NUE­VOS HO­RI­ZON­TES

El Sa­lón In­ter­na­cio­nal de la Al­ta Re­lo­je­ría de Gi­ne­bra ya nos mues­tra algunas de las ten­den­cias que do­mi­na­rán en los pró­xi­mos años

Dapper - - DAPPER TIME - TEX­TO AN­DRÉS MO­RENO Y JU­LIÁN NIE­TO

Vi­vi­mos tiem­pos in­cier­tos en la Al­ta Re­lo­je­ría. Las ci­fras apor­ta­das por la Fe­de­ra­ción de la In­dus­tria Re­lo­je­ra Sui­za y los gran­des gru­pos se­ña­lan un re­tro­ce­so en las ven­tas en los úl­ti­mos años. Los res­pon­sa­bles acha­can es­tos re­sul­ta­dos al so­bre­ca­len­ta­mien­to del mer­ca­do y la ne­ce­si­dad que han te­ni­do algunas ca­sas de re­cu­pe­rar pie­zas en paí­ses con un ex­ce­so de stock. Pe­ro, ¿hay al­go más allá de es­ta su­po­si­ción? ¿Exis­te un ries­go real de que la gen­te pier­da el in­te­rés por la re­lo­je­ría me­cá­ni­ca? Por lo que sa­be­mos has­ta aho­ra, no pa­re­ce que la prin­ci­pal ame­na­za sean los de­no­mi­na­dos re­lo­jes in­te­li­gen­tes o co­nec­ta­dos. Cla­ro que es­tos han irrum­pi­do con fuer­za en el mer­ca­do, pe­ro los nú­me­ros ob­te­ni­dos has­ta aho­ra no pa­re­cen in­di­car que sean la ame­na­za que se pre­su­po­nía ha­ce dos tem­po­ra­das. Es muy pro­ba­ble que la in­cer­ti­dum­bre que vi­ve es­ta in­dus­tria es­té más re­la­cio­na­da con los vai­ve­nes po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos mun­dia­les, y que la afi­ción se­gui­rá vi­va mien­tras las ca­sas con­ti­núen lan­zan­do pro­duc­tos que atrai­gan al pú­bli­co, des­de el co­lec­cio­nis­ta más con­ser­va­dor has­ta las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que aca­ban de des­cu­brir el pla­cer de la re­lo­je­ría me­cá­ni­ca. Y las fir­mas es­tán tra­ba­jan­do du­ro pa­ra res­pon­der a es­ta de­man­da. Aca­ba­mos de ver­lo, el pa­sa­do mes de enero, en la 27.ª edi­ción del Sa­lón In­ter­na­cio­nal de la Al­ta Re­lo­je­ría de Gi­ne­bra, el even­to que da el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da al año re­lo­je­ro. Las ca­sas han reac­cio­na­do al mo­men­to de in­de­ci­sión con una apues­ta rea­lis­ta en­fo­ca­da a los gus­tos del com­pra­dor mo­derno. La ten­den­cia vin­ta­ge si­gue vi­gen­te, aun­que pa­re­ce que he­mos su­pe­ra­do el cla­si­cis­mo de los años se­sen­ta y nos atre­ve­mos a ex­pe­ri­men­tar es­té­ti­cas de dé­ca­das más re­cien­tes. Pe­ro los gran­des pro­ta­go­nis­tas del SIHH 2017 han si­do los ma­te­ria­les. Des­pués de una épo­ca en la que el me­ca­nis­mo era el rey, ca­da vez son más las fir­mas que apues­tan por sor­pren­der en los ma­te­ria­les de fa­bri­ca­ción. Es­ta co­rrien­te ha si­do po­si­ble gra­cias a la in­cues­tio­na­ble me­jo­ra que se ha rea­li­za­do en los úl­ti­mos años en otros cam­pos co­mo la ae­ro­náu­ti­ca y el au­to­mo­vi­lis­mo de com­pe­ti­ción; dos áreas, por cier­to, muy vin­cu­la­das a la Al­ta Re­lo­je­ría de­por­ti­va. El car­bono de­ja de ser un ele­men­to de­co­ra­ti­vo pa­ra con­ver­tir­se en un com­po­nen­te fun­cio­nal de pri­mer or­den in­clu­so en los pro­pios mo­vi­mien­tos. Tam­bién las fir­mas ha­cen un es­fuer­zo pa­ra ima­gi­nar usos al­ter­na­ti­vos a los ma­te­ria­les ya co­no­ci­dos, co­mo ha he­cho Ro­ger Du­buis con los neu­má­ti­cos de la Fór­mu­la 1. Mu­chas pro­pues­tas, pe­ro siem­pre par­tien­do de la iden­ti­dad pro­pia de ca­da firma: ya na­die co­me­te la fri­vo­li­dad de in­ten­tar adop­tar una ima­gen di­fe­ren­te an­te el ries­go de per­der a sus clá­si­cos clien­tes y no con­se­guir co­nec­tar con los nue­vos. Di­cho de otro mo­do, la au­ten­ti­ci­dad es el tér­mino sa­gra­do al que se afe­rran to­dos, por­que na­da es­pan­ta más al afi­cio­na­do que sen­tir que un re­loj no es ver­da­de­ro. Por suer­te pa­ra no­so­tros, to­dos los que he­mos traí­do a es­tas páginas lo son, y mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.