EL ORI­GEN DE LA BES­TIA

Dapper - - SIHH -

Po­ca pre­sen­ta­ción ne­ce­si­ta el Ro­yal Oak Offshore. Lan­za­do en 1993 como evo­lu­ción del Ro­yal Oak ori­gi­nal de 1972 pa­ra cap­tar a un pú­bli­co más jo­ven, el Offshore fue ca­paz de ini­ciar un nue­vo seg­men­to en el mer­ca­do que aún man­tie­ne su vi­gen­cia. Ha­bla­mos de los re­lo­jes de­por­ti­vos de gran­des di­men­sio­nes, gra­cias a sus 42 mi­lí­me­tros de diá­me­tro. El éxi­to de la co­lec­ción que­da pa­ten­te cuan­do esta me­di­da pue­de pa­re­cer hoy en día muy asu­mi­ble, pe­ro en 1993 era tan des­pro­por­cio­na­da que los afi­cio­na­dos de Audemars Piguet no du­da­ron en bau­ti­zar­lo como The Beast. El Offshore ha si­do, ade­más, ca­paz de evo­lu­cio­nar de ma­ne­ra na­tu­ral du­ran­te to­da su tra­yec­to­ria con una gran va­rie­dad de ma­te­ria­les, co­lo­res, ta­ma­ños y mo­di­fi­ca­cio­nes. Ac­tual­men­te se es­ti­ma que han sa­li­do más de 140 va­ria­cio­nes del Offshore, li­mi­tán­do­nos so­lo a la ver­sión de 42 mi­lí­me­tros de ca­ja. Audemars Piguet ha pre­pa­ra­do una po­ten­te se­rie de no­ve­da­des con mo­ti­vo de su 25º aniver­sa­rio, en al­gu­nos ca­sos adi­vi­nan­do por dón­de irá el fu­tu­ro es­té­ti­co de la co­lec­ción. En nues­tro ca­so, nos que­da­mos con la ex­qui­si­ta edi­ción no li­mi­ta­da que re­cu­pe­ra la ima­gen del mo­de­lo ori­gi­nal de 1993. En es­te ca­so, la si­mi­li­tud es­tá tan lo­gra­da que cues­ta di­fe­ren­ciar las dos ver­sio­nes, pues­tas una jun­to a la otra. In­clu­so se ha res­pe­ta­do el fon­do ori­gi­nal ma­ci­zo de ace­ro, cuan­do en la ac­tua­li­dad la nor­ma es apos­tar por el cris­tal de za­fi­ro. El úni­co cam­bio re­le­van­te es­tá en el in­te­rior, don­de el ca­li­bre ma­nu­fac­tu­ra 3126 sus­ti­tu­ye al me­ca­nis­mo ori­gi­nal, fa­bri­ca­do por Jae­ger-LeCoul­tre. Una bue­na oca­sión pa­ra vol­ver a dis­fru­tar de uno de los ico­nos más re­cien­tes de la re­lo­je­ría de­por­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.