En­tre­vis­ta a Je­sús Váz­quez

Con ‘Fac­tor X’, el pre­sen­ta­dor su­ma a su ex­ten­so cu­rrí­cu­lum un nue­vo for­ma­to in­ter­na­cio­nal, pe­ro con­fie­sa echar de me­nos un ti­po de pro­gra­ma más re­la­ja­do y dis­ten­di­do.

Cuore - - Contents - > por Cris­ti­na Abel

Con­den­sar la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de Je­sús Váz­quez (52) em­pie­za a ser una la­bor bas­tan­te com­pli­ca­da. Con más de 28 años de televisión a sus es­pal­das, el gallego pre­su­me de una am­plia y en­vi­dia­ble ca­rre­ra, don­de bri­llan ta­lent shows mu­si­ca­les co­mo Ope­ra­ción Triun­fo, Pops­tars, La Voz, La Voz Kids y, des­de ha­ce unas se­ma­nas, Fac­tor X. Pe­se a que las ci­fras de se­gui­mien­to de las au­di­cio­nes no han te­ni­do el ti­rón es­pe­ra­do, el pre­sen­ta­dor con­fía en las po­si­bi­li­da­des de la adap­ta­ción de Fre­mantleMe­dia pa­ra Te­le­cin­co. Ade­más, se mues­tra in­can­sa­ble, y es­pe­ra vol­ver a afron­tar pron­to un pro­gra­ma dia­rio en el que pue­da dar rien­da suel­ta a su arro­lla­do­ra per­so­na­li­dad.

—Has co­men­ta­do que en Fac­tor X te ves di­fe­ren­te. ¿A qué te re­fie­res?

En otros es­pa­cios, co­mo en La Voz, es­tá to­do muy com­par­ti­men­ta­do, más cons­tre­ñi­do y en­cor­se­ta­do, y en ellos, quie­ras o no, se pier­de un po­co de fres­cu­ra. Sin em­bar­go, en Fac­tor X es to­do muy di­fe­ren­te. Ade­más, se tra­ta de un pro­gra­ma de gran éxi­to que ha si­do adap­ta­do a mu­chí­si­mos paí­ses y del que han sa­li­do ar­tis­tas de gran pres­ti­gio hoy en día. Es evi­den­te que to­dos que­re­mos ha­cer bue­nas ca­rre­ras, y es­te es­pa­cio su­po­ne dar un pa­si­to más en la mía. Creo que ten­go bas­tan­te más vi­si­bi­li­dad.

—¿Có­mo fue el re­en­cuen­tro con Lau­ra Pausini?

Ma­ra­vi­llo­so, co­mo si no nos hu­bié­ra­mos se­pa­ra­do nun­ca. Ella es tan fá­cil de tra­tar, tan sen­ci­lla, tan cer­ca­na... En reali­dad, tra­ba­jar con los cua­tro es un pla­cer, por­que son de po­co sé­qui­to. A Lau­ra no la co­noz­co en la in­ti­mi­dad, pe­ro pa­so mu­chas ho­ras con ella y pue­do de­cir que es una mu­jer de gran co­ra­zón. Ade­más de bue­na es muy lis­ta, más lis­ta que el ham­bre... Y muy te­le­vi­si­va, que eso a mí me da la vi­da, por­que te ayu­da a ti­rar del pro­gra­ma.

—¿Qué fue lo pri­me­ro que pen­sas­te cuan­do su­pis­te que ibas a tra­ba­jar de nue­vo con Ris­to Me­ji­de?

La ver­dad es que me que­dé bas­tan­te frío. Va­mos, que la no­ti­cia no me gus­tó. Se lo di­je a él, co­mo se ve al prin­ci­pio del pro­gra­ma... Me dio un po­co de pe­re­za y de des­con­fian­za. Pe­ro han pa­sa­do ya nue­ve años y to­dos he­mos cam­bia­do mu­cho, pa­ra bien. Él se ha apa­ci­gua­do un po­co y yo me he vuel­to un po­co más ma­lo (ri­sas), es bro­ma. Ris­to si­gue sien­do muy du­ro en las au­di­cio­nes, pe­ro tie­ne otros mu­chos mo­men­tos en los que di­ce jus­ta­men­te lo que di­ría yo.

—¿Crees que es­te pro­gra­ma va a des­cu­brir a una es­tre­lla mú­si­cal?

Es­toy con­ven­ci­do de que sí, por­que ha ha­bi­do mu­chos con­cur­san­tes que nos han atra­ve­sa­do el co­ra­zón can­tan­do. In­sis­to, no por­que sean vo­ces pro­di­gio­sas, sino por­que ha ha­bi­do mu­cha ma­gia. Ade­más, co­mo co­no­ces sus his­to­rias, sur­ge una co­ne­xión es­pe­cial cuan­do los ves ac­tuar... Así que, ¿por qué no va a ser uno de ellos el pró­xi­mo que irrum­pa en la in­dus­tria de la mú­si­ca? No­so­tros es­ta­mos muy se­gu­ros de que lo va­mos a ha­cer.

—Fuis­te ju­ra­do en la pri­me­ra edi­ción de

Got Ta­lent... ¿Vol­ve­rías a ser­lo o lo tie­nes des­car­ta­do?

De mo­men­to no ten­go mu­chas ga­nas... Aho­ra que me sien­to tan pre­sen­ta­dor y es­toy tan a gus­to, no me mue­ven de aquí. ¡Lo pa­so bom­ba! —¿En qué se di­fe­ren­cia es­te Fac­tor X del que hi­zo Nuria Ro­ca en Cua­tro? Aque­llo fue una adap­ta­ción... Re­co­noz­co que aquel Fac­tor X no lo se­guí mu­cho, pe­ro lo que re­cuer­do no se pa­re­ce en na­da a lo que he­mos he­cho aho­ra. El nue­vo for­ma­to es bas­tan­te más gran­de y res­pe­ta más el ori­gi­nal.

—¿En al­gún mo­men­to de tu ca­rre­ra, que ya son mu­chos años, te has lle­ga­do a plan­tear es­tar al otro la­do, co­mo pro­duc­tor?

No. Creo que no ten­go cua­li­da­des de pro­duc­tor, así que se­ría una lo­cu­ra me­ter­me en ese mun­do... aun­que Si­mon Co­well ga­ne mu­cho más di­ne­ro que to­dos no­so­tros jun­tos. Ten­go 52 años y gano el di­ne­ro que ne­ce­si­to pa­ra vi­vir co­mo me gus­ta. Cuan­do ter­mino de gra­bar las 16 ho­ras de au­di­cio­nes me voy a mi ca­sa y de­jo a los pro­duc­to­res su­frien­do (ri­sas).

—Es­tás al fren­te de to­dos los gran­des for­ma­tos... ¿No te ape­te­ce pre­sen­tar al­go más pequeño?

Sí, me ape­te­ce... ¡Pao­lo Va­si­le! (ri­sas). Me en­can­tan los for­ma­tos pe­que­ñi­tos co­mo un dia­rio, un con­cur­so gra­cio­so, un show di­ver­ti­do, un ma­ga­cín... En ellos te sien­tes más re­la­ja­do, más có­mo­do. Co­mo cuan­do pre­sen­té ¡Allá tú!, un con­cur­so de abrir ca­jas... mon­tá­ba­mos un show to­das las tar­des, era un pro­gra­ma ma­ra­vi­llo­so. Los gran­des for­ma­tos con­lle­van gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des. Tam­po­co lo he pe­di­do, por­que es­toy fe­liz con lo que ha­go, pe­ro res­pon­dien­do a tu pre­gun­ta: sí, me ape­te­ce.

Cuan­do me en­te­ré de que iba a tra­ba­jar con Ris­to me que­dé frío... Pe­ro han pa­sa­do nue­ve años y to­dos he­mos cam­bia­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.