EX­PLO­RA­DO­RES DEL PRE­SEN­TE

Montblanc uni­fi­ca su Co­lec­ción 1858 ba­jo el con­cep­to de es­pí­ri­tu de la ex­plo­ra­ción de mon­ta­ña. Una am­bi­cio­sa pro­pues­ta que reinterpreta en cla­ve mo­der­na los có­di­gos his­tó­ri­cos de Mi­ner­va

Dapper - - MONTBLANC - TEX­TO An­drés Mo­reno

LAS MON­TA­ÑAS tie­nen al­go má­gi­co. “To­do el mun­do sue­ña al­gu­na vez con es­tar en una ca­ba­ña so­li­ta­ria, ro­dea­da de nie­ve y con un buen fue­go en su in­te­rior”, co­men­ta Da­vi­de Ce­rra­to du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la re­no­va­da Co­lec­ción 1858. “Hay mi­les de cuen­tas de Ins­ta­gram que re­fle­jan ese in­te­rés y no­so­tros que­re­mos acer­car­nos a esta nue­va ge­ne­ra­ción de con­su­mi­do­res a tra­vés de es­te men­sa­je”. Ce­rra­to es res­pon­sa­ble de la lí­nea re­lo­je­ra de Montblanc y uno de los di­rec­ti­vos más apre­cia­dos del sector, gra­cias a su exi­to­so trabajo pre­vio en Tu­dor. Tiene las ideas muy cla­ras pa­ra Montblanc, y una de ellas es in­tro­du­cir es­te com­po­nen­te de aven­tu­ra en la co­lec­ción a tra­vés del víncu­lo con la mon­ta­ña como nue­vo pa­ra­dig­ma del re­loj de­por­ti­vo. “No­so­tros lo po­de­mos ha­cer por­que te­ne­mos la le­gi­ti­mi­dad ne­ce­sa­ria. ¡Nos lla­ma­mos Montblanc, la mon­ta­ña más fa­mo­sa de Eu­ro­pa!”. Pe­ro hay al­go más. La Co­lec­ción 1858 tiene como ba­se to­do el le­ga­do de Mi­ner­va, hoy ple­na­men­te in­te­gra­da en el catálogo de Montblanc, en cu­yos anaque­les apa­re­cen mul­ti­tud de cronógrafos e ins­tru­men­tos de na­ve­ga­ción crea­dos a par­tir de la dé­ca­da de los años vein­te del si­glo pa­sa­do. No es un le­ga­do des­co­no­ci­do pa­ra el afi­cio­na­do, que re­co­no­ce­rá en aque­llas pie­zas, y en las de otras fir­mas his­tó­ri­cas, al­gu­nos de los más fa­mo­sos re­lo­jes mi­li­ta­res. Sin em­bar­go, Montblanc ha to­ma­do la au­daz de­ci­sión de ob­viar ese ca­rác­ter be­li­cis­ta del pa­sa­do pa­ra in­ter­pre­tar­lo des­de una pers­pec­ti­va más hu­ma­na y mo­der­na que to­ma for­ma en el con­cep­to de es­pí­ri­tu de ex­plo­ra­ción de mon­ta­ña. Es una apues­ta ori­gi­nal, aunque muy re­fle­xio­na­da. “La mon­ta­ña es un es­pa­cio mí­ti­co pa­ra los con­su­mi­do­res mo­der­nos”, re­ca­pa­ci­ta Ce­rra­to. “Sig­ni­fi­ca au­ten­ti­ci­dad, li­ber­tad, amor a la na­tu­ra­le­za, eco­lo­gía. Son va­lo­res po­si­ti­vos con los que quie­re co­nec­tar Montblanc a tra­vés de esta co­lec­ción”.

To­da esta es­tra­te­gia se tra­du­ce en una co­lec­ción muy com­pac­ta con un mar­ca­do ai­re de fa­mi­lia en to­das las re­fe­ren­cias. El men­sa­je es po­ten­te, re­co­rrien­do va­rios ni­ve­les de pre­cio y com­pli­ca­ción, has­ta al­can­zar la le­gi­ti­mi­dad má­xi­ma que le apor­tan los ca­li­bres his­tó­ri­cos de Mi­ner­va. Pe­ro es en los mo­de­los más po­pu­la­res don­de la Co­lec­ción

1858 cuen­ta con to­das las pa­pe­le­tas pa­ra cap­tar la aten­ción de esas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes a las que se re­fie­re Da­vi­de Ce­rra­to. Aquí ha acer­ta­do de lleno Montblanc al do­tar­los de los mis­mos atri­bu­tos es­té­ti­cos que sus mo­de­los de ma­yor pre­cio. En la lí­nea

más bá­si­ca en­con­tra­mos el 1858 Automatic, un re­loj re­du­ci­do a la esen­cia más pu­ra con la in­di­ca­ción de ho­ras y mi­nu­tos al igual que los an­ti­guos mo­de­los de Mi­ner­va. Como buen re­loj de­por­ti­vo, la es­fe­ra ne­gra ma­te ofre­ce una lec­tu­ra rá­pi­da y sin error de la ho­ra sin acu­dir a más ele­men­tos adi­cio­na­les. Tam­bién re­mi­ten a los his­tó­ri­cos Mi­ner­va tan­to las agu­jas de ti­po ca­te­dral como los nú­me­ros ará­bi­gos, mien­tras el víncu­lo con las ten­den­cias ac­tua­les apa­re­ce en el bi­sel y co­ro­na de bron­ce, al igual que en una be­llí­si­ma co­rrea de piel de be­ce­rro en­ve­je­ci­da que re­cuer­da a las usa­das por los an­ti­guos ex­plo­ra­do­res. La mis­ma in­ter­pre­ta­ción del pa­sa­do en­con­tra­mos en el mo­de­lo Automatic Ch­ro­no­graph, una ver­sión más po­pu­lar del pre­mia­do Ma­nu­fac­tu­ra, con el que com­par­te la mis­ma dis­po­si­ción bi­com­pax (dos con­ta­do­res) de los cronógrafos más clá­si­cos.

Como ocu­rría en la ver­sión au­to­má­ti­ca, na­da so­bra y na­da fal­ta en es­te cro­nó­gra­fo, rea­li­za­do en ca­ja de 44 mi­lí­me­tros con pul­sa­do­res de ti­po seta y en la cual se ha pres­cin­di­do de la ven­ta­na de fe­cha pa­ra de­jar una es­fe­ra lim­pia y fá­cil de leer. La ver­sión pre­sen­te cuen­ta con co­rrea ti­po NA­TO, to­da una ten­den­cia en los ac­tua­les re­lo­jes de aven­tu­ra, aunque tam­bién es­ta­rá dis­po­ni­ble con la mis­ma co­rrea de la ver­sión au­to­má­ti­ca e in­clu­so una cu­rio­sa re­fe­ren­cia en ca­ja de bron­ce con es­fe­ra co­lor cham­pán. Es im­por­tan­te no­tar que los dos mo­de­los de­jan cla­ra su vo­ca­ción de re­loj prác­ti­co de aven­tu­ras, al in­cor­po­rar un fon­do ma­ci­zo de ace­ro que no de­ja ver sus mo­vi­mien­tos au­to­má­ti­cos, al igual que las pie­zas mi­li­ta­res de Mi­ner­va en las cua­les es­tán ins­pi­ra­dos. Como es ha­bi­tual en Montblanc, los pre­cios se­rán uno de los gran­des atrac­ti­vos de la Co­lec­ción 1858.

Sen­ci­llo, re­sis­ten­te y con estilo clá­si­co. Po­dría­mos es­tar ha­blan­do de unas bue­nas bo­tas de mon­ta­ña, pe­ro lo ha­ce­mos del nue­vo ‘1858 Automatic’, la apues­ta de Montblanc pa­ra con­quis­tas a una nue­va ge­ne­ra­ción de aman­tes de la na­tu­ra­le­za

El ‘1858 Automatic Ch­ro­no­graph’ es una de las re­fe­ren­cias más in­tere­san­tes de la nue­va co­lec­ción, gra­cias a su cui­da­do di­se­ño y su óp­ti­ma re­la­ción ca­li­dad­pre­cio. Aten­tos a su es­pí­ri­tu clá­si­co, gra­cias a la dis­po­si­ción de do­ble con­ta­dor del cro­nó­gra­fo y su co­rrea de te­la ti­po NA­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.