La ma­gia del agua

Hay una ten­den­cia que ca­da vez co­bra más fuer­za en­tre los hués­pe­des ‘dis­fru­to­nes’ a la ho­ra de ca­ta­lo­gar un ho­tel: lo es­pec­ta­cu­la­res que sean sus ba­ñe­ras

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Lo­re­na G. Díaz

Una se­lec­ción pa­ra to­dos aque­llos que va­lo­ran los ho­te­les en fun­ción de sus ba­ñe­ras

1. Box Art Ho­tel.

Ar­te y di­se­ño en uno de los pue­blos más bur­gue­ses de la sie­rra de Ma­drid. To­do es­to, y más, es lo que se pue­de encontrar en es­te de­li­cio­so alo­ja­mien­to de tan so­lo sie­te ha­bi­ta­cio­nes don­de ol­vi­dar­se –li­te­ral­men­te– del mun­do. ¿Có­mo? Nos so­bran las op­cio­nes. En­tre ellas, las es­pec­ta­cu­la­res ba­ñe­ras de sus ha­bi­ta­cio­nes, so­bre to­do la de la ‘sui­te To­rre’, don­de di­vi­sar la Sie­rra de Gua­da­rra­ma ro­dea­do de obras de ar­te con­tem­po­rá­neo.

2. Ai­re de Bar­de­nas.

Na­tu­ra­le­za, re­la­ja­ción y ar­qui­tec­tu­ra se fu­sio­nan en pleno Par­que Na­tu­ral de las Bar­de­nas Reales. Pe­ro es­te ho­tel no so­lo des­ta­ca por su em­pla­za­mien­to ca­si lu­nar, tam­bién por su ex­clu­si­va at­mós­fe­ra y, có­mo no, sus ba­ñe­ras. La si­nuo­sa for­ma re­don­dea­da aco­ge al hués­ped pro­por­cio­nán­do­le paz y so­sie­go en una des­co­ne­xión (real) de la vi­da ur­ba­na.

3. La Ca­sa de los To­mi­lla­res.

De­ci­mos siem­pre sí a un ho­tel ins­pi­ra­do en aque­llas per­so­nas a quie­nes “no les gus­tan los ho­te­les”, aunque, re­co­noz­cá­mos­lo, a no­so­tros nos en­can­ten. Es­te co­que­to ho­tel de ai­res pro­ven­za­les pro­me­te, y cum­ple, una es­tan­cia cá­li­da y re­la­ja­da en­mar­ca­da en la bu­có­li­ca Sie­rra de Gredos sin mo­ver­se de una bañera.

4. La Al­men­dra y el Gi­tano.

Nos des­po­ja­mos de nues­tras ves­ti­men­tas pa­ra su­mer­gir­nos en el Par­que Na­tu­ral Ca­bo de Ga­ta-Níjar. Pe­ro no va­mos a ha­cer­lo en la pla­ya, a tan so­lo unos ki­ló­me­tros del ho­tel, sino en una de las ba­ñe­ras de es­te cor­ti­jo de es­pí­ri­tu bohe­mio re­ple­to de ma­gia.

5. Bue­na­vis­ta Lan­za­ro­te.

No hay na­da más ale­ja­do del tu­ris­mo de ma­sas que es­te ho­tel, em­pe­ña­do en pre­ser­var la au­ten­ti­ci­dad de Lan­za­ro­te. De ai­res rús­ti­cos y esen­cia mi­ni­ma­lis­ta, el ho­tel do­ta a sus ha­bi­ta­cio­nes, ade­más de con enor­mes ven­ta­na­les que co­mu­ni­can al hués­ped con el ex­te­rior, con unas ba­ñe­ras de en­sue­ño des­de don­de ver la vi­da pa­sar.

6. Room Ma­te Os­car.

Es, pro­ba­ble­men­te, la bañera más ca­na­lla de to­do Ma­drid, y tam­bién la que cuen­ta con mejores vis­tas. Per­te­ne­ce a la sui­te del ho­tel Room Ma­te Os­car y es­tá com­ple­ta­men­te in­te­gra­da en una ha­bi­ta­ción don­de las paredes es­tán so­bre­va­lo­ra­das… y por eso no las hay. Así es como se con­si­guen sus 180 gra­dos de vis­tas.

7. La Ve­lla Far­ga.

En un lu­gar don­de el si­len­cio es el so­ni­do por na­tu­ra­le­za, se en­cuen­tra esta ma­sía re­con­ver­ti­da en un ho­tel de lu­jo. Sá­ba­nas de al­go­dón egip­cio, obras de ar­te y co­ci­na lo­cal for­man es­te ho­tel don­de es­ca­par­se pa­ra dis­fru­tar de una es­tan­cia úni­ca su­mer­gi­dos en cual­quie­ra de sus sun­tuo­sas ba­ñe­ras.

8. Ha­cien­da Na Xa­me­na.

Na­die pue­de re­sis­tir­se al pla­cer de dar­se un ba­ño en una bañera con el Me­di­te­rrá­neo a sus pies. Y eso se con­si­gue aquí, en uno de los re­fu­gios ho­te­le­ros más lu­jo­sos de Ibi­za, don­de dis­fru­tar de los atar­de­ce­res más es­pec­ta­cu­la­res de la is­la, en pleno par­que na­tu­ral y a pri­me­ra lí­nea de cos­ta.

9. Ho­tel Atrio.

Un res­tau­ran­te, un ho­tel y unas cuan­tas y desea­das ba­ñe­ras. Así es como Atrio es­pe­ra al via­je­ro en un be­llo rin­cón de la la­be­rín­ti­ca ciu­dad de Cá­ce­res. 14 ha­bi­ta­cio­nes, una con un War­hol ori­gi­nal y otras con im­por­tan­tes obras de ar­te mo­derno, y có­mo­das ba­ñe­ras que pro­yec­tan la paz que se pre­ten­de con­se­guir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.