Er­nest Za­cha­re­vic

Er­nest Za­cha­re­vic es uno de los ico­nos de la re­vo­lu­ción si­len­cio­sa del ‘street art’ y se ha con­ver­ti­do en una es­tre­lla gra­cias a sus mu­ra­les con un fuer­te com­po­nen­te so­cial

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Da­vid Moreu IMÁ­GE­NES ce­di­das por Er­nest Za­cha­re­vic

Cuan­do la fic­ción su­pera la reali­dad de la mano de uno de los ico­nos de la re­vo­lu­ción si­len­cio­sa del ar­te ca­lle­je­ro

La me­jor ma­ne­ra pa­ra des­cu­brir una his­to­ria es re­mon­tán­do­se a sus ini­cios. Er­nest Za­cha­re­vic na­ció en Vil­na (Li­tua­nia) en 1986 y, des­de bien jo­ven, de­mos­tró una ha­bi­li­dad in­na­ta con los ro­tu­la­do­res. Por es­te mo­ti­vo, sus pa­dres no du­da­ron en ma­tri­cu­lar­lo en la es­cue­la de ar­te na­cio­nal con la vo­lun­tad de que desa­rro­lla­ra to­do su po­ten­cial crea­ti­vo. En aquel am­bien­te aca­dé­mi­co tan es­tric­to apren­dió los se­cre­tos del ar­te clá­si­co y las téc­ni­cas bá­si­cas de pin­tu­ra, aunque tam­bién le en­tra­ron ga­nas de vi­vir otras ex­pe­rien­cias y en se­gui­da qui­so am­pliar sus ho­ri­zon­tes. En­ton­ces se tras­la­dó a In­gla­te­rra pa­ra es­tu­diar be­llas ar­tes y se de­jó arras­trar por el fre­ne­sí de la es­ce­na cul­tu­ral del East Lon­don. “Lo que me gus­ta­ba era una mez­cla de los artistas clá­si­cos y de las téc­ni­cas aca­dé­mi­cas, so­bre to­do por la na­tu­ra­le­za de mi edu­ca­ción”, co­men­ta el mu­ra­lis­ta. “La pa­sión por el gra­fi­ti sur­gió más ade­lan­te, gra­cias al am­bien­te so­cial que em­pe­cé a fre­cuen­tar. Si te soy sin­ce­ro, la com­bi­na­ción de es­tas dos men­ta­li­da­des opues­tas es lo que me ins­pi­ró a sa­lir a pin­tar por las ca­lles”.

Cin­co años des­pués de li­cen­ciar­se y con una pa­sión re­no­va­da por el ar­te ur­bano, el pro­ta­go­nis­ta de­ci­dió co­ger la mo­chi­la y re­co­rrer el Su­des­te Asiá­ti­co pa­ra vi­si­tar a un ami­go que vi­vía en la is­la de Pe­nang (Ma­la­sia). Como es ló­gi­co, no po­día ima­gi­nar que ese lu­gar re­mo­to le cam­bia­ría la vi­da pa­ra siem­pre y que ya no re­gre­sa­ría a Eu­ro­pa. El con­tras­te en­tre las playas y las mon­ta­ñas, el bu­lli­cio de unas ca­lles con mu­cha his­to­ria y la asom­bro­sa gas­tro­no­mía tí­pi­ca le abrie­ron los ojos a una reali­dad que des­co­no­cía por com­ple­to. So­lo aque­llos via­je­ros que lle­gan has­ta esas la­ti­tu­des sin ha­ber­se crea­do expectativas se dan cuen­ta de que es una pro­vin­cia muy tran­qui­la y que aún man­tie­ne el sen­ti­mien­to de co­mu­ni­dad, dos re­qui­si­tos

im­pres­cin­di­bles pa­ra un ar­tis­ta. “El mun­do del gra­fi­ti en el Su­des­te Asiá­ti­co se li­mi­ta a un pe­que­ño gru­po de re­bel­des que no go­zan de de­ma­sia­da li­ber­tad de ex­pre­sión”, ex­pli­ca Za­cha­re­vic. “En­con­tré que era un am­bien­te no­ve­do­so, ajeno a los pre­jui­cios ha­bi­tua­les del ar­te ca­lle­je­ro y, ade­más, la reac­ción de los pea­to­nes ha­cia los mu­ra­les era mu­cho más es­pon­tá­nea que en Oc­ci­den­te”.

El cam­bio de es­ce­na­rio y las llu­vias del mon­zón su­pu­sie­ron un gi­ro ra­di­cal en su con­cep­ción del ar­te. Des­de en­ton­ces, sus obras se adap­tan es­pe­cí­fi­ca­men­te al si­tio don­de irán y los te­mas de­ben re­fle­jar al­gún as­pec­to con­cre­to de aquel es­pa­cio, por­que la gen­te los ve­rá ca­da día cuan­do pa­se por de­lan­te. Lo que más desea­ba Za­cha­re­vic era que los mu­ra­les se fu­sio­na­ran con el en­torno, que in­te­gra­ran to­da cla­se de ob­je­tos co­ti­dia­nos y que se con­vir­tie­ran en una par­te or­gá­ni­ca del pai­sa­je. Pe­ro pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo, era ne­ce­sa­rio que re­sul­ta­ran ac­ce­si­bles y lla­ma­ti­vos. “A veces me ins­pi­ro en la ar­qui­tec­tu­ra o en la at­mós­fe­ra que des­pren­de el lu­gar y pa­so mu­chas ho­ras allí sen­ta­do, pen­san­do en qué ti­po de in­ter­ven­ción fun­cio­na­ría me­jor”, afir­ma con una son­ri­sa. “Nor­mal­men­te trabajo a par­tir de re­tra­tos, por es­te mo­ti­vo siem­pre voy por la ca­lle con mi cá­ma­ra a cues­tas, ha­cien­do fotos de to­do lo que veo. Des­pués in­ten­to tras­la­dar esas ex­pe­rien­cias a mis obras”.

En un gi­ro ca­pri­cho­so del des­tino, Er­nest Za­cha­re­vic se con­vir­tió en una ce­le­bri­dad gra­cias a las ins­tan­tá­neas de sus tra­ba­jos que la gen­te em­pe­zó a com­par­tir en las re­des so­cia­les. Unas imá­ge­nes don­de ni­ños, adul­tos e in­clu­so gen­te ma­yor in­ter­ac­túan de ma­ne­ra inocen­te con sus mu­ra­les y apor­tan un sig­ni­fi­ca­do nue­vo que tras­cien­de fron­te­ras. Gra­cias a esta fama in­ter­na­cio­nal, el ar­tis­ta ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ex­po­ner en al­gu­nas de las ga­le­rías más pres­ti­gio­sas y tam­bién se ha in­vo­lu­cra­do en pro­yec­tos pa­ra con­cien­ciar so­bre la ne­ce­si­dad de un cam­bio en la so­cie­dad. Uno de los más am­bi­cio­sos es Splash & Burn, que lo ha lle­va­do has­ta la sel­va de Su­ma­tra pa­ra crear una se­ñal de S.O.S. gi­gan­te en me­dio de la ve­ge­ta­ción y así pro­tes­tar con­tra la de­fo­res­ta­ción. “Me gus­ta tra­ba­jar y apren­der al mis­mo tiempo, por­que sien­to la ne­ce­si­dad de evo­lu­cio­nar a tra­vés de mi ar­te”, co­men­ta con voz se­ria. “Vi­vo como un ar­tis­ta a jor­na­da com­ple­ta, así que el ar­te es mi estilo de vi­da y de­fi­ne mi ma­ne­ra de re­la­cio­nar­me con el mun­do que me ro­dea”.

Er­nest Za­cha­re­vic es un jo­ven tro­ta­mun­dos que ha re­vo­lu­cio­na­do el ar­te ur­bano me­dian­te unos mu­ra­les que rom­pen los lí­mi­tes de la ter­ce­ra di­men­sión y re­cu­rren a to­da cla­se de ob­je­tos co­ti­dia­nos, como bi­ci­cle­tas, co­ches e in­clu­so si­llas. Un re­cur­so...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.