DA­VID HURN

EL HOM­BRE QUE ES­TA­BA EN TO­DAS PAR­TES Un li­bro re­pa­sa la ca­rre­ra del le­gen­da­rio Da­vid Hurn, el fo­tó­gra­fo re­co­no­ci­do uná­ni­ma­men­te como la fi­gu­ra cla­ve pa­ra en­ten­der (vi­sual­men­te) los años ’60

Dapper - - FOTOGRAFÍA - TEX­TO To­ni García

Da­vid Hurn na­ció en Red­hill en 1934. Si se ha­cen bien las cuen­tas se ad­ver­ti­rá que el fo­tó­gra­fo su­pera con mu­cho la ochen­te­na. Sin em­bar­go, es­te bri­tá­ni­co de andares enér­gi­cos, acen­to que le de­la­ta­ría en cual­quier par­te y que no va a nin­gu­na par­te sin su cá­ma­ra si­gue ejer­cien­do la pro­fe­sión que le dio fama y for­tu­na. “Un fo­tó­gra­fo no se re­ti­ra nun­ca. Es lo que su­ce­de cuan­do te has pa­sa­do la vi­da vien­do el mun­do a tra­vés de un ob­je­ti­vo: eres in­ca­paz de ver­la de nin­gu­na otra ma­ne­ra”, cuen­ta Hurn. El de Red­hill al­can­zó la ci­ma en los años 60, cuan­do sus fotos ga­na­ron la no­to­rie­dad con la que al­gu­nos so­lo se atre­ven a so­ñar. Hurn fue –por ejem­plo– el fo­tó­gra­fo ofi­cial de Qué

no­che la de aquel día, la pe­lí­cu­la de The Beatles di­ri­gi­da por Ri­chard Les­ter. “Eran ti­pos ra­ros. En los des­can­sos no ha­bla­ban en­tre ellos. John Len­non me pa­re­ció an­ti­pá­ti­co y Paul McCart­ney vi­vía en su pro­pio mun­do. Ringo y Ha­rri­son, en cam­bio, eran bue­nos ti­pos. El pro­ble­ma del ro­da­je es que no ha­bía ma­ne­ra de ha­cer­les una foto jun­tos si no es que es­ta­ban detrás de las cá­ma­ras. Eso sí, me pa­ga­ron muy bien por aquel trabajo, que es de lo que más me acuer­do [ri­sas]”. To­do ello pue­de ver­se en el im­pre­sio­nan­te li­bro de 250 pá­gi­nas lan­za­do por la edi­to­rial bri­tá­ni­ca Reel Art Press y que re­pa­sa la ca­rre­ra de Hurn de for­ma har­to ex­haus­ti­va.

Pe­ro, en reali­dad, Hurn aca­bó sien­do fo­tó­gra­fo ca­si por ca­sua­li­dad. Y, como pa­sa ca­si siem­pre con las mejores his­to­rias, siem­pre hay un de­to­na­dor, una brú­ju­la, un fa­ro en un acan­ti­la­do que re­cuer­da el ca­mino. El del bri­tá­ni­co fue una foto del le­gen­da­rio Car­tier-Bres­son, cuan­do an­da­ba per­di­do, tra­tan­do de ave­ri­guar qué ha­cer con su vi­da: “Mi­ra, yo que­ría ser como mi pa­dre. Era mi­li­tar de ca­rre­ra, nun­ca per­día los es­tri­bos, nun­ca le vi gri­tar ni po­ner­se ner­vio­so. Así que claro, yo que­ría ser mi pa­dre. La­men­ta­ble­men­te, era mal es­tu­dian­te (soy dis­lé­xi­co, y su­pon­go que eso tam­bién cuen­ta) y no du­ré mu­cho en el ejér­ci­to. Y esa des­orien­ta­ción du­ró has­ta que des­cu­brí la obra de Car­tier-Bres­son. Fue la pri­me­ra vez en mi vi­da que tu­ve una epi­fa­nía: me di­je a mí mis­mo, ‘Da­vid, tío, tie­nes que de­di­car­te a es­to y ha­cer co­sas tan in­creí­bles como las que ha­ce es­te ti­po’. Y así fue”, di­ce.

Eso y su ha­bi­li­dad pa­ra co­lar­se en las fies­tas de la al­ta so­cie­dad, gra­cias a un por­te dis­tin­gui­do, ca­pa­ci­dad pa­ra co­nec­tar con los cu­rran­tes (que aca­ba­ban fa- ci­li­tán­do­le to­do ti­po de puer­tas tra­se­ras, en­tra­das se­cre­tas y chi­va­ta­zos de al­tu­ra) y una la­bia su­pe­rior.

Así fue como con­si­guió es­tar pre­sen­te en to­das las ce­le­bra­cio­nes en las que se co­dea­ba la jet-set lon­di­nen­se, ya fue­ran reale­za, artistas o bur­gue­ses. “Su­pon­go que la más célebre fue aque­lla en la que con­se­guí fo­to­gra­fiar jun­tos a Ri­chard Bur­ton y a Liz Tay­lor. Aque­llo hi­zo que to­dos los pe­rió­di­cos de Lon­dres qui­sie­ran con­tra­tar­me”. Pe­ro, ade­más, Hurn era un fo­tó­gra­fo ex­cep­cio­nal (en eso coin­ci­den has­ta los que in­te­gra­ban su ro­bus­ta com­pe­ten­cia) y sus cu­rros noc­tur­nos en la ca­pi­tal del Tá­me­sis pron­to se vie­ron com­ple­men­ta­dos por en­car­gos que vi­ra­ban el ti­món del fo­tó­gra­fo de las bo­das

y bau­ti­zos de al­to co­pe­te, a tra­ba­jos de re­nom­bre que lle­va­ban a su es­tu­dio a fa­mo­sos y fa­mo­sas de to­do ti­po y pe­la­je. El pri­me­ro de ellos fue, pro­ba­ble­men­te, un ele­men­to ca­pi­tal en la ca­rre­ra del es­co­cés: Sean Con­nery.

“Me lla­ma­ron unos ti­pos pa­ra que le hi­cie­ra unas fotos al ac­tor que iba a interpretar al agen­te 007 en la gran pan­ta­lla. Tie­nes que te­ner en cuen­ta que en aque­llos años aún no ha­bía nin­gu­na pe­lí­cu­la y na­die es­pe­ra­ba que aque­llo fue­ra un éxi­to tan atro­na­dor. Así que apa­re­cie­ron con Sean Con­nery, del que ha­bía oí­do ha­blar. El tío era muy ma­jo, pe­ro ha­bía un pro­ble­ma: se ha­bían de­ja­do el ar­ma de fue­go con la que de­bía po­sar en los es­tu­dios don­de es­ta­ban ro­dan­do la pe­lí­cu­la. No ha­bía tiempo de vol­ver allí, así que les pro­pu­se que po­sa­ra con mi pis­to­la de ti­ro olím­pi­co. Y así fue: esa es el ar­ma que agarra 007 en el pri­mer pós­ter ofi­cial [ri­sas]”. Lue­go lle­ga­rían Ja­ne Fon­da (en Bar­ba­re­lla), Ur­su­la An­dress, Pe­ter O’Too­le, su sal­to a Es­ta­dos Uni­dos sin que­rer ins­ta­lar­se allí y sus gran­des re­por­ta­jes so­bre las mar­chas por los de­re­chos ci­vi­les, los pri­me­ros fes­ti­va­les de mú­si­ca o las pro­tes­tas an­ti-Viet­nam. “¿Qué me in­tere­sa más? Hi­jo, a mí me in­tere­sa to­do. Cuan­do de­je de ser así me re­ti­ra­ré”.

La le­gen­da­ria Ju­lie Ch­ris­tie, pro­ta­go­nis­ta de –en­tre mu­chas otras pe­lí­cu­las– 'Dr. Zhi­va­go', fo­to­gra­fia­da por Hurn en el me­tro de Lon­dres

Los des­nu­dos y las playas fran­ce­sas, dos de los te­rre­nos más vi­si­ta­dos por el bri­tá­ni­co En la otra pá­gi­na: Ja­ne Fon­da po­san­do como Bar­ba­re­lla, tí­tu­lo de cul­to de la cien­cia fic­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.