ILU­SIO­NA­DA CON UN ITA­LIANO

Creía­mos que la pe­rio­dis­ta sa­lía con Pa­blo Pu­yol, pe­ro aho­ra se da ca­ri­ño con un gua­po ita­liano...

Cuore - - News -

Úl­ti­ma­men­te los fa­mo­sos tie­nen la ma­nía de de­cir que no son no­vios cuan­do los pi­lla­mos en re­pe­ti­das oca­sio­nes en plan ca­ri­ño­so, co­mo fue el ca­so de Ire­ne

Jun­que­ra y Pa­blo Pu­yol. Cla­ro, que tam­bién re­sul­ta prác­ti­co, por­que aho­ra de re­pen­te la ve­mos a ella ha­cién­do­se arru­ma­cos en ple­na ca­lle con otro... y no pa­sa na­da.

Ha­ce unos días...

Pa­re­ce ser que la amis­tad o lo que fue­ra en­tre la pe­rio­dis­ta de­por­ti­va y el recordado ac­tor de Un pa­so ade­lan­te se ha es­fu­ma­do. E Ire­ne tie­ne sus­ti­tu­to: un ita­liano lla­ma­do Da­rio D’Erri­co, de muy buen ver y, aun­que no se apre­cie en las fo­tos, por­que va muy ta­pa­di­to, es­tá bas­tan­te cua­dra­do y tie­ne los bra­zos lle­nos de ta­tua­jes. Mien­tras, Pu­yol si­gue cen­tra­do en el tra­ba­jo, re­pre­sen­tan­do la obra de teatro Muer­te en el Ni­lo. La pa­sa­da se­ma­na, al pre­gun­tar­lo por su re­la­ción con Ire­ne, de­cía: “Es una ma­ra­vi­llo­sa per­so­na, a la que le ten­go mu­chí­si­mo ca­ri­ño”.

Pa­blo me ha blo­quea­do en What­sApp...

Ma­dre mía, qué bí­ceps...

Da­me un be­si­to den­tro del co­che, que no nos vean.

Ven, p’acá, cuo­re, que te co­mo.

Pe­ro ya lo su­pe­rará...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.