Emo­ción sal­va­je

La mano de Geor­ges Kern en la nue­va eta­pa de Breitling ya se ha de­ja­do no­tar en las nue­vas co­lec­cio­nes pre­sen­ta­das en Ba­sel­world. Ha­bla­mos con su fla­man­te di­rec­tor crea­ti­vo, el ex­pe­ri­men­ta­do Guy Bo­ve

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO An­drés Mo­reno

An­sias de li­ber­tad o afán de po­ner­se a prue­ba fren­te a la na­tu­ra­le­za ex­pli­can el au­ge de la na­ta­ción en aguas abier­tas

134 AÑOS DAN PA­RA MU­CHO. Breitling pue­de pre­su­mir de con­tar con una fruc­tí­fe­ra tra­yec­to­ria que se pro­lon­ga a lo lar­go de to­do el si­glo XX. De sus ta­lle­res han sur­gi­do ico­nos de la re­lo­je­ría co­mo el Na­vi­ti­mer y el Ch­ro­no­mat, sin ol­vi­dar su im­por­tan­te pa­pel en el desa­rro­llo del cro­nó­gra­fo, la com­pli­ca­ción más po­pu­lar y de­man­da­da. Pa­ra mu­chos, Breitling es si­nó­ni­mo de re­lo­jes pro­fe­sio­na­les de avia­ción. Así lo es­ta­ble­ció Er­nest Sch­nei­der, quien eli­gió es­te pi­lar de la mar­ca pa­ra su re­flo­ta­ción en 1979, cuan­do de­ci­dió com­prar­la a Willy Breitling po­cos me­ses an­tes de que es­te fa­lle­cie­ra. La fa­mi­lia Sch­nei­der ha he­cho un tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­rio en es­tos ca­si cua­ren­ta años de pro­pie­dad has­ta con­ver­tir a Breitling en uno de los prin­ci­pa­les ac­to­res del seg­men­to de­por­ti­vo, con­si­guien­do ade­más man­te­ner la in­de­pen­den­cia de la ca­sa. Sin em­bar­go, la fa­mi­lia de­ci­dió el pa­sa­do año ven­der la ma­yo­ría del ca­pi­tal al fon­do de in­ver­sio­nes CVC y con­si­guió así que la fir­ma no fue­ra ab­sor­bi­da por nin­gún otro gru­po re­lo­je­ro. El cam­bio de pro­pie­dad trae con­si­go un ru­ti­lan­te e ines­pe­ra­do cam­bio de di­rec­ción pro­ta­go­ni­za­do por Geor­ges Kern, el ca­ris­má­ti­co di­rec­tor de IWC y res­pon­sa­ble has­ta en­ton­ces

del pro­duc­to y mar­ke­ting de las fir­mas re­lo­je­ras de Ri­che­mont. Kern ha te­ni­do po­co tiem­po pa­ra po­der de­jar su se­llo en el ca­tá­lo­go de Breitling, aun­que sus de­ci­sio­nes ya co­mien­zan a no­tar­se. La más lla­ma­ti­va ha si­do el lan­za­mien­to de una nue­va lí­nea de­no­mi­na­da Na­vi­ti­mer 8. Se tra­ta de una co­lec­ción ins­pi­ra­da en el pa­sa­do de la mar­ca (el nú­me­ro 8 ha­ce re­fe­ren­cia al de­par­ta­men­to de ins­tru­men­tos de avia­ción que in­cor­po­ró Willy Breitling a la fir­ma), aun­que no ha es­ta­do exen­ta de cier­ta po­lé­mi­ca por par­te de los más pu­ris­tas al pres­cin­dir en su di­se­ño de la tra­di­cio­nal re­gla de cálcu­lo que iden­ti­fi­ca­ba has­ta aho­ra a los Na­vi­ti­mer. Más allá de es­ta de­ci­sión, el con­cep­to de Na­vi­ti­mer 8 re­fle­ja muy bien al­gu­nos de los pa­rá­me­tros que re­gi­rán la nue­va eta­pa de la com­pa­ñía, don­de se ha­rá más hin­ca­pié en la his­to­ria a la vez que se abri­rá el cam­po de ac­tua­ción has­ta con­se­guir que Breitling va­ya su­peran­do la ima­gen de fir­ma ni­cho que la acom­pa­ña has­ta aho­ra y lle­gue a con­ver­tir­se en una ca­sa de re­lo­je­ría glo­bal. Pa­ra con­se­guir­lo, tan­to Geor­ges Kern co­mo Guy Bo­ve, su nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo, tie­nen muy cla­ro que la mar­ca tie­ne que ir más allá de las ideas pre­con­ce­bi­das que se han ins­ta­la­do en el mer­ca­do en los úl­ti­mos años: no es ex­tra­ño que una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes ha­ya si­do qui­tar las alas de su an­te­rior lo­go­ti­po. Co­mo el pro­pio Kern ya ex­pli­có a los me­dios en Ba­sel­world, “quién com­pra un re­loj de bu­ceo con unas alas en su esfera”. Di­fí­cil con­tra­de­cir­le.

El equi­po crea­ti­vo de Breitling ha in­ves­ti­ga­do en los ar­chi­vos de la fir­ma bus­can­do la ins­pi­ra­ción pa­ra su nue­va co­lec­ción Na­vi­ti­mer 8. Vis­to el re­sul­ta­do, es evi­den­te la in­fluen­cia di­rec­ta de la an­ti­gua Re­fe­ren­cia 768 en mo­de­los co­mo es­ta ver­sión B01 Ch­ro­no­graph

La re­fe­ren­cia más es­pec­ta­cu­lar pre­sen­ta­da por Breitling en Ba­sel­world ha si­do el Na­vi­ti­mer Su­per 8, una im­pre­sio­nan­te re­crea­ción ‘vin­ta­ge’ de los an­ti­guos re­lo­jes de bom­bar­de­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.