48 ho­ras en... Tai­péi

Diez años des­pués de aque­llos jue­gos olím­pi­cos que trans­for­ma­rían la fi­so­no­mía de Pe­kín pa­ra siem­pre, vol­ve­mos a la ca­pi­tal chi­na pa­ra ver qué ha cam­bia­do y qué ha per­ma­ne­ci­do des­de en­ton­ces

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍAS Kris Ubach

Des­de su gas­tro­no­mía has­ta su ar­te ur­bano pa­san­do por su ico­no­gra­fía o sus pro­pues­tas ‘pre­mium’, la ca­pi­tal de Tai­wán atra­pa

Ha­ce unos me­ses leía en el pe­rió­di­co una no­ti­cia in­quie­tan­te: “1.500 tra­ba­ja­do­res cons­tru­yen una es­ta­ción de tren en 9 ho­ras en Chi­na”. Así fue, mien­tras el res­to del país dor­mía, en la ciu­dad su­re­ña de Long­yan un ejér­ci­to de obre­ros con 23 ex­ca­va­do­ras y 7 tre­nes le­van­ta­ban to­da una in­fra­es­truc­tu­ra de la na­da. De la no­che al día, li­te­ral­men­te.

Y lo que su­ce­dió en Long­yan no es del to­do un ca­so ais­la­do. El cre­ci­mien­to me­teó­ri­co de las ciu­da­des chi­nas, el abra­zo a las nue­vas tec­no­lo­gías y la me­jo­ra ra­di­cal de los trans­por­tes pú­bli­cos de­ja des­con­cer­ta­do a cual­quier via­je­ro re­pe­ti­dor. ¡In­clu­so a los pro­pios chi­nos! Por ejem­plo, so­lo en diez años –los que nos se­pa­ran de aque­llos Jue­gos Olím­pi­cos de Pe­kín (Bei­jing) 2008– Chi­na ha pa­sa­do de no te­ner tre­nes rá­pi­dos a po­seer la red fe­rro­via­ria de al­ta ve­lo­ci­dad más ex­ten­sa del mun­do, con más de 22.000 ki­ló­me­tros de vías.

En la ciu­dad de Pe­kín, igual que en tan­tas otras, tam­bién el trans­por­te pú­bli­co ha mu­da­do con ra­pi­dez: pa­ra ha­cer fren­te a una con­ta­mi­na­ción di­fí­cil de asu­mir, hoy se han pues­to en las ca­lles más de 3.800 au­to­bu­ses ur­ba­nos que fun­cio­nan con gas na­tu­ral, otra vez más que en nin­gu­na otra ciu­dad del pla­ne­ta. Y no so­lo eso. Fie­les a la tra­di­ción de mo­ver­se so­bre dos rue­das, en­tre los pe­ki­ne­ses arra­san las mo­to­ci­cle­tas eléc­tri­cas y los sis­te­mas de bi­ci­cle­tas pú­bli­cas que se al­qui­lan vía app. Lo que en Oc­ci­den­te ha tar­da­do dé­ca­das en lle­gar, en Chi­na ha su­ce­di­do en po­cos años.

En el 2008 Pe­kín qui­so reivin­di­car su mo­der­ni­dad al mun­do y pa­ra ello –no en nue­ve ho­ras pe­ro sí en po­cos me­ses– se de­mo­lie­ron man­za­nas en­te­ras de hu­tongs (ba­rrios le­van­ta­dos por la di­nas­tía mon­gol de los Yuan en el si­glo XIII) pa­ra dar ca­bi­da a re­si­den­cias de lu­jo, cen­tros co­mer­cia­les y ofi­ci­nas em­bu­ti­das en ras­ca­cie­los. Fue una de­ci­sión muy con­tro­ver­ti­da que em­pu­jó al Go­bierno chino a de­cla­rar, con pos­te­rio­ri­dad, la es­pe­cial pro­tec­ción de otras zo­nas his­tó­ri­cas en la ciu­dad. Ba­rrios

El cre­ci­mien­to me­teó­ri­co de las ciu­da­des chi­nas y la me­jo­ra ra­di­cal de los trans­por­tes pú­bli­cos des­con­cier­ta a cual­quie­ra, in­clu­so a los pro­pios chi­nos

que, no obs­tan­te, hoy su­fren el avan­ce de otro enemi­go: la gen­tri­fi­ca­ción.

Va­ya­mos, por ejem­plo, al distrito fi­nan­cie­ro de Cháo­yáng, el pun­to del ma­pa don­de se le­van­ta­ron los gran­des ico­nos de la Pe­kín olím­pi­ca. Aquí si­gue sien­do or­gu­llo pa­trio el Es­ta­dio Na­cio­nal o Ni­do de Pá­ja­ro, con­ce­bi­do por el es­tu­dio sui­zo Her­zog & de Meu­ron (ar­tí­fi­ces del Edi­fi­cio Fò­rum, en Bar­ce­lo­na, y la Ta­te Mo­dern, en Lon­dres); y el Cen­tro Acuá­ti­co Na­cio­nal o Cubo de Agua, tam­bién fir­ma­do por ar­qui­tec­tos ex­tran­je­ros, en es­te ca­so los aus­tra­lia­nos PTW. Un po­co más al sur, Cháo­yáng aco­ge otra cons­truc­ción que cam­bia­ría el sky­li­ne de la ciu­dad asiá­ti­ca en los al­bo­res de la ma­rea olím­pi­ca: el sor­pren­den­te edi­fi­cio de la te­le­vi­sión chi­na CCTV, di­se­ña­do por Rem Kool­haas y Ole Schee­ren. Y a su al­re­de­dor, año tras año, se han ido le­van­ta­do mu­chas y muy va­ria­das for­mas de ar­qui­tec­tu­ra he­cha pa­ra impresionar. Hay em­ba­ja­das, se­des ban­ca­rias, es­pa­cios de co­wor­king, cen­tros co­mer­cia­les y has­ta una in­men­sa pan­ta­lla de LED de 250 me­tros de lar­go muy pa­re­ci­da a la de Free­mont Street en Las Ve­gas.

Pe­ro en el ba­rrio tam­bién hay una vi­bran­te y al­ter­na­ti­va co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca. A pe­sar de que la im­pa­ra­ble subida de pre­cios ha he­cho que al­gu­nos ar­tis­tas se ha­yan ido de aquí, el 798 Art Zo­ne, con­si­de­ra­do un sub­dis­tri­to en sí mis­mo den­tro de Cháo­yáng, si­gue sien­do un re­fe­ren­te del ar­te con­tem­po­rá­neo a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Ellos mis­mos se de­fi­nen co­mo “el ma­yor y más in­fluen­te distrito ar­tís­ti­co de Chi­na”. Los ta­lle­res, ga­le­rías y es­tu­dios de di­se­ño se en­ca­jan en un con­jun­to des­man­te­la­do de fá­bri­cas mi­li­ta­res de ar­qui­tec­tu­ra so­vié­ti­ca de la dé­ca­da de 1950. Es un com­ple­jo muy híps­ter por el que han pa­sa­do des­de el cé­le­bre Ai Wei Wei, que hi­zo aquí su pri­me­ra ex­po­si­ción in­di­vi­dual en te­rri­to­rio chino en el 2015, has­ta el pro­lí­fi­co Yue Min­jun, co­no­ci­do por sus au­to­rre­tra­tos rien­do a car­ca­ja­das. En Cháo­yáng tam­bién se ce­le­bra, por cier­to, la Bei­jing In­ter­na­tio­nal Art Biennale (BIAB), un even­to que na­ció –co­mo tan­tas co­sas– con el nom­bra­mien­to de Pe­kín co­mo ca­pi­tal olím­pi­ca y que ten­drá su pró­xi­ma ci­ta en el 2019.

Otro de los dis­tri­tos que aun­que no lo pa­rez­ca tam­bién ha su­fri­do pro­fun­dos cam­bios es­truc­tu­ra­les es el cén­tri­co Dong­chéng. El le­ga­do de la gran Chi­na im­pe­rial si­gue aquí, in­tac­to y me­jo­ra­do. Y tam­bién el per­fec­to ur­ba­nis­mo de lí­neas rec­tas y es­pa­cios su­per­la­ti­vos di­se­ña­dos tras el na­ci­mien­to de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na en 1949. Los tu­ris­tas si­guen acu­dien­do por mi­llo­nes –mu­chos de ellos son chi­nos y esa es otra no­ve­dad– a la pla­za de Tia­nan­mén, a la Ciu­dad Prohi­bi­da, a la To­rre del Tam­bor o al Tem­plo de los La­mas. Po­co ha cam­bia­do en ellos, ex­cep­to su ac­ce­si­bi­li­dad. La Ciu­dad Prohi­bi­da, por ejem­plo, que es­tu­vo ve­ta­da a los ciu­da­da­nos de a pie du­ran­te me­dio si­glo, es­tá abrien­do nue­vos es­pa­cios al pú­bli­co ca­da año. Co­mo to­do, a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go. Lo re­su­mi­ré en un par de ci­fras: ha­ce una dé­ca­da se po­día ac­ce­der al 30 % del re­cin­to, hoy al 76 %. Hay más es­pa­cios vi­si­ta­bles, pe­ro tam­bién más y más tu­ris­tas que la quie­ren

con­tem­plar, tan­tos que re­cien­te­men­te se ha te­ni­do que li­mi­tar el ac­ce­so a 80.000 vi­si­tan­tes dia­rios. En los pa­tios que se con­ci­bie­ron pa­ra albergar au­dien­cias im­pe­ria­les de 100.000 per­so­nas no hay ma­yor pro­ble­ma, pe­ro cuan­do las mul­ti­tu­des se agol­pan fren­te a las vi­tri­nas de las ex­po­si­cio­nes o en las ga­le­rías, la co­sa cam­bia. Los chi­nos, que ob­via­men­te reivin­di­can su de­re­cho a co­no­cer sus ico­nos na­cio­na­les y que aho­ra –gra­cias a la me­jo­ra de las con­di­cio­nes económicas de una par­te de la po­bla­ción– pue­den ha­cer­lo, tam­bién lle­nan has­ta la ban­de­ra otros lu­ga­res del Don­chéng más tu­rís­ti­co. So­lo hay que ver las lar­gas co­las que se for­man pa­ra ac­ce­der al mau­so­leo de Mao Ze­dong. Quien fue­ra el lí­der po­lí­ti­co y es­pi­ri­tual del país en­tre 1949 y 1976 re­ci­be ca­da día, em­bal­sa­ma­do de cuer­po pre­sen­te, otra ci­fra ré­cord de vi­si­tan­tes a la que tam­bién se ha te­ni­do que po­ner el lí­mi­te de 80.000 per­so­nas.

En la zo­na sur de Don­chéng, al otro la­do de la To­rre de la Fle­cha, se ex­ten­día uno de esos an­ti­guos hu­tongs la­be­rín­ti­cos que con la lle­ga­da de los jue­gos fue trans­for­ma­do en otra co­sa. ¿An­tes? Una ma­ra­ña de ca­lle­jo­nes os­cu­ros de la di- nas­tía Qing cu­ya ani­ma­da vi­da pú­bli­ca se desa­rro­lla­ba en torno a las ca­sas de té, los tea­tros y el in­fa­me ba­rrio ro­jo. ¿Hoy? las in­me­dia­cio­nes de la ave­ni­da Qian­men, cu­yas ca­sas se han rehe­cho pa­ra re­cu­pe­rar su es­plen­dor pre­té­ri­to, al­ber­gan bou­ti­ques de fir­mas in­ter­na­cio­na­les, res­tau­ran­tes que sir­ven brunch los do­min­gos y ca­fés que han pues­to de mo­da la cul­tu­ra del ca­puc­cino. No a to­dos les pa­re­ció bien el cam­bio, pe­ro a día de hoy es in­ne­ga­ble que la zo­na es un imán pa­ra la gen­te gua­pa, los ga­fa­pas­tas y los tu­ris­tas —chi­nos o no— con ga­nas de gas­tar yua­nes. Por for­tu­na, y pa­ra que na­die ol­vi­de có­mo era Pe­kín an­tes de la glo­ba­li­za­ción, en la ciu­dad se pro­te­gie­ron al­gu­nos hu­tong que hoy son car­ne de tu­ris­tas ávi­dos por fo­to­gra­fiar “lo au­tén­ti­co”. Pe­ro a pe­sar de con­ser­var sus per­fi­les me­die­va­les, son lu­ga­res mo­der­nos, no nos en­ga­ñe­mos. Es­tá el de Nan­luo­gu Xiang, el de Wu­dao­ying o el de Bao­chao, que cuen­tan con sus pro­pios ca­fés, ga­ri­tos noc­tur­nos en au­ge y cer­ve­ce­rías artesanas.

Vol­va­mos a Pe­kín den­tro de cin­co o diez años. Se­gu­ro, se­gu­rí­si­mo, que hoy no po­de­mos ni ima­gi­nar lo que va a ser de ella.

Iz­quier­da Sis­te­ma de bi­ci­cle­tas pú­bli­cas de al­qui­lerAba­jo Ju­bi­la­das bai­lan­do fren­te al Ni­do de Pá­ja­ro, en el par­que Olím­pi­co Pá­gi­na opues­ta Puer­ta de la Paz Ce­les­tial

Tu­ris­tas chi­nos en la Ciu­dad Prohi­bi­da y en la pla­za de Tia­nan­mén Aba­jo Guar­dia fren­te a la puer­ta de la Paz Ce­les­tial (iz­quier­da); al­gu­nos de los ico­nos cons­trui­dos a raíz de las Olim­pia­das del 2008, co­mo la Ling Long Pa­go­da o la to­rre de ob­ser­va­ción del Par­que Olím­pi­co (de­re­cha)

Arri­ba Edi­fi­cio de la CCTV y otros ras­ca­cie­los en el ba­rrio de Cháo­yáng So­bre es­tas lí­neas Ope­ra­rios lim­pian­do la fa­cha­da del Ni­do de Pá­ja­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.