UTO­PÍAS BRI­LLAN­TES

Es la sex­ta vez que Audemars Piguet co­la­bo­ra con AR­CO con el pre­mio a la pro­duc­ción de una obra de ar­te. La ma­dri­le­ña Belén Uriel lo con­si­guió con una lu­mi­no­sa ins­ta­la­ción ins­pi­ra­da en un an­ti­guo jue­go de cons­truc­ción

Dapper - - AUDEMARS PIGET -

BRUNO TAUT ado­ra­ba la luz y los co­lo­res. Pa­ra es­te ar­qui­tec­to ale­mán de prin­ci­pios del si­glo xx, am­bos ele­men­tos eran esen­cia­les en la vi­da de las per­so­nas y crear edi­fi­cios que fue­ran ca­pa­ces de trans­mi­tir esta ener­gía el me­jor modo de al­can­zar su fe­li­ci­dad y rea­li­za­ción. El me­dio pa­ra con­se­guir­lo se­ría cons­truir con vi­drio. Así lo hi­zo en la que se­ría su más fa­mo­sa obra, el Pa­be­llón de Cris­tal de la ex­po­si­ción de Wer­bund (1914), pe­ro tam­bién en un cu­rio­so jue­go de cons­truc­ción de 1920, lla­ma­do Dan­da­nah-The Fairy Pa­la­ce, que ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción a la ar­tis­ta Belén Uriel (Ma­drid, 1974) pa­ra con­ce­bir la pro­pues­ta que se ha al­za­do con el Pre­mio Audemars Piguet a la pro­duc­ción de una obra de ar­te que la fir­ma re­lo­je­ra ha con­vo­ca­do por sex­ta vez den­tro del pro­gra­ma de AR­CO Ma­drid, y cu­ya edi­ción 2018 tu­vo lu­gar del 21 al 25 fe­bre­ro.

A la pro­pia Belén Uriel le cues­ta de­fi­nir su obra, cu­yo nom­bre (En Dan­da­nah) es una cla­ra re­fe­ren­cia al an­te­ce­den­te de Taut. “Po­dría ser una es­cul­tu­ra, una to­rre, una fa­cha­da, una es­pe­cial de ar­qui­tec­tu­ra. Po­dría ser to­do eso y na­da en con­cre­to”. La ar­tis­ta pu­so es­pe­cial aten­ción a las ins­truc­cio­nes crea­das pa­ra el jue­go ori­gi­nal de 1920. “Me fi­jé en el es­que­ma de unas de las lá­mi­nas de las seis que di­se­ñó como ma­nual de ins­truc­cio­nes. Me gus­ta­ba mu­cho que la ins­pi­ra­ción vi­nie­ra de un jue­go, pe­ro tam­bién que las ins­truc­cio­nes fue­ran im­po­si­bles de se­guir. Siem­pre me ha in­tere­sa­do esa mez­cla de com­po­nen­te lú­di­co e irrea­li­dad que Bruno Taut desa­rro­lla­ría en sus edi­fi­cios”.

El ho­me­na­je va más allá de la es­tric­ta for­ma­li­dad y es­ta­ble­ce un aná­li­sis crí­ti­co con la obra del pro­pio Taut. El ma­te­rial ele­gi­do, el vi­drio que el ar­tis­ta ale­mán es­co­gió pa­ra su jue­go de cons­truc­ción, es lu­mi­no­so, pe­ro tam­bién ex­tre­ma­da­men­te

frá­gil, al­go que Belén Uriel ha plas­ma­do por me­dio de una tra­ma de pie­zas que pa­re­cen que es­tán ro­tas o a pun­to de des­que­bra­jar­se. “La fra­gi­li­dad del vi­drio no es más que la fra­gi­li­dad de las ideas utó­pi­cas de Bruno Taut”, re­cuer­da Uriel de un ar­qui­tec­to que, como to­dos los utó­pi­cos, fra­ca­só en su in­ten­to de me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas. No de­ja de ser iró­ni­co que su más fa­mo­sa obra coin­ci­die­ra con el ini­cio de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

En Dan­da­nah fue re­co­no­ci­da por el ju­ra­do, com­pues­to de ocho miem­bros, en­tre los cua­les se en­con­tra­ba Win­ka An­gel­harth, di­rec­to­ra de Ex­po­si­cio­nes de Audemars Piguet. Al igual que en edi­cio­nes pa­sa­das, el im­por­te del pre­mio (15.000 eu­ros) va des­ti­na­do a la rea­li­za­ción de los pro­yec­tos pre­sen­ta­dos, el cual es rea­li­za­do ex pro­fe­so pa­ra la oca­sión y ex­pues­to en la zo­na VIP del re­cin­to du­ran­te los días que du­ra la fe­ria. Su pre­sen­ta­ción co­rrió a car­go de la ga­le­ría de ar­te Ma­dra­goa, de Lisboa, ciu­dad en que vive Uriel. “Es una ciu­dad con un nivel cul­tu­ral de mu­cha ca­li­dad en re­la­ción con su ta­ma­ño”, apun­ta la ar­tis­ta. Uriel ha­bía es­ta­do vi­vien­do en Lon­dres des­de 2003, has­ta que cin­co años más tar­de de­ci­dió mu­dar­se a la ca­pi­tal por­tu­gue­sa. “Las fa­ci­li­da­des que nos da el Ayun­ta­mien­to de Lisboa a los artistas pa­ra tra­ba­jar y vi­vir aquí son mag­ní­fi­cas e im­po­si­bles de encontrar en nues­tro país. La­bo­ral­men­te me con­si­de­ro más por­tu­gue­sa que es­pa­ño­la, por­que aquí me han sur­gi­do las opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­llar mi trabajo y he co­no­ci­do gen­te ma­ra­vi­llo­sa de la que he apren­di­do mu­cho”. Por suer­te pa­ra no­so­tros, el pre­mio de Audemars Piguet nos ha da­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer una es­ti­mu­lan­te obra ca­paz de es­ta­ble­cer un diá­lo­go crí­ti­co con el ar­te del pa­sa­do y ha­cer­lo, ade­más, de un modo tan bri­llan­te como los de­li­ca­dos cris­ta­les que con­for­ma­ban su que­bra­di­za cor­te­za.

En la pá­gi­na opues­ta, Belén Uriel en su es­tu­dio lis­boe­ta, tra­ba­jan­do con los vi­drios con los que cons­trui­rá su obra pre­mia­da. Arri­ba, ‘En Dan­da­nah’ fi­nal­men­te ubi­ca­da en AR­CO. A la iz­quier­da, la ar­tis­ta ma­dri­le­ña acom­pa­ña­da de Eloy Martínez de la Pe­ra,...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.