El hom­bre más in­fa­me del mun­do

En la his­to­ria de Every es­tá to­do lo que un buen lec­tor de aven­tu­ras y via­jes ne­ce­si­ta

ABC - Cultural - - LIBROS ENSAYO - M. LU­CE­NA GIRALDO

«No he cau­sa­do nin­gún mal a in­gle­ses u ho­lan­de­ses». Henry Every in­clu­yó es­tas pa­la­bras ex­cul­pa­to­rias en una car­ta fe­cha­da en 1694 y des­ti­na­da a las au­to­ri­da­des de la Com­pa­ñía in­gle­sa de las In­dias orien­ta­les. Po­co des­pués des­apa­re­ció sin de­jar ras­tro. Every era un men­ti­ro­so con­su­ma­do. A sus con­na­cio­na­les les cau­só ma­les que lo hu­bie­ran lle­va­do a la hor­ca, si lo hu­bie­ran atra­pa­do. Así ocu­rrió el 25 de no­viem­bre de 1696 con cin­co de sus com­pa­ñe­ros de fe­cho­rías, col­ga­dos en el mue­lle de las eje­cu­cio­nes del Tá­me­sis. Uno de ellos, el jo­ven Adam Forsyth, ha­bía se­ña­la­do en su ser­món de des­pe­di­da fren­te a la mul­ti­tud ex­pec­tan­te: «El de­li­to no com­pen­sa». En la men­ta­li­dad de la épo­ca, el arre­pen­ti­mien­to era un pa­sa­por­te al cie­lo, igual que el aban­dono de la he­re­jía.

Co­mo es­cri­be el au­tor de es­te li­bro ma­ra­vi­llo­so que cons­ti­tu­ye un nue­vo gé­ne­ro en sí mis­mo, «Every y sus hom­bres eran vio­la­do­res del peor or­den». De hom­bres y mu­je­res. Tam­bién tor­tu­ra­do­res, ase­si­nos, la­dro­nes y des­cuar­ti­za­do­res de cuer­pos y al­mas. Every ha­bía na­ci­do en De­von, un con­da­do de gen­te de mar, al oes­te de Inglaterra. Al­to, de ojos gri­ses, se­gún es­cri­bió uno de sus com­pa­ñe­ros de fa­ti­gas (o sea, de crí­me­nes), go­za­ba de una con­di­ción fí­si­ca im­pre­sio­nan­te y so­lía lle­var «una pe­lu­ca de co­lor cla­ro». En una épo­ca de tran­si­ción des­de la pi­ra­te­ría seis­cen­tis­ta, «por li­bre», con múl­ti­ples cen­tros y for­mas de je­rar­quía di­fu­sas, ha­cia un cor­so con­tro­la­do y al ser­vi­cio de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de los Es­ta­dos, Every dio el gran gol­pe. El úl­ti­mo po­si­ble. Ade­más tu­vo la in­te­li­gen­cia su­fi­cien­te pa­ra re­ti­rar­se y des­apa­re­cer. Ste­ven John­son ofre­ce en los 31 pe­que­ños ca­pí­tu­los del vo­lu­men, di­vi­di­dos en cua­tro par­tes, su his­to­ria no­ve­la­da, mu­cho me­jor que tan­tas ma­las fic­cio­nes que nos aque­jan, sin do­cu­men­ta­ción, pa­sio­nes ni tra­ma. Aquí es­tá to­do lo que un buen lec­tor de aven­tu­ras y via­jes ne­ce­si­ta, con un ins­tin­to y una pers­pec­ti­va que de­no­ta la cul­tu­ra vi­sual en la que nos en­con­tra­mos. El com­pli­ca­do tí­tu­lo ori­gi­nal del li­bro, «Enemi­go de la hu­ma­ni­dad. Un re­la­to ver­da­de­ro de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.