CAM­BIO DE TEN­DEN­CIA

La in­dus­tria re­lo­je­ra se mue­ve. So­lo hay que ver las gran­des no­ve­da­des que nos ha traí­do el Salón In­ter­na­cio­nal de la Al­ta Re­lo­je­ría de Ginebra pa­ra en­ten­der có­mo las fir­mas se es­tán adap­tan­do a los nue­vos afi­cio­na­dos.

Dapper - - GASTRO -

Pa­ra mu­chas per­so­nas no hay na­da más abu­rri­do que que­dar­se con­tem­plan­do có­mo avan­zan len­ta­men­te las agu­jas de un re­loj. No­so­tros he­mos he­cho es­to mis­mo es­te enero, y no so­lo con uno, sino con las de­ce­nas (im­po­si­ble cal­cu­lar un nú­me­ro exac­to) de no­ve­da­des que las fir­mas aca­ban de pre­sen­tar en el Salón In­ter­na­cio­nal de la Al­ta Re­lo­je­ría de Ginebra, la pri­me­ra gran ci­ta del año y cu­ya com­pa­ra­ción es inevi­ta­ble con el Ba­sel­world de pri­ma­ve­ra. Son dos even­tos com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. To­dos los nú­me­ros gi­gan­tes­cos, ki­ló­me­tros re­co­rri­dos y pies do­lo­ri­dos que su­po­ne Ba­sel­world, el SIHH, como se co­no­ce po­pu­lar­men­te a la ci­ta gi­ne­bri­na, se con­vier­te en tra­to cer­cano y el pla­cer de dis­fru­tar en pe­que­ños gru­pos, sino so­lo, de las pró­xi­mas es­tre­llas del fir­ma­men­to re­lo­je­ro. De­can­tar­se por una o por otra es una me­ra cues­tión de gus­tos. Mu­cho más ob­je­ti­vo es el cons­tan­te cre­ci­mien­to que es­tá ob­te­nien­do el SIHH, que ha­bla bas­tan­te po­si­ti­va­men­te del trabajo de sus or­ga­ni­za­do­res, que es­te año han con­se­gui­do atraer pa­ra el salón a Her­mès. El año pa­sa­do lo hi­cie­ron con Ulys­se Nar­din y Gi­rard-Pe­rre­gaux. Un ejem­plo claro de que el SIHH, le­jos de de­caer en im­por­tan­cia, ca­da vez es­tá ga­nan­do atrac­ti­vo pa­ra cier­tas mar­cas que se ale­jan de Ba­sel­world por las leo­ni­nas con­di­cio­nes que im­po­nen sus res­pon­sa­bles a la ho­ra de es­tar allí pre­sen­tes. La lle­ga­da de es­tas nue­vas mar­cas, a las que hay que su­mar la ca­da vez más nu­tri­da pre­sen­cia de fir­mas de au­tor en el área del Ca­rré des Hor­lo­gers, su­ma atrac­ti­vo a nues­tro via­je a Ginebra y nos ayu­da a ha­cer­nos una ima­gen más de­fi­ni­da de las ten­den­cias que lle­ga­rán al mer­ca­do en los pró­xi­mos me­ses. Si las mis­mas se re­pi­ten en Ba­sel­world, po­de­mos de­cir de ma­ne­ra fir­me que la in­dus­tria re­lo­je­ra es­tá cam­bian­do, qui­zás no en pro­duc­to, pe­ro sí en el modo en el que se apro­xi­ma al clien­te. Es­te cam­bio de ac­ti­tud tiene su gran ra­zón de ser en las re­des so­cia­les, que han per­mi­ti­do a las ca­sas en­ta­blar una co­mu­ni­ca­ción más di­rec­ta con los coleccionistas. Ya no se tra­ta de ex­po­ner la no­ve­dad, sino de cap­tu­rar la ex­pe­rien­cia del afi­cio­na­do, en­ten­dien­do que el he­cho de com­prar un re­loj es una ac­ción más den­tro de un pe­cu­liar modo de dis­fru­tar la vi­da. Los re­lo­jes tie­nen que ser bo­ni­tos, pe­ro tam­bién con­tar una his­to­ria y que sean ca­pa­ces de adap­tar­se a nues­tro rit­mo de vi­da. Es­te modo nue­vo de con­ce­bir la re­lo­je­ría ex­pli­ca al­gu­nas de las pie­zas más in­tere­san­tes que han traí­do en esta edi­ción ca­sas como Jae­ger-LeCoul­tre, Va­che­ron Cons­tan­tin o Bau­me & Mer­cier. Pa­ra los más nos­tál­gi­cos, o aque­llas per­so­nas que lo más cer­ca que han es­ta­do de una red so­cial es lo que ha­blan de ellas en las no­ti­cias de te­le­vi­sión, siem­pre que­da­rá el pla­cer de dis­fru­tar de un tour­bi­llon, de un mo­vi­mien­to de­co­ra­do a mano o de una es­fe­ra de per­fec­to aca­ba­do y ar­mo­nía. Por­que pa­ra ellos ver un re­loj no es si­nó­ni­mo de per­der el tiempo. Es un ti­po di­fe­ren­te de pla­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.