Uni­ver­so ju­rá­si­co

25 años des­pués del es­treno de ‘Ju­ras­sic Park’ lle­ga ‘Ju­ras­sic World: El reino caí­do’. El di­rec­tor, J. A. Ba­yo­na, re­to­ma los de­ba­tes cien­cia ver­sus na­tu­ra­le­za de Mi­chael Crich­ton

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Ire­ne Cres­po

25 años des­pués del ini­cio de la sa­ga ‘Par­que Ju­rá­si­co’ lle­ga una nue­va en­tre­ga de la mano de J. A. Ba­yo­na

“Dios crea a los di­no­sau­rios. Dios des­tru­ye a los di­no­sau­rios. Dios crea al hom­bre. El hom­bre des­tru­ye a Dios. El hom­bre crea a los di­no­sau­rios”, el doc­tor Ian Mal­colm, la voz de la con­cien­cia y la ra­zón (la voz y pre­sen­cia del ac­tor Jeff Gold­blum), enu­me­ra­ba es­ta evo­lu­ción (¿in­vo­lu­ción?) cuan­do, subido en el to­do­te­rreno, veía por pri­me­ra vez a los di­no­sau­rios crea­dos por el sue­ño y la ava­ri­cia de un lo­co lla­ma­do John Ham­mond (Ri­chard At­ten­bo­rough). A lo que la doc­to­ra Ellie Sattler (una siem­pre se­re­na Lau­ra Dern) aña­día ca­si sin pes­ta­ñear: “Los di­no­sau­rios se co­men al hom­bre. La mu­jer he­re­da la Tie­rra”.

Ahí es­ta­ban las pis­tas. Ha­ce 25 años en Ju­ras­sic Park, la pe­lí­cu­la ori­gi­nal. La ma­dre de to­da una fran­qui­cia mi­llo­na­ria que ha lle­ga­do de­trás y que es­tre­na aho­ra su úl­ti­ma en­tre­ga, Ju­ras­sic World: El reino caí­do, di­ri­gi­da por J. A. Ba­yo­na. La quin­ta de la sa­ga, la se­gun­da de la se­gun­da tri­lo­gía y, aun así, la que más vuel­ve a esos de­ba­tes pri­mi­ge­nios, a ese mie­do an­te lo que el hom­bre se atre­vía a ha­cer sin pen­sar en las con­se­cuen­cias. Tan­to vuel­ve al ma­te­rial del prin­ci­pio que su di­rec­tor de en­ton­ces y su pro­duc­tor to­da­vía hoy, Ste­ven Spiel­berg, se emo­cio­nó al ver lo que ha­bía con­se­gui­do el rea­li­za­dor bar­ce­lo­nés.

“Ste­ven vio la pe­lí­cu­la en uno de los pri­me­ros cor­tes, y nos lla­mó en­se­gui­da pa­ra con­tar­nos lo con­ten­to y fe­liz que es­ta­ba”, re­cor­da­ba Ba­yo­na en la pre­miè­re mun­dial en Ma­drid. “Li­te­ral­men­te, di­jo que la pe­lí­cu­la le ha­bía trans­por­ta­do al pri­mer Ju­ras­sic Park. Te­nía la sen­sa­ción de que te­nía un po­qui­to del pri­mer Ju­ras­sic Park, un po­qui­to del pri­mer Ju­ras­sic World y

mu­cho de mi es­ti­lo. Me di­jo que ha­bía he­cho mía la pe­lí­cu­la sin se­cues­trar el tono de la sa­ga”.

Ba­yo­na la hi­zo su­ya con­vir­tién­do­la, de al­gu­na for­ma, en un cuen­to gó­ti­co. Aña­dien­do los ele­men­tos que han se­lla­do su ci­ne: la in­fan­cia, una gran man­sión, mons­truos (por­que aquí al­gún di­no­sau­rio es más mons­truo­so que nun­ca) y has­ta Ge­ral­di­ne Cha­plin, la ac­triz, hi­ja de Char­lie Cha­plin, su amu­le­to de la suer­te, que ha es­ta­do en to­das sus pe­lí­cu­las (El or­fa­na­to, Lo im­po­si­ble, Un monstruo vie­ne a ver­me).

Hay ele­men­tos de te­rror en es­te Ju­ras­sic World, sí, más di­no­sau­rios y más reales (son muñecos ani­ma­tró­ni­cos), tam­bién, pe­ro el de­ba­te in­terno de la pe­lí­cu­la si­gue sien­do el mis­mo que el doc­tor Ian Mal­colm plan­tea­ba en la pri­me­ra. De he­cho, él vuel­ve a ser la voz de la con­cien­cia en es­ta en­tre­ga, que arran­ca tres años des­pués de que el caos se adue­ña­ra del par­que te­má­ti­co, cuan­do se plan­tean si de­ben de­jar mo­rir a los di­no­sau­rios en Is­la Nu­blar por la erup­ción in­mi­nen­te de un vol­cán y aca­bar con el ca­pri­cho de un ri­co, “la vio­la­ción del mun­do na­tu­ral” que reali­zó Ham­mond ha­ce 25 años; o res­pon­sa­bi­li­zar­se de las ac­cio­nes pa­sa­das y res­ca­tar­los. Mal­colm, ob­via­men­te, cree que ha lle­ga­do el fin de ju­gar a ser Dios, por­que “Dios no es par­te de la ecua­ción”, di­ce el cien­tí­fi­co con­ven­ci­do.

La co­di­cia y la ava­ri­cia ca­pi­ta­lis­ta si­guen es­tan­do en el cen­tro de la his­to­ria que es­cri­bió Mi­chael Crich­ton en su li­bro en 1990. “To­das las pe­lí­cu­las de Ju­ras­sic tie­nen ese cuen­to mo­ral, que vie­ne ya de las no­ve­las de Crich­ton, que ha­bla de la re­la­ción del hom­bre con la cien­cia, el hom­bre fren­te a la na­tu­ra­le­za, de dón­de es­tán las lí­neas ro­jas, pe­ro siem­pre cul­pan­do los ma­los há­bi­tos del don que es la cien­cia”, di­ce Ba­yo­na.

El doc­tor Wu, el pa­dre de to­dos es­tos di­no­sau­rios, el que se ha apro­pia­do de los avan­ces ge­né­ti­cos sin pa­rar­se a pen­sar en sus con­se­cuen­cias, re­apa­re­ce aquí. Si­gue sin re­fle­xio­nar so­bre la idea de có­mo se pue­den re­la­cio­nar hom­bres y di­no­sau­rios, dos es­pe­cies se­pa­ra­das por 65 mi­llo­nes de años. Y le en­cuen­tra un va­lor mi­li­tar y eco­nó­mi­co a su des­cu­bri­mien­to. Por suer­te, si­gue ha­bien­do per­so­na­jes que po­nen sen­ti­do co­mún: Clai­re (Bry­ce Da­llas Ho­ward) y Owen (Ch­ris Pratt) vuel­ven a ser los hé­roes de es­ta pe­lí­cu­la. “Ellos son los pa­dres de un nue­vo mun­do. Son los pa­dres del cre­cien­te desas­tre bio­ló­gi­co que John Ham­mond ini­ció”, di­ce Pratt. ¿Man­ten­drán el ci­clo de la evo­lu­ción de Mal­colm vi­vo? ¿El di­no­sau­rio se co­me al hom­bre? ¿O el hom­bre des­tru­ye a los di­no­sau­rios?

En la otra pá­gi­na Las puer­tas del sue­ño de un lo­co ri­co aca­ba­ron sien­do tam­bién las puer­tas del caosArri­ba El cuar­te­to ori­gi­nal: Ian Mal­colm (Jeff Gold­blum), Ham­mond (Ri­chard At­ten­bo­rough), Ellie (Lau­ra Dern) y (Sam Neill) Iz­quier­da Los di­no­sau­rios del fu­tu­roAba­jo La T-Rex, otra su­per­vi­vien­te de la sa­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.