La tra­yec­to­ria

Dapper - - PIAGET DAPPER NOW -

co­mer­cial de Pia­get en los úl­ti­mos años den­tro de la re­lo­je­ría mas­cu­li­na se ha re­gi­do por una má­xi­ma muy sen­ci­lla de com­bi­nar la pro­duc­ción de mo­vi­mien­tos ul­tra­pla­nos y de com­pli­ca­ción, y ofre­cer­los al mer­ca­do en ca­jas ela­bo­ra­das en me­ta­les pre­cio­sos co­mo el oro y el pla­tino. So­lo la lí­nea Po­lo Fort­yFi­ve se sa­lía de di­cha nor­ma al apos­tar por una ver­sión más de­por­ti­va rea­li­za­da en ti­ta­nio. Es­ta pre­mi­sa ha da­do a la co­lec­ción Ul­tra­plano un pro­ta­go­nis­mo ca­si to­tal en las pre­sen­ta­cio­nes de tem­po­ra­das re­cien­tes en de­tri­men­to de co­lec­cio­nes co­mo Po­lo, du­ran­te años em­ble­ma de la ofer­ta mas­cu­li­na de la ca­sa. Es­te ol­vi­do pa­re­ce que lle­ga a su fin con la es­pec­ta­cu­lar pre­sen­ta­ción que aca­ba de ha­cer la mar­ca del nuevo Po­lo S.

An­tes de co­men­zar el aná­li­sis de la nue­va co­lec­ción, re­cor­de­mos un po­co qué ha sig­ni­fi­ca­do el Po­lo en la his­to­ria re­cien­te de la mar­ca. Yves Pia­get, pro­pie­ta­rio de la fir­ma du­ran­te la dé­ca­da de los se­ten­ta, era un ena­mo­ra­do de los ca­ba­llos. Es­ta pa­sión lo lle­vó a pa­tro­ci­nar du­ran­te seis años la co­pa del mun­do de Palm Beach, con­si­de­ra­do el tor­neo de po­lo más im­por­tan­te del ca­len­da­rio in­ter­na­cio­nal. Aquel pa­tro­ci­nio desem­bo­có en 1979 en la crea­ción del Po­lo, un re­loj fa­bri­ca­do en oro y de bra­za­le­te in­te­gra­do que pron­to fue adop­ta­do co­mo uno de los em­ble­mas del lu­jo de­por­ti­vo.

El es­pí­ri­tu si­gue sien­do el mis­mo, pe­ro los me­dios son com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Pia­get re­cu­pe­ra el es­pí­ri­tu ori­gi­nal de la co­lec­ción con el Po­lo S me­dian­te un ela­bo­ra­do tra­ba­jo de de­pu­ra­ción del di­se­ño. Vol­ve­mos a las lí­neas más pu­ras, for­mas cur­vas y jue­go de aca­ba­dos de su­per­fi­cies que tan­to ha tra­ba­ja­do Pia­get en los úl­ti­mos años. De la cir­cun­fe­ren­cia he­mos pa­sa­do al con­tras­te en­tre círcu­lo y co­jín que iden­ti­fi­ca los mo­de­los de la co­lec­ción Em­pe­ra­dor, aun­que mu­cho más mar­ca­do en es­ta oca­sión gra­cias a la lim­pie­za de las es­fe­ras. El di­se­ño bá­si­co re­fuer­za el men­sa­je que lan­za el Po­lo S: ser el pri­mer re­loj de Pia­get fa­bri­ca­do en ace­ro en más de una dé­ca­da. So­lo los más ve­te­ra­nos lec­to­res re­cor­da­rán có­mo a co­mien­zos de es­te si­glo Pia­get se aven­tu­ró a lan­zar un re­loj ín­te­gra­men­te cons­trui­do en ace­ro. Su nom­bre era Ups­tream y se ca­rac­te­ri­za­ba por una fuer­te per­so­na­li­dad y crea­ti­vi­dad he­te­ro­do­xa. El Ups­tream des­ta­ca por te­ner el cie­rre des­ple­ga­ble in­te­gra­do en la ca­ja. Es­te sis­te­ma, aun­que lla­ma­ti­vo, en­ca­re­ció so­bre­ma­ne­ra la pro­duc­ción del re­loj, al igual que la ela­bo­ra­ción de su bra­za­le­te, com­pli­ca­dí­si­mo de fa­bri­car a pe­sar de es­tar he­cho en ace­ro. En com­pa­ra­ción con el Ups­tream, el Po­lo S tie­ne un con­cep­to de desa­rro­llo más tra­di­cio­nal, aun­que la vo­lun­tad de ofre­cer una vi­sión al­ter­na­ti­va del lu­jo de­por­ti­vo si­gue sien­do la mis­ma.

El Po­lo S se pre­sen­ta con dos ver­sio­nes di­fe­ren­tes de mo­vi­mien­tos, am­bos nue­vos y de ori­gen ma­nu­fac­tu­ra­do. La bá­si­ca equi­pa el ca­li­bre 1110P, mien­tras el cro­nó­gra­fo lo ha­ce con el 1160P. La ofer­ta de es­fe­ras de la ver­sión bá­si­ca in­clu­ye los co­lo­res pla­tea­do, azul y gris an­tra­ci­ta, mien­tras que el cro­nó­gra­fo se que­da en azul y pla­ta. Por su­pues­to, so­lo es­tá dis­po­ni­ble en ace­ro. Es­ta li­mi­ta­ción se ex­pli­ca por el de­seo de los res­pon­sa­bles de la fir­ma pa­ra ha­cer del pre­cio una de las ba­zas de es­te nuevo pro­duc­to. La ver­sión bá­si­ca del Po­lo S sa­le al mer­ca­do por un pre­cio de 11.000 eu­ros, mien­tras que el cro­nó­gra­fo lo ha­ce en 14.700 eu­ros. Unas ta­ri­fas bas­tan­te com­pe­ti­ti­vas pa­ra lu­char con los gran­des nom­bres del mer­ca­do en el exi­gen­te seg­men­to del lu­jo de­por­ti­vo co­mo son Audemars Piguet (Ro­yal Oak), Pa­tek Phi­lip­pe (Nau­ti­lus) y Va­che­ron Cons­tan­tin (Over­seas). Ne­ce­si­ta­re­mos tiem­po pa­ra sa­ber si la apues­ta de Pia­get fun­cio­na, aun­que el pro­duc­to que he­mos vis­to has­ta aho­ra nos per­mi­te ser muy op­ti­mis­tas so­bre el fu­tu­ro de la co­lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.