Bo­ca­dos de ve­rano

Dapper - - EDITORIAL -

El tiem­po de an­he­lo pa­ra

las va­ca­cio­nes lle­ga a su fin y mien­tras pla­ni­fi­ca­mos las se­ma­nas, or­ga­ni­za­mos ar­ma­rios y ma­le­tas e in­ten­si­fi­ca­mos la vi­da so­cial en te­rra­zas y pla­yas, siem­pre sur­ge ese mo­men­to en que ape­te­ce sen­tar­se y ojear las pá­gi­nas de re­vis­tas y pe­rió­di­cos mien­tras dis­fru­ta­mos de al­gún ape­ri­ti­vo. Cons­cien­tes de ese afán, des­de DAPPER sa­cia­mos ese ape­ti­to con pla­tos fuer­tes, en­tre cu­yos prin­ci­pa­les hay una ex­haus­ti­va se­lec­ción de los me­jo­res re­lo­jes del año. Los me­jo­res, po­ca bro­ma. Pe­ro, an­tes de ello, co­mo bo­ca­do de en­tra­da, po­ne­mos el fo­co en el sép­ti­mo ar­te, y no lo ha­ce­mos con cual­quie­ra, sino que nos atre­ve­mos con el com­bus­ti­ble Joaquin Phoe­nix, que (oh, sor­pre­sa) nos re­ci­be afa­ble du­ran­te su pro­mo­ción de la úl­ti­ma cin­ta del rea­li­za­dor Gus Van Sant, No te preo­cu­pes, no lle­ga­rá le­jos a pie.

Pe­ro co­mo el ve­rano in­vi­ta al pi­co­teo, ha­ce­mos lo pro­pio ana­li­zan­do la úl­ti­ma ci­ta con la ar­qui­tec­tu­ra en la Bie­nal de Ve­ne­cia, nos que­da­mos im­pre­sio­na­dos con los cam­bios me­teó­ri­cos que ha su­fri­do Pe­kín una dé­ca­da des­pués de los Jue­gos Olím­pi­cos y po­ne­mos ca­ra a la nue­va olea­da de em­pren­de­do­res que, más allá de sus ob­je­ti­vos em­pre­sa­ria­les, apues­tan por pro­pues­tas sos­te­ni­bles, in­no­va­do­ras y so­cia­les. To­do ello jun­to a las ten­den­cias más fres­cas en mo­da, que es­te ve­rano adop­tan for­mas hol­ga­das, te­ji­dos na­tu­ra­les y es­tam­pa­dos de ins­pi­ra­ción ma­ri­ne­ra. Los re­fu­gios a pie de pla­ya, las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas o los tem­pos gas­tro­nó­mi­cos en la si­ba­ri­ta is­la blan­ca tam­bién sa­cian nues­tro ape­ti­to. Por no ha­blar de la en­tre­vis­ta rea­li­za­da a Màxim Huer­ta por su nue­va no­ve­la, Fir­ma­men­to; en pleno pro­ce­so de edi­ción de la revista vi­mos có­mo ju­ra­ba el car­go de mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te y di­mi­tía en ape­nas seis días.

Aho­ra bien, im­po­si­ble ob­viar que es­ta­mos en año de Mun­dial de Fút­bol. La ci­ta es en Ru­sia, las re­trans­mi­sio­nes y los aná­li­sis de­por­ti­vos es­ta­rán al or­den del día y el se­gui­mien­to a la se­lec­ción es­pa­ño­la y to­do lo que ello con­lle­va –ce­sio­nes de úl­ti­ma ho­ra y do­sis ex­tra de so­bre­sal­tos– son una cons­tan­te. Pa­ra ana­li­zar­lo mi­nu­to a mi­nu­to, na­da co­mo Hublot, cro­no­me­tra­dor ofi­cial del cer­ta­men. Pe­ro, co­mo el te­ma fut­bo­lís­ti­co es más ob­je­to de ter­tu­lia, lo de­ja­mos a mo­do de aguar­dien­te pa­ra des­pués de nues­tro par­ti­cu­lar me­nú de­gus­ta­ción. Así que buen pro­ve­cho y fe­liz ve­rano.

No hay me­jor ejer­ci­cio pa­ra el ve­rano que hol­ga­za­near, sim­ple­men­te de­jar­se lle­var y dis­fru­tar de lo que a uno le plaz­ca. En nues­tro ca­so, una bue­na lec­tu­ra y me­jor com­pa­ñía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.