BOYD HOLLBROOK

‘Nar­cos’ lo ha si­tua­do en el pun­to de mi­ra de Holly­wood. Él res­pon­de eli­gien­do aque­llos pa­pe­les que le apor­ten al­go (‘Lo­gan’) y le de­jen tiem­po pa­ra de­di­car­se a se­guir su ca­mino, que pa­sa tam­bién por la mú­si­ca, la es­cri­tu­ra y la es­cul­tu­ra

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO IRIENE CRES­PO FO­TO­GRA­FÍA NI­CHO­LAS HUNT/GETTY IMAGES

El úl­ti­mo re­bel­de

BOYD HOL­BROOK cree que un buen ac­tor es aquel que sa­be es­cu­char. Él es­cu­cha y es­cu­cha. Es de po­cas pa­la­bras. O de de­cir las pa­la­bras jus­tas. Cree que un buen ac­tor es aquel que ha vi­vi­do, que vi­ve, que tie­ne una vi­da le­jos de las lu­ces y de “esas re­vis­tas en las que no me en­con­tra­réis”, di­ce or­gu­llo­so.

Hol­brook vi­ve en el cam­po, ca­si ais­la­do, don­de na­die le mo­les­ta ni le in­te­rrum­pe pa­ra fe­li­ci­tar­le o pre­gun­tar­le por Nar­cos, el gran éxi­to de su ca­rre­ra co­mo ac­tor que no cum­ple aún diez años. “Es una tran­si­ción in­tere­san­te, es­to de pa­sar a ser re­co­no­ci­do”, di­ce. “Me sien­to ha­la­ga­do cuan­do la gen­te vie­ne a de­cir­me que mi tra­ba­jo le gus­ta. Pe­ro cues­ta adap­tar­se, por­que no soy la per­so­na más so­cial del mun­do. La gen­te quie­re ha­blar y te exi­gen siem­pre es­tar en mo­do on: eres fa­mo­so, ac­túa co­mo un fa­mo­so, di al­go gra­cio­so.Y sí, pro­me­to que el 99 % del tiem­po soy muy gra­cio­so, pe­ro es­tá ese 1 %…”.

El des­tino de Boyd Hol­brook es­ta­ba en la mi­na, la in­dus­tria do­mi­nan­te y en de­cli­ve de su Ken­tucky na­tal. Su pa­dre con­du­jo siem­pre una ex­ca­va­do­ra, su ma­dre era agen­te in­mo­bi­lia­ria. Él em­pe­zó a in­tere­sar­se por el baloncesto por­que no ha­bía am­bien­te ar­tís­ti­co en su en­torno ru­ral y el baloncesto po­día ser una vía de es­ca­pe, una be­ca pa­ra una uni­ver­si­dad le­ja­na. Cuan­do se dio cuen­ta de que no era tan bueno lan­zan­do a ca­nas­ta, se pu­so a tra­ba­jar des­car­gan­do pa­que­tes pa­ra aho­rrar y, sim­ple­men­te, sa­lir de ahí.

Se fue a vi­vir a Eu­ro­pa, a Ber­lín y Pa­rís, vol­vió a los Es­ta­dos Uni­dos y en­tró en con­tac­to con una com­pa­ñía de tea­tro. Des­cu­brió la sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca que sa­lía de él en dis­tin­tas for­mas: es­cri­be poe­sía, es es­cul­tor, to­ca el ban­jo y la gui­ta­rra y ac­túa.

“Pa­ra ser sin­ce­ro me en­can­ta­ría vi­vir de la es­cul­tu­ra y de la mú­si­ca. Y ten­go ami­gos que lo han con­se­gui­do”, di­ce so­bre por qué es­co­gió la in­ter­pre­ta­ción co­mo me­dio de vi­da. “Lo im­por­tan­te es es­tar en las ar­tes en ge­ne­ral, da igual cuál. Es di­fí­cil vi­vir de cual­quie­ra, así que sé que ten­go mu­cha suer­te. Me en­can­ta ac­tuar, pe­ro tam­bién la mú­si­ca, la es­cul­tu­ra… Y es­pe­ro que en un fu­tu­ro ten­ga más tiem­po pa­ra de­di­car­me a ello, pe­ro aho­ra mis­mo me va muy bien con el tra­ba­jo, en­tre Nar­cos, el es­treno de Lo­gan y el pró­xi­mo ro­da­je de El de­pre­da­dor. So­lo me cen­tro en lo que ten­go de­lan­te de mí”.

Y tie­ne mu­cho de­lan­te de él. Su pa­pel co­mo po­li­cía ame­ri­cano en­via­do a aca­bar con Es­co­bar lo ha pues­to en el pun­to de mi­ra de Holly­wood. Hol­brook res­pon­de y va co­gien­do pa­pe­les que lo si­túen “muy le­jos” de su vi­da en los már­ge­nes de la fa­ma. De ahí Lo­gan, de ahí El de­pre­da­dor. Y, mien­tras, en sus via­jes so­li­ta­rios en mo­to pa­ra “lim­piar la men­te” pien­sa en sus pro­pios pro­yec­tos.

Ha crea­do una pro­duc­to­ra y ya ha ter­mi­na­do su pri­me­ra pe­lí­cu­la: “Una his­to­ria ro­da­da en una pri­sión de al­ta se­gu­ri­dad y en la que el 90 % de los ac­to­res son pre­sos reales”, cuen­ta. Tam­bién di­ri­gió un cor­to con un tex­to de Sam She­pard, y tie­ne va­rios guio­nes en mar­cha pa­ra di­ri­gir. No hay que ol­vi­dar que así fue co­mo qui­so ini­ciar­se en el ci­ne: es­cri­bió un guion y se lo man­dó a Gus Van Sant, y es­te, sor­pren­di­do, res­pon­dió ofre­cién­do­le un pe­que­ño pa­pel en Har­vey Milk. Por ahí va su ca­mino, por la in­ter­pre­ta­ción, por la di­rec­ción, por la es­cul­tu­ra… por don­de le dé la ga­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.