ál­va­ro Ur­bano rea­li­za su pri­me­ra ci­ta es­pa­ño­la: una re­lec­tu­ra del Pa­be­llón de los He­xá­go­nos de la Ca­sa de Cam­po

ABC - Cultural - - INSTALACIÓ­N ARTE - CAR­LOS DEL­GA­DO MA­YOR­DO­MO

tas sean tan im­por­tan­tes pa­ra acer­car­se mu­cho a Vin­cent y otro tan­to a Van Gogh, pa­ra es­cu­char su voz a tra­vés de las le­tras que des­ve­lan a un tiem­po su duen­de y su fra­gi­li­dad men­tal, y no de los re­la­tos in­fla­dos del már­ke­ting, que no han he­cho más que cre­cer des­de su pre­ma­tu­ra muer­te y que han aca­ba­do por con­ver­tir su ima­gen, así co­mo la de otros ar­tis­tas, co­mo Fri­da Kal­ho, en icono de una seu­do cul­tu­ra pop ba­ra­ta y post­mo­der­na, do­mi­na­da por los sou­ve­nirs de ta­zas y lla­ve­ros «made in Chi­na». Y por los li­bros, que en el ca­so de Van Gogh son mu­chos.

Pe­ro en­tre ellos, una vez se­pa­ra­do el pol­vo de la pa­ja, des­ta­ca el úl­ti­mo, Vin­cent Van Gogh, a Li­fe in Let­ters (Vin­cent Van Gogh: una vi­da en car­tas), de Nien­ke Bak­ker, Leo Jan­sen y Hans Luij­ten, y edi­ta­do por Tha­mes & Hud­son, ca­sa que ade­más es­te mis­mo mes pu­bli­ca­rá Vin­cent’s Books: Van Gogh and the Wri­ters Who Ins­pi­red him (Los li­bros de Vin­cent: Van Gogh y los es­cri­to­res que lo ins­pi­ra­ron).

Y es que pre­ci­sa­men­te en esas car­tas, el que fue­ra tam­bién un gran lec­tor na­rra en pri­me­ra per­so­na de­ta­lles de su vi­da que, de tan ín­ti­mos, aca­ban por son­ro­jar a quien los lee: sus mie­dos, sus pa­sio­nes, sus amo­ríos, sus pe­nu­rias eco­nó­mi­cas, su fe, sus fir­mes creen­cias re­li­gio­sas (no ol­vi­de­mos que su pa­dre era un pas­tor pro­tes­tan­te)…

En las mi­si­vas de­ta­lla lo que co­me, lo que lee, lo que sien­te, lo que ve, lo que pin­ta, lo que pien­sa, lo que año­ra, lo que pa­de­ce (des­de an­sie­dad y ner­vios has­ta go­no­rrea), lo que su­ce­de en el ma­ni­co­mio en el que vi­vió tras cor­tar­se la ore­ja, sus vi­si­tas a los bur­de­les, sus tan­tas ve­ces com­pli­ca­das re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Su par­ti­cu­lar vi­sión del ar­te.

Mi­ra­da ma­te­rial

Si sus au­to­rre­tra­tos, en los que es ca­paz de emu­lar in­clu­so la ma­te­ria­li­dad de su mi­ra­da, son par­te esen­cial de su obra pic­tó­ri­ca, aún ma­yor es el que cons­tru­ye a tra­vés del len­gua­je es­cri­to. En to­tal re­dac­tó unas no­ve­cien­tas car­tas, mu­chas de va­rias pá­gi­nas, y en es­te nue­vo li­bro hay una se­lec­ción de 75. Cu­rio­sa­men­te, se cal­cu­la que las pinturas que creó son tam­bién no­ve­cien­tas.

En el año 1914, su cu­ña­da pu­bli­có por pri­me­ra vez al­gu­nas de sus epís­to­las, y va­rias ver­sio­nes han vis­to la luz a lo lar­go de los años. La más pro­di­gio­sa es sin du­da la de los mis­mos ex­per­tos del Van Gogh Mu­seum que fir­man es­te úl­ti­mo li­bro, y que con­den­sa, gra­cias a una in­ves­ti­ga­ción de tres lus­tros, to­da la co­rres­pon­den­cia del ge­nio en seis vo­lú­me­nes. Tam­bién es­tá dis­po­ni­ble de for­ma gra­tui­ta en la web van­gogh­let­ters.org.

In­tri­gan­te, com­ple­jo, ge­nial, ami­ga­ble, lo­co, per­tur­ba­do, dul­ce, ge­ne­ro­so, bru­tal, ho­nes­to y des­car­na­do. Así se ve Van Gogh a la luz de las car­tas ele­gi­das pa­ra es­te vo­lu­men ilus­tra­do, que no so­lo des­cu­bren al hom­bre de­trás del artista, sino que ilu­mi­nan su uni­ver­so crea­ti­vo con una luz úni­ca y, so­bre to­do, ba­jo el pris­ma de su pro­pia voz.

«En cuan­to a mí, me es­toy apli­can­do en mis lien­zos con to­da mi aten­ción, es­toy tra­tan­do de ha­cer­lo tan bien co­mo cier­tos pin­to­res que me han gus­ta­do y a los que he ad­mi­ra­do mu­cho», le de­cía a su her­mano en 1890 el crea­dor post­im­pre­sio­na­nis­ta que so­lo ven­dió un cua­dro en vi­da, y que aho­ra es tan o in­clu­so más ad­mi­ra­do que sus pre­de­ce­so­res.

En 1958, la política cul­tu­ral fran­quis­ta al­can­zó al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos. Luis Gon­zá­lez Ro­bles, co­mi­sa­rio ofi­cial de ex­po­si­cio­nes, lle­vó a la Bie­nal de Ve­ne­cia una se­lec­ción de ar­tis­tas abs­trac­tos y, ade­más, fue­ron pre­mia­dos Chi­lli­da y Tà­pies. Ese mis­mo año se ce­le­bró en Bru­se­las una Ex­po­si­ción Uni­ver­sal don­de Es­pa­ña pre­sen­tó una pro­pues­ta ar­qui­tec­tó­ni­ca van­guar­dis­ta: el Pa­be­llón de los He­xá­go­nos, de Co­rra­les y Mo­le­zún, ga­lar­do­na­do con la Me­da­lla de Oro. La ope­ra­ción di­plo­má­ti­ca fun­cio­na­ba: el contexto po­lí­ti­co dic­ta­to­rial que­da­ba en un se­gun­do plano.

PA­RA SU PRI­ME­RA IN­DI­VI­DUAL EN ES­PA­ÑA, Ál­va­ro Ur­bano (Ma­drid, 1983) to­ma co­mo ca­so de es­tu­dio los dis­tin­tos ca­pí­tu­los que ja­lo­nan la His­to­ria del triun­fal Pa­be­llón: su pre­sen­ta­ción en Bru­se­las, su re­ubi­ca­ción en la Ca­sa de Cam­po de Ma­drid, sus pri­me­ras fun­cio­nes y, des­de 1975, un aban­dono que cul­mi­na en el ac­tual es­ta­do de rui­na. Pe­ro su aná­li­sis no se tra­du­ce en una na­rra­ti­va do­cu­men­tal, sino que trans­for­ma las coor­de­na­das del edi­fi­cio y po­ne de re­lie­ve sus in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des de lec­tu­ra. El re­sul­ta­do es una ins­ta­la­ción am­bien­tal don­de las lu­ces va­rían, la ne­bli­na ma­ti­za la per­cep­ción, los so­ni­dos os­ci­lan en­tre la me­lo­día y el rui­do, los mu­ros se vuel­ven trans­pa­ren­tes, la ma­le­za se pe­tri­fi­ca y la ma­te­ria­li­dad del edi­fi­cio se for­ja en pa­pel. Un tra­ba­jo que mo­di­fi­ca lo re­pre­sen­ta­do y es­ta­ble­ce re­la­cio­nes iné­di­tas en­tre lo vi­si­ble y su sig­ni­fi­ca­do.

Una de las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas de Ur­bano es la fic­ción, pe­ro no co­mo un con­cep­to opues­to al mun­do real, sino co­mo una he­rra­mien­ta ca­paz de ilu­mi­nar as­pec­tos sen­si­bles que ha­bían per­ma­ne­ci­do en pe­num­bra. Es­tos in­ter­pe­lan el pa­sa­do (la me­lo­día de Fa­lla des­car­ta­da por el co­mi­té pro­gra­ma­dor), el pre­sen­te (un pa­tri­mo­nio so­me­ti­do al ol­vi­do ins­ti­tu­cio­nal) y tam­bién el fu­tu­ro (el sue­ño de un edi­fi­cio ex­haus­to). Con es­te cru­ce de tex­tu­ras, rit­mos, es­pa­cios y tiem­pos, Ur­bano reivin­di­ca una tra­di­ción que, de Pi­ra­ne­si a Le­doux, en­tien­de la ar­qui­tec­tu­ra co­mo al­go que pro­vie­ne del efec­to de los cuer­pos y de las me­tá­fo­ras.

La ins­ta­la­ción pro­po­ne que tran­si­te­mos por un es­pa­cio am­bi­guo y mo­du­la­do por es­té­ti­cas opues­tas al Ra­cio­na­lis­mo del edi­fi­cio, y que van des­de el Su­rrea­lis­mo (los ma­pa­ches de pe­lu­che) has­ta el Hi­pe­rrea­lis­mo (las es­cul­tu­ras de me­tal de co­li­llas de ci­ga­rro). Pe­ro es­tas coin­ci­den en un mis­mo pun­to: la ne­ce­si­dad de re­es­ta­ble­cer las co­mu­ni­ca­cio­nes per­di­das con nues­tro pa­tri­mo­nio, con nues­tro pen­sa­mien­to crí­ti­co y con nues­tra irre­duc­ti­ble ca­pa­ci­dad poé­ti­ca. Ál­va­ro Ur­bano El des­per­tar La Ca­sa En­cen­di­da. Ma­drid. Ron­da de Va­len­cia, 2. Co­mi­sa­rio: Jo­sé Es­par­za Chong Cuy. Has­ta el 1 de enero de 2021

Dos vis­tas de la ins­ta­la­ción del ma­dri­le­ño

Wi­llem De­foe fue el úl­ti­mo ac­tor en in­ter­pre­tar­lo en el ci­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.