LA ES­PA­ÑA A LA QUE MASATS SA­CÓ (DE) PUN­TA (A PUN­TA)

Uno de los pla­tos fuer­tes de es­te PHo­toEs­pa­ña que le ha­ce gui­ños al re­por­ta­je fo­to­grá­fi­co es el re­pa­so en Ta­ba­ca­le­ra (Ma­drid) a la tra­di­ción que Ra­món Masats es­bo­zó en los años cin­cuen­ta del pa­sa­do si­glo

ABC - Cultural - - ARTE FOTOGRAFÍA -

co­mo Mi­se­rachs o Ri­card Te­rré, él se ini­cia en la téc­ni­ca has­ta con­ver­tir­se en in­te­gran­te de dos co­lec­ti­vos bá­si­cos en Es­pa­ña en la re­no­va­ción de la fo­to –La Pa­lan­ga­na y AFAL–, de la que se ha­cía ne­ce­sa­rio des­em­pol­var tan­to ama­ne­ra­mien­to pic­to­ria­lis­ta del pa­sa­do.

De Masats se men­cio­na su ol­fa­to, a lo Bres­son (una de sus gran­des in­fluen­cias), pa­ra co­nec­tar con el «ins­tan­te pre­ci­so». Cier­to instinto irre­fle­xi­vo («yo nun­ca di con la fo­to en el la­bo­ra­to­rio; ya la ha­bía he­cho pre­via­men­te», sue­le pun­tua­li­zar), des­ti­la­do en un es­ti­lo per­so­nal que con­vier­te la anéc­do­ta en el te­ma: re­co­rran si no es­ta ex­po­si­ción y des­cu­bran sus co­rri­das sin to­ros, sus pro­ce­sio­nes sin imá­ge­nes, sus acó­li­tos del fran­quis­mo sin cau­di­llo...

MA­LAS CA­RAS. Masats vol­ve­rá a la fo­to en los ochen­ta, ya en co­lor. Arri­ba, «Las Ven­tas» (1963). A la iz­quier­da, «San­fer­mi­nes. Ca­fe­te­ría Iru­ña» (1956) sos de Ei­sen­ho­wer en su vi­si­ta de 1959; con na­za­re­nos que se pa­sean co­mo si tal co­sa y ni­ños na­da can­do­ro­sos (de he­cho, una for­ma de rehuir el tó­pi­co, pa­ra Masats, se­rá dis­pa­rar an­ti­sel­fies, for­zar los en­cua­dres o sa­car de plano a los mo­de­los, cuan­do no con­ver­tir a una ca­bra en el fo­co); con guar­dias ci­vi­les y ca­nó­ni­gos... Y, por su­pues­to, con sus tu­ris­tas, de tez blan­quí­si­ma, en con­tras­te con los lu­tos de nues­tros an­te­pa­sa­dos.

To­mas iné­di­tas

La se­lec­ción –unas 140 imá­ge­nes– re­cu­pe­ra to­mas iné­di­tas que se mi­den a sus «gran­des hi­tos» (el se­mi­na­ris­ta que pa­ra el gol; el to­ro que cae co­mo un blo­que en la pla­za...), y a sus gran­des se­ries (Los San­fer­mi­nes o Neu­tral Cor­ner, so­bre su otra pa­sión, el bo­xeo, con ca­pi­lla es­pe­cial en Ta­ba­ca­le­ra).

En sus ins­tan­tá­neas, los pue­blos (con sus ca­ci­ques, sus tra­di­cio­nes –en­tre la vi­da y la muer­te– y sus su­pers­ti­cio­nes) po­co se di­fe­ren­cian de las gran­des ur­bes; y Ma­drid mu­cho tie­ne que ver con Bar­ce­lo­na, las de es­te ma­dri­le­ño en Ca­ta­lu­ña y ca­ta­lán en la ca­pi­tal. Gran ejer­ci­cio co­mi­sa­rial el de en­fren­tar to­mas si­mi­la­res en es­ce­na­rios dis­tin­tos. Me­nos com­pren­si­ble lo de lle­nar­lo to­do de plan­tas, la úl­ti­ma mo­da post-co­vid.

Y aun­que no fal­tan go­tas de gla­mur (gran­des de Holly­wood en cu­yos ro­da­jes en Es­pa­ña se co­ló; el du­que de Wind­sor; Yves Saint-Lau­rent, Bu­ñuel, Ber­lan­ga...), re­pa­sán­do­lo to­do nos da­mos cuen­ta de que no son mu­cho los que son­ríen en sus to­mas. Y que lo ha­cen po­co o na­da los re­tra­ta­dos en la Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Po­li­cía o los juz­ga­dos. Masats no pre­ten­dió nun­ca edul­co­rar la reali­dad. Lo su­yo era co­lar­se en los in­ters­ti­cios. Sa­car­le los co­lo­res a una Es­pa­ña que re­tra­ta­ba en blanco y ne­gro y que el Mi­nis­te­rio de In­for­ma­ción y el Plan Na­cio­nal de Tu­ris­mo til­da­ban de dif­fe­rent (y en in­glés).

Lue­go lle­ga­rían las produccion­es pa­ra el ci­ne y la te­le­vi­sión, y su re­gre­so a la fo­to, ya en co­lor, con en­car­gos edi­to­ria­les en los 80. Pe­ro esa se­ría ya otra his­to­ria. Pa­ra el país y pa­ra el fo­tó­gra­fo, que tu­vo que es­pe­rar a 2004 pa­ra ser re­co­no­ci­do con el Na­cio­nal de Fo­to­gra­fía. Es­ta ci­ta, que ade­más coin­ci­de con una «mues­tra vir­tual» en la ga­le­ría Blan­ca Ber­lín, cie­rra sus puer­tas cu­rio­sa­men­te el 12 de oc­tu­bre, día de nues­tra Fies­ta Na­cio­nal. Si es que el tér­mino, pa­ra no mo­les­tar, se pue­de se­guir usan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.