Ch­ris­top­her No­lan, el do­ma­dor del tiem­po

El au­tor de «Te­net» de­vuel­ve al pú­bli­co el pla­cer de ir al ci­ne con otro gran es­pec­tácu­lo, con­se­cuen­te con sus ob­se­sio­nes

ABC - Cultural - - EL ENIGMA «TENET» CINE - FE­DE­RI­CO MA­RÍN BE­LLÓN

o pri­me­ro que sor­pren­de de Ch­ris­top­her No­lan es que aún no ha­ya cam­bia­do su ape­lli­do por No­lon, pa­ra con­ver­tir­lo en un pa­lín­dro­mo. Da­ría así munición a sus enemi­gos, que le cri­ti­can el re­tor­ci­mien­to de sus guio­nes, su su­pues­ta fal­ta de pro­fun­di­dad y has­ta un ex­ce­so de ta­len­to mal en­ten­di­do, val­ga la am­bi­güe­dad.

Co­mo el ti­po se de­fien­de so­lo, nos cen­tra­re­mos en su vie­ja obsesión por la du­ra­ción de las co­sas. En Me­men­to ha­cia un cal­ce­tín del ca­len­da­rio, es­tam­pa­do de no­tas y te­ji­do de ol­vi­dos. Ori­gen jue­ga con unas ma­trios­kas del tiem­po. In­ters­te­llar ga­lo­pa por los uni­ver­sos pa­ra­le­los. Dun­ker­que su­per­po­ne tres es­fe­ras tem­po­ra­les so­bre el mis­mo bas­ti­dor, ca­da ma­ne­ci­lla a su rit­mo. Has­ta en In­som­nio, más pa­ra to­das las men­tes, lle­va a Al Pa­cino allá don­de la Tie­rra da la vuel­ta y la ho­ra no im­por­ta, por­que siem­pre es de día. Te­net es un pa­lín­dro­mo, con el pre­sen­te co­mo bi­sa­gra y una es­truc­tu­ra aún más en­re­ve­sa­da. Con Batman rein­ven­tó la fran­qui­cia y has­ta el gé­ne­ro, pe­ro lo su­yo son las historias ori­gi­na­les, con las re­fe­ren­cias jus­tas.

Te­net pa­re­ce ro­da­da con dos ci­ne­xi­nes si­mul­tá­neos e in­ver­sos, aun­que es­ta vez su her­mano Jo­nat­han no co­la­bo­ra pa­ra dar­le a la otra ma­ni­ve­la en sen­ti­do con­tra­rio. La pe­lí­cu­la con­fir­ma la obsesión de Ch­ris­top­her por las ma­ne­ci­llas, que do­bla a su an­to­jo, co­mo Da­lí, sin per­mi­tir que el es­pec­tácu­lo se de­ten­ga has­ta mu­cho des­pués de los cré­di­tos. La peon­za de Ori­gen se­guía gi­ran­do en nues­tras ca­be­zas y la ac­ción en es­pe­jo de Te­net de­ja re­fle­jos di­fí­ci­les de bo­rrar.

Sus guio­nes son la obra de un re­lo­je­ro, no un mero es­pec­tácu­lo pi­ro­téc­ni­co. Un ar­te­sano ri­co, des­de lue­go, ca­paz de es­tre­llar un 747 de ver­dad y de ce­rrar ki­ló­me­tros de au­to­pis­ta en Estonia. Tam­bién es un ti­po her­mé­ti­co y pa­ra­noi­co. A su ami­go Mi­chael Cai­ne so­lo le de­jó leer su par­te de guion. El po­bre no sa­bía ni de qué iba la cin­ta. Pue­de que aún lo ig­no­re, si nos fia­mos de los chis­to­sos

Ldel «No­lan­tien­do» (un ha­llaz­go, ad­mi­ta­mos). Su per­fec­cio­nis­mo es dia­bó­li­co: el re­par­to apren­dió los diá­lo­gos al de­re­cho y al re­vés. Al me­nos no te­nían que gi­rar la ca­be­za.

Al­gu­nos no lo aguan­tan, pe­se a to­do. Es­tán en su de­re­cho, pe­ro aún ten­go cla­va­do un «No­lan, apren­de» que es­cri­bió un co­le­ga res­pe­ta­ble pa­ra de­fen­der la obra de Fin­cher, co­mo si pa­ra en­sal­zar a Truf­faut hu­bie­ra que dis­pa­rar a Wil­der. A es­te, co­mo a Hitch­cock, tam­bién le cri­ti­ca­ban su li­ge­re­za. «Cuan­do quie­ro en­viar un men­sa­je re­cu­rro al ser­vi­cio de Co­rreos», re­pli­ca­ba el ge­nio.

Sen­tir, tal vez en­ten­der

El ci­ne de No­lan tie­ne al­go pa­re­ci­do a mi­rar el mar o em­bo­bar­se an­te el fue­go, co­mo ha he­cho el ser hu­mano des­de las ca­ver­nas. Lue­go le gus­ta echar más ma­de­ra ta­la­da en el li­bro de Haw­kins, pe­ro tie­ne la ha­bi­li­dad y el ta­len­to de lo­grar que se en­tien­dan sus historias, o co­mo mí­ni­mo que se sien­tan, co­mo re­co­mien­da la ac­triz Clé­men­ce Poésy.

Iñá­rri­tu dis­fru­ta cuar­tean­do sus tra­mas en la sa­la de mon­ta­je. No­lan lo ha­ce so­bre la me­sa de guion y lue­go ne­ce­si­ta has­ta el úl­ti­mo de­par­ta­men­to pa­ra una pues­ta en es­ce­na abru­ma­do­ra, con un mon­ta­je tam­bién pe­cu­liar, ra­pi­dí­si­mo pe­ro no ner­vio­so, es­po­lea­do por unos diá­lo­gos cen­te­llean­tes, co­mo de ci­ne ne­gro an­ti­guo, de cuan­do los guio­nis­tas y has­ta los es­tu­dios con­fia­ban en la in­te­li­gen­cia del pú­bli­co. No­lan es un pro­fe­sor bri­llan­te que cree en sus alum­nos. Pre­fie­re per­der a al­gu­nos que fre­nar al res­to, jus­to al re­vés que la edu­ca­ción mo­der­na.

Pue­de que Te­net no re­sis­ta el aná­li­sis de la fí­si­ca, ni fal­ta que ha­ce. Lo su­yo es un par­que de atrac­cio­nes del tiem­po. Si se­rá ca­paz de in­ver­tir­lo que nos ha de­vuel­to las ga­nas de vol­ver a las sa­las. ¿Y a quién más se le pue­den de­jar 200 mi­llo­nes sin per­der la cal­ma? Otros se de­di­can al ar­te pa­ra pa­sar a la pos­te­ri­dad. No­lan pa­re­ce dis­pues­to a atra­ve­sar­la, que sea la pos­te­ri­dad la que pa­se por él, ple­ga­da a sus de­seos. Dad­le tiem­po.

Eli­za­beth De­bic­ki y John Da­vid Was­hing­ton, en una ima­gen de «Te­net»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.