Ro­yal Oak

Dapper - - TIME’S ESSENCE -

EN 1971, días an­tes de la Feria de Ba­si­lea, Gerald Gen­ta re­ci­be el en­car­go de Audemars Piguet de ha­cer un re­loj de­por­ti­vo “que no exis­te”. Gen­ta, que so­lo tie­ne un par de días pa­ra en­tre­gar su di­se­ño, se fi­ja en los 8 per­nos que fi­ja­ban la es­ca­fan­dra de un bu­zo. Al fi­nal de aque­lla no­che, en su li­bre­ta de di­se­ños di­bu­ja un re­loj con ca­ja de acero y con bi­sel oc­to­go­nal sostenido por ocho tor­ni­llos he­xa­go­na­les y, por pri­me­ra vez, un bra­za­le­te in­te­gra­do con es­la­bo­nes in­ter­me­dios en caí­da (en­tién­da­se de­cre­cien­tes). Ha­bía na­ci­do el Ro­yal Oak, icono de Audemars Piguet. A par­tir de los años 80 se in­tro­du­je­ron nue­vos ma­te­ria­les, co­lo­res, pul­se­ras y, so­bre to­do, to­do ti­po de com­pli­ca­cio­nes. En 1981, por ejem­plo, la firma lan­zó el Ro­yal Oak Ca­len­da­rio Per­pe­tuo, el mo­de­lo más plano del mun­do, y en 1983, AP am­plia­ba la ofer­ta con un re­loj día y fe­cha con dos in­di­ca­do­res por agu­ja. En el 2012, la firma qui­so ce­rrar el círcu­lo con la re­edi­ción del clá­si­co Jum­bo, que, con unos mí­ni­mos re­to­ques es­té­ti­cos, re­cu­pe­ra­ba el as­pec­to ori­gi­nal del re­loj, eli­mi­nan­do, por ejem­plo, la ta­pi­ce­ría de la es­fe­ra, que vol­vía a te­ner unos cua­dros más pe­que­ños y el lo­go­ti­po de la mar­ca vol­vía a es­tar ubi­ca­do a las 6 ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.