LAS EX­CEN­TRI­CI­DA­DES BORBÓNICAS

El pe­rio­dis­ta Cé­sar Cervera re­pa­sa en su ter­cer en­sa­yo di­vul­ga­ti­vo la his­to­ria más per­so­nal de la di­nas­tía rei­nan­te

ABC - Cultural - - LIBROS ENSAYO -

en la que la his­to­ria de España su­ce­de an­te no­so­tros a un rit­mo de vér­ti­go mien­tras, son­rien­tes unas ve­ces y es­can­da­li­za­dos otras, asis­ti­mos al bai­le de mi­nis­tros que ro­dean a unos re­yes que, sal­vo ex­cep­cio­nes, mues­tran gra­ves tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos o, por ha­ber re­ci­bi­do una pé­si­ma edu­ca­ción, se con­vier­ten en unos adul­tos ca­pri­cho­sos do­ta­dos de es­ca­so ba­ga­je in­te­lec­tual.

Car­los III y Al­fon­so XII, de ca­rac­te­res muy di­fe­ren­tes, fue­ron los re­yes con me­jo­res cua­li­da­des per­so­na­les, lo que ex­pli­ca la fe­cun­di­dad de sus rei­na­dos en nu­me­ro­sos as­pec­tos. Y lo cu­rio­so es que Fe­li­pe V, el mo­nar­ca bi­po­lar, el que su­frió la en­fer­me­dad men­tal más gra­ve, fue el in­tro­duc­tor de las re­for­mas am­bi­cio­so pro­gra­ma re­for­mis­ta que mo­der­ni­zó el an­qui­lo­sa­do sis­te­ma de­ja­do por los Aus­trias. Lo ma­lo es cuan­do creía ser una ra­na o pen­sa­ba que es­ta­ba muer­to y se ne­ga­ba a la­var­se y a sa­lir de la ca­ma.

Edu­ca­ción

Mien­tras de­vo­ra­mos sus pá­gi­nas ve­mos que nin­gún mo­nar­ca del si­glo XVIII tu­vo aman­tes, mien­tras los de si­glos pos­te­rio­res se de­ja­ron lle­var por el ri­jo y tam­bién, en al­gu­nas oca­sio­nes, por el afán de ga­nar di­ne­ro, co­mo su­ce­dió con Ma­ría Cris­ti­na de Bor­bón-Dos Si­ci­lias y Al­fon­so XIII. Sor­pren­de la fi­gu­ra ren­co­ro­sa, ava­ri­cio­sa y ma­ni­pu­la­do­ra de Francisco de Asís –Pa­qui­to Na­ti­llas pa­ra el pue­blo–, el ma­ri­do flo­re­ro de Isa­bel II, y el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a Fer­nan­do VII es mag­ní­fi­co al re­la­tar el ori­gen de su es­qui­na­da per­so­na­li­dad y el cú­mu­lo de des­pro­pó­si­tos po­lí­ti­cos que aus­pi­ció es­te po­pu­lis­ta co­ro­na­do.

Hay una cons­tan­te: cuan­to más con­cien­zu­da es la edu­ca­ción re­ci­bi­da por el he­re­de­ro de la Co­ro­na y más se cul­ti­va su in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, más so­bre­sa­lien­te re­sul­ta su rei­na­do. Un buen ejem­plo es el pro­gra­ma de es­tu­dios que Cá­no­vas di­se­ñó pa­ra Al­fon­so XII. Y es sin­to­má­ti­co que Fe­li­pe VI, en su des­pa­cho de la Zar­zue­la, cuel­gue un re­tra­to de Car­los III, el mo­nar­ca ob­se­sio­na­do con la ca­za que fa­vo­re­ció la Ilus­tra­ción. Un gran re­fe­ren­te.

De­ta­lle de «Al­fon­so XII vi­si­tan­do a los co­lé­ri­cos de Aran­juez», de Jo­sé Ber­mu­do Ma­teos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.