UN RE­LOJ QUE TO­CA EL CIE­LO

Dapper - - DAPPER TIME -

Vacheron Cons­tan­tin lo vuel­ve a ha­cer y nos pre­sen­ta un re­loj en pie­za úni­ca que tie­ne, ni más ni me­nos, 23 com­pli­ca­cio­nes que se pue­den dis­fru­tar en la es­fe­ra prin­ci­pal y en la par­te pos­te­rior del re­loj. La as­tro­no­mía, de la que es­te re­loj es un ver­da­de­ro com­pen­dio, se da la mano con la más al­ta re­lo­je­ría en un mo­de­lo que ofre­ce tres in­ter­pre­ta­cio­nes de es­te con­cep­to: ho­ra ci­vil, ho­ra si­de­ral y ho­ra so­lar, gra­cias a sus in­de­pen­dien­tes tre­nes de en­gra­na­je. Quin­ce com­pli­ca­cio­nes se mues­tran en la es­fe­ra prin­ci­pal de co­lor gris pi­za­rra. Las ya men­cio­na­das an­te­rior­men­te, ho­ra ci­vil y ho­ra so­lar, un ca­len­da­rio per­pe­tuo con fa­se lu­nar, un ma­reos­co­pio, que in­di­ca el ni­vel de las ma­reas y una re­pre­sen­ta­ción tri­di­men­sio­nal de la ali­nea­ción de la tie­rra, la lu­na y el sol. Ade­más, po­de­mos ob­ser­var la ho­ra de la sa­li­da y la pues­ta del sol, la du­ra­ción del día y de la no­che, los sig­nos del zo­dia­co, los equi­noc­cios, los sols­ti­cios y las cua­tro es­ta­cio­nes. En la se­gun­da es­fe­ra, si­tua­da en la par­te de atrás del re­loj, po­de­mos ad­mi­rar la cons­te­la­ción tal co­mo se ve des­de el he­mis­fe­rio nor­te, los me­ses del año y un in­di­ca­dor de re­ser­va de mar­cha. Dos elip­ses, una ro­ja y otra blan­ca, se co­rres­pon­den a las pro­yec­cio­nes de la eclíp­ti­ca y del ecuador ce­les­te. La ho­ra si­de­ral y los cua­tro pun­tos car­di­na­les dan pa­so a un ma­ra­vi­llo­so tour­bi­llon si­tua­do a las 6 ho­ras. Es­te Ce­les­tia As­tro­no­mi­cal de Vacheron Cons­ta­tin la­te al rit­mo del nue­vo ca­li­bre 3600, que ha tar­da­do cin­co años en desa­rro­llar­se. Es­te mo­vi­mien­to, de cuer­da ma­nual, asom­bra por sus tres se­ma­nas de re­ser­va de mar­cha gra­cias a sus seis ba­rri­le­tes, dis­pues­tos de tres en tres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.