Mi­les Da­vis

Breitling. Na­vi­ti­mer

Dapper - - TIME’S ESSENCE -

Es­te ta­len­to del jazz no tu­vo una vi­da ejem­plar. Hom­bre po­lé­mi­co, nun­ca vino del gue­to (su pa­dre era un afa­ma­do den­tis­ta de San Luis). Ego­cén­tri­co has­ta lí­mi­tes insospechados, era adic­to a la co­caí­na y tu­vo pro­ble­mas con la jus­ti­cia, ya que fue acu­sa­do de pro­xe­ne­tis­mo en va­rias oca­sio­nes (él nun­ca lo des­min­tió). Ac­ti­vis­ta an­ti­blan­co y con­su­mi­dor de los me­jo­res tra­jes os­cu­ros ita­lia­nos y de las cor­ba­tas de Brooks Brot­hers, el aho­ra pre­mio no­bel Bob Dy­lan di­jo de él que “re­pre­sen­ta­ba lo co­ol”. A pe­sar de esa do­ble vi­da, errá­ti­ca en lo personal pe­ro glo­rio­sa en lo pro­fe­sio­nal, cuan­do se subía a un es­ce­na­rio, Da­vis siem­pre le fue fiel a su Na­vi­ti­mer de Breitling, el re­loj que lu­ció en su mu­ñe­ca des­de los años 60 has­ta el día de su muer­te, en 1991. Cam­bió de co­che, cam­bió de ca­sa, pe­ro nun­ca, nun­ca, cam­bió de re­loj.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.