¿ P

ABC - Cultural - - TINTA ROJA LIBROS -

or qué a los ojos de los crí­ti­cos era lí­ci­to que un pin­tor de­pen­die­ra de sus ayu­dan­tes pe­ro no que un es­cri­tor hi­cie­ra lo pro­pio? Es­ta es la pre­gun­ta en torno a la que gi­ra el conflicto de El ar­te del cri­men, la no­ve­la ori­gi­nal­men­te pu­bli­ca­da en 2014 con la que Phi­lip Kerr (Reino Uni­do, 1956-2018), sin du­da per­te­ne­cien­te a ese se­lec­to gru­po de au­to­res ca­pa­ces de vi­vir pa­ra siem­pre a tra­vés de su pro­lí­fi­ca e in­com­bus­ti­ble pro­duc­ción, re­gre­sa aho­ra a nues­tras li­bre­rías; un ejer­ci­cio bri­llan­te de me­ta­li­te­ra­tu­ra, al que no so­lo de­be­rían acer­car­se los adic­tos a la na­rra­ti­va po­li­cia­ca, sino tam­bién to­dos aque­llos in­tere­sa­dos en des­ci­frar el ar­te de la fic­ción en su sen­ti­do más téc­ni­co, los me­ca­nis­mos im­pres­cin­di­bles pa­ra po­ner en mar­cha una his­to­ria ca­paz de con­quis­tar a la mul­ti­tud.

Me­mo­ria del mal

Con­ta­da a dos vo­ces y ba­sa­da en un ar­gu­men­to sen­ci­llo, que se ini­cia con el ase­si­na­to en Mó­na­co de la es­po­sa del es­cri­tor más fa­mo­so del mun­do e in­clu­ye en el elen­co de sos­pe­cho­sos a los ne­gros li­te­ra­rios que tra­ba­ja­ban pa­ra él, per­mi­tién­do­le man­te­ner un fre­né­ti­co rit­mo de pu­bli­ca­cio­nes, po­de­mos ele­gir leer El ar­te del cri­men co­mo lo que apa­ren­ta ser: un sol­ven­te su­per­ven­tas que de­vo­ra­re­mos en un par de se­sio­nes de so­fá; o co­mo lo que en reali­dad es: una in­tere­san­te re­fle­xión so­bre la crea­ti­vi­dad li­te­ra­ria, pla­ga­da de cla­ves de es­cri­tu­ra y ci­tas de au­to­res co­mo L.P. Hartley, Sa­muel Bec­kett, Iris Mur­doch o Vir­gi­nia Woolf, cu­ya ex­pe­rien­cia a la ho­ra de en­fren­tar­se a la ho­ja en blan­co pri­me­ro Kerr men­cio­na y a con­ti­nua­ción apli­ca so­bre una tra­ma ar­ti­cu­la­da con la pre­ci­sión del re­loj ca­rí­si­mo que, «co­mo un Ran­ge Rover apar­ca­do en una toa­lla pla­ye­ra», lu­ce uno de sus pro­ta­go­nis­tas.

La pro­pues­ta de Kerr, em­pa­ren­ta­da en pri­mer gra­do, por lo que tie­ne de aná­li­sis del gé­ne­ro ne­gro, con la im­pres­cin­di­ble La hi­ja del tiempo, de Jo­sep­hi­ne Tey (Reino Uni­do, 1896-1952), re­cien­te­men­te re­cu­pe­ra­da por Ho­ja de La­ta, se pre­sen­ta an­te el lec­tor co­mo una prue­ba más de la pe­ri­cia del au­tor bri­tá­ni­co pa­ra cons­truir re­la­tos só­li­dos y sór­di­da­men­te ve­ro­sí­mi­les, al­go que ya de­mos­tró con Una in­ves­ti­ga­ción fi­lo­só­fi­ca (Ana­gra­ma, 1992), la no­ve­la que con­so­li­dó su fa­ma y en la que, sin em­bar­go y co­mo en es­te tí­tu­lo que nos ocu­pa, no en­con­tra­mos el in­gre­dien­te de­fi­ni­ti­vo que, jun­to con el ya men­cio­na­do do­mi­nio de las re­glas del sus­pen­se, ha­bría de dis­tin­guir su es­ti­lo de for­ma de­fi­ni­ti­va: la mez­cla de lo po­li­cia­co con lo his­tó­ri­co.

Y es que se­ría im­per­do­na­ble es­cri­bir un ar­tícu­lo so­bre Phi­lip Kerr y no men­cio­nar a Ber

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.