asíen­tre­na mi­guel El rey del ring

Sa­be­mos el se­cre­to del to­ni­fi­ca­do cuer­po del chi­co del mo­men­to. Le he­mos pi­lla­do yen­do a en­tre­nar en una es­cue­la de bo­xeo de Ma­drid.

Cuore - - Actualidad -

Cuan­do le vi­mos es­te ve­rano en Ibi­za jun­to a su ma­dre, Dua­to, no pu­di­mos evi­tar fi­jar­nos en él. Y es que si ves­ti­do es­tá ca­ñón, sin ca­mi­se­ta ga­na más en­te­ros to­da­vía. Pe­ro por mu­cho que ten­ga una ge­né­ti­ca pri­vi­le­gi­da (no hay más que ver có­mo es­tá su ma­dre de es­tu­pen­da cum­pli­dos ya los 50) no ha­ce fal­ta ser muy lis­to

Ana

pa­ra adi­vi­nar que esos es­cul­pi­dos múscu­los no son obra de los dio­ses... sino de mu­chas ho­ras de gim­na­sio.

¿Pe­sas, má­qui­nas, run­ning, yo­ga, pi­la­tes? ¿Cuál es la dis­ci­pli­na con la que con­si­gue el ac­tor ese cuer­po que nos tie­ne lo­cas? Pues,

Si quie­res ver a mi­guel en pleno com­ba­te, pa­sa pá­gi­na.

mis­te­rio re­suel­to: el bo­xeo. Ha­ce unos días le pi­lla­mos en­tran­do en el Club De­por­ti­vo In­tac­to, un co­no­ci­do cen­tro de bo­xeo si­tua­do cer­ca de su ca­sa, en Ma­drid.

En cual­quier si­tio

No os creáis, lec­to­ras, que es­to de bo­xear es al­go nue­vo pa­ra él. Es­te ve­rano, mien­tras dis­fru­ta­ba de unos días de va­ca­cio­nes en Ibi­za con su fa­mi­lia, ya le vi­mos en pleno com­ba­te con una bo­ya... Y aho­ra lo res­ca­ta­mos de nues­tra cuo­rehe­me­ro­te­ca pa­ra ale­gría de vues­tras re­ti­nas. El bo­xeo es uno de los de­por­tes más com­ple­tos (sí, siem­pre nos han di­cho que es la na­ta­ción, pe­ro cui­da­di­to con el bo­xeo). Ade­más de to­ni­fi­car, me­jo­rar la coor­di­na­ción, la con­cen­tra­ción y que­mar

gra­sas, se­rás más dis­ci­pli­na­do y ten­drás más for­ta­le­za men­tal, al­go que le ven­drá ge­nial a Mi­guel pa­ra en­fren­tar­se a la re­pen­ti­na fa­ma que ha co­se­cha­do tras Ola de crí­me­nes y Éli­te, bueno, y des­pués de ser pi­lla­do con Ai­ta­na Oca­ña (19). Por­que por mu­cho que ellos se em­pe­ñen en de­cir que so­lo son ami­gos, lo cier­to es que les gus­ta pa­sar tiem­po jun­tos y so­los. Sos­pe­cho­so, ¿no? Lo que es­tá cla­ro es que Mi­guel no quie­re que su éxi­to sea flor de un día, y por eso tra­ba­ja cuer­po y men­te pa­ra man­te­ner­se en la cres­ta de la ola sin per­der la pers­pec­ti­va. No nos ca­be du­da de que su ma­dre, una ve­te­ra­na de la in­ter­pre­ta­ción, le da­rá muy bue­nos con­se­jos, y el de­por­te le ayu­da­rá a man­te­ner los pies en la tie­rra.

Lo del bol­si­llo es el mó­vil, mal­pen­sa­dos.

El bo­xeo es uno de los de­por­tes más com­ple­tos que exis­ten.

Pues sí, hi­jo, sí, tú has sa­li­do de aquí... AnA duA­to (50) Fa­mi­liar Pue­de que sus com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les se mul­ti­pli­quen, pe­ro Mi­guel siem­pre en­cuen­tra tiem­po pa­ra pa­sar­lo con su fa­mi­lia, uno de sus pi­la­res fun­da­men­ta­les.

¿Se ha­brá da­do cuen­ta de que no es un sa­co de bo­xeo?

¿O eres un Mi­nion?

Ven­ga, Ho­mer, de­vuel­ve el gol­pe.

ma­rí­ti­mo Ade­más del bo­xeo, a Mi­guel le gus­ta prac­ti­car to­do ti­po de de­por­tes. El run­ning y so­bre to­do el surf son otras de sus gran­des pa­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.