MONT­BLANC

En­tre­vis­ta con Je­ro­me Lam­bert, con­se­je­ro de­le­ga­do de Mont­blanc

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO AN­DRÉS MO­RENO

Char­la con Je­ro­me Lam­bert

2017 SE PRE­SEN­TA CO­MO uno de los años más ex­ci­tan­tes en la vi­da de Je­ro­me Lam­bert. La cau­sa es su re­cien­te nom­bra­mien­to co­mo je­fe de ope­ra­cio­nes de Ri­che­mont, car­go que le obli­ga a de­jar su pues­to co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de Mont­blanc. El te­ma es tan in­tere­san­te que ló­gi­ca­men­te que­re­mos pre­gun­tar a Lam­bert so­bre ello. Im­po­si­ble: es­tá ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­do a los miem­bros del con­se­jo de Ri­che­mont dar cual­quier ti­po de in­for­ma­ción acer­ca de la com­pa­ñía, así que Je­ro­me Lam­bert pre­fie­re se­guir con­ver­san­do so­bre có­mo ha evo­lu­cio­na­do el mer­ca­do y, so­bre to­do, de Mont­blanc, a cu­yo car­go se­gui­rá has­ta el 1 de abril, mo­men­to en el que to­ma­rá el re­le­vo Ni­co­la Ba­retz­ki, has­ta aho­ra vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de ven­tas.

¿Qué es­pe­ran­zas tie­ne pa­ra es­te año?

Ten­go bue­nas sen­sa­cio­nes. Creo que hay ra­zo­nes pa­ra ser po­si­ti­vos. Me con­si­de­ro un op­ti­mis­ta rea­lis­ta y tien­do a ver las co­sas de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble sin de­jar­me en­ga­ñar. Así lo sien­to por­que, en­tre otras co­sas, Mont­blanc ha te­ni­do en el 2016 un cre­ci­mien­to por en­ci­ma de la me­dia.

Pe­ro las ci­fras ge­ne­ra­les de las ex­por­ta­cio­nes relojeras no son pa­ra ser tan op­ti­mis­tas.

Hay va­rias ra­zo­nes que ex­pli­can es­tos ma­los re­sul­ta­dos en los úl­ti­mos me­ses. Una muy im­por­tan­te es el cam­bio de dis­tri­bu­ción y los si­tios don­de se com­pran los re­lo­jes. El mer­ca­do chino ha su­fri­do una fuer­te re­lo­ca­li­za­ción y se­rá una ten­den­cia que se­gui­rá en el fu­tu­ro. Lo mis­mo pa­sa con Es­ta­dos Uni­dos.Te­ne­mos que acos­tum­brar­nos a que los tu­ris­tas chi­nos y ame­ri­ca­nos via­jen ca­da vez me­nos y, por tan­to, ha­gan me­nos com­pras en el ex­te­rior. Es cu­rio­so có­mo, en pleno au­ge de la glo­ba­li­za­ción, las fron­te­ras pa­re­cen ca­da vez más al­tas. Ha­ce po­co es­ta­ba ha­blan­do con una se­ño­ra chi­na y le co­men­té mi via­je al sur de Es­pa­ña. Me pre­gun­tó si no ha­bía te­mi­do por mi se­gu­ri­dad. ¡Mie­do en An­da­lu­cía! Ella pue­de es­tar in­for­ma­da, pe­ro ve el ma­pa y ob­ser­va que es­tá cerca de fron­te­ras que con­si­de­ra in­se­gu­ras y de­ci­de no ve­nir.

¿Y có­mo ha si­do el com­por­ta­mien­to del res­to de paí­ses?

Aquí es don­de veo ra­zo­nes pa­ra mi optimismo. Reino Uni­do y mer­ca­dos más nue­vos co­mo Aus­tra­lia han fun­cio­na­do muy bien. Tam­bién Es­pa­ña ha te­ni­do un com­por­ta­mien­to muy bueno. Mont­blanc es un buen in­di­ca­ti­vo de la mar­cha de la economía de un país por­que, ex­cep­tuan­do Sui­za y Hong Kong, en el res­to de mer­ca­dos el 70 % de las ven­tas se rea­li­zan a clien­tes lo­ca­les. En Es­pa­ña tu­vi­mos pro­ble­mas en­tre el 2009 y el 2013 de­bi­do a la si­tua­ción del país, pe­ro en es­tos mo­men­tos es uno de los mer­ca­dos con un cre­ci­mien­to más es­ta­ble de la mar­ca.

Des­pués de tres años y me­dio co­mo res­pon­sa­ble de Mont­blanc, ¿cree que ya ha cum­pli­do los ob­je­ti­vos que se propuso cuan­do asu­mió el car­go?

Es­ta­mos ha­blan­do del pa­sa­do y el nues­tro es un tra­ba­jo que si­gue en mar­cha.Te­nía­mos co­mo gran ob­je­ti­vo apro­ve­char las si­ner­gias que po­de­mos es­ta­ble­cer en­tre nues­tras ma­nu­fac­tu­ras de Vi­lle­ret y Le Lo­cle. Va­mos por el buen ca­mino, pe­ro se tra­ta de se­guir tra­ba­jan­do.

¿Qué nos pue­de con­tar de Ti­meWal­ker, la gran novedad de es­te año? ¿Por qué ese gi­ro ra­di­cal al con­cep­to ori­gi­nal del re­loj?

Des­pués de diez años, un re­loj se con­vier­te en un clá­si­co o en al­go pa­sa­do de mo­da. Era el mo­men­to de adop­tar un nue­vo es­ti­lo y com­ple­tar­lo con un con­te­ni­do contemporáneo y, pa­ra ello, lo he­mos do­ta­do de so­lu­cio­nes de la re­lo­je­ría téc­ni­ca. He­mos lo­gra­do apor­tar tam­bién un ca­riz de­por­ti­vo ba­sa­do pre­ci­sa­men­te en el le­ga­do téc­ni­co que te­ne­mos de nues­tra his­to­ria con Mi­ner­va. Creo que te­ner una vi­sión más cla­ra de lo que sig­ni­fi­ca Ti­meWal­ker ha si­do el me­jor mo­do de sal­var la co­lec­ción.

En la presentación se ha des­ta­ca­do mu­cho esa fa­ce­ta de­por­ti­va del re­loj. ¿Se tra­du­ci­rá en ac­cio­nes de pa­tro­ci­nio al igual que ha­cen otras fir­mas del mer­ca­do?

Lo pri­me­ro que he­mos he­cho es es­ta­ble­cer una co­ne­xión di­rec­ta con el pa­sa­do his­tó­ri­co. Mi­ner­va ha­cía con­ta­do­res pa­ra me­dir ca­rre­ras de­por­ti­vas, au­to­mo­vi­lís­ti­cas so­bre to­do. Así lo he­mos ex­pues­to pa­ra que la pren­sa y afi­cio­na­dos en­tien­dan el men­sa­je de un mo­do cla­ro, y des­pués ven­drá el mo­men­to de po­ner­lo en prác­ti­ca. Por su­pues­to, los pa­tro­ci­nios son una bue­na vía pa­ra mos­trar ese víncu­lo.

El 31 de mar­zo aca­ba su la­bor co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de Mont­blanc. ¿Echa­rá de me­nos es­te pues­to?

Pa­sa­ré de ser ca­pi­tán de bar­co a al­mi­ran­te de una flo­ta: cam­bia­rá el pues­to, pe­ro se­gui­ré na­ve­gan­do. Mont­blanc es­ta­rá en el gru­po de fir­mas de las que se­ré res­pon­sa­ble di­rec­to, así que ten­dré la opor­tu­ni­dad de se­guir tra­ba­jan­do con el equi­po ac­tual, que es el me­jor mo­do de man­te­ner cons­tan­te la po­lí­ti­ca que he­mos es­ta­ble­ci­do pa­ra ella. No, no lo echa­ré de me­nos por­que no me iré del to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.