Ai­ta­na y Mi­guel, más ca­ri­ño­sos que nun­ca

Mien­tras si­guen ne­gan­do su re­la­ción, los he­mos pi­lla­do así de amo­ro­sos.

Cuore - - Sumario -

Per­do­nad­nos, chi­cos, pe­ro no te­néis nin­gún ti­po de cre­di­bi­li­dad al afir­mar una y otra vez que es­táis sol­te­ros, que no sois pa­re­ja, bla, bla, bla. Y ya no es so­lo por­que en oc­tu­bre os pi­llá­ra­mos jun­tos por pri­me­ra vez (fui­mos los pri­me­ros en ha­cer­lo): se­ma­na tras se­ma­na vol­véis a de­ja­ros ver ca­da vez más ca­ri­ño­sos. Ai­ta­na ya es­tá su­per­in­te­gra­da en la vi­da de Mi­guel Ber­nar­deau, no so­lo por ha­ber ido a ca­sa de sus pa­dres en un par de oca­sio­nes (que se­pa­mos), sino por­que aho­ra han si­do los amigos de Mi­guel los que han de­ja­do un men­sa­je en Ins­ta­gram que lo de­ja to­do bas­tan­te cla­ri­to.

No­che ma­dri­le­ña

Ha­ce unos días, vol­vía­mos a pilllar a la no-pa­re­ja, es­ta vez jun­to a otros amigos, pa­sean­do por las ca­lles de Ma­drid y en­tran­do a un bar a to­mar al­go. Pe­ro es­ta vez... cuan­do pen­sa­ban que na­die los veía... por fin vi­mos el ges­to más ca­ri­ño­so has­ta el mo­men­to. Aho­ra sí que sí, chi­cos, ya que vo­so­tros no que­réis ha­blar de ello, nos to­ma­mos la li­ber­tad de con­fir­mar que es­táis de lo más ilu­sio­na­dos jun­tos.

Ten­go unos to­bi­llos a prue­ba de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Ai­tA­nA OcA­ñA (19) @Ai­ta­nax La ca­za­do­ra de Mi­guel es de De­cath­lon mi­guel ber­nAr­deAu (22) @mi­gue­l_­ber­nar­deau

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.