PLA­NES

El ma­pa de las emo­cio­nes

deViajes - - Sumario - Por Bar­ba­ra Sch­midt

El amor es in­he­ren­te a fe­bre­ro, así que he­mos se­lec­cio­na­do una do­ce­na de pla­nes que car­ga­rán las pi­las de la pa­re­ja.

Abor­da­mos el enamo­ra­mien­to a pie de ca­lle, con una ru­ta que tran­si­ta por sus ca­mi­nos na­tu­ra­les. Las coor­de­na­das de es­te par­ti­cu­lar GPS nos con­du­cen por las pa­sio­nes más ca­na­llas y los sen­ti­mien­tos más pu­ros, a la fí­si­ca y la quí­mi­ca, al amor que se gri­ta en una gran ciu­dad y al que se mur­mu­lla en una is­la de­sier­ta. Es­te San Va­len­tin, ‘lo­ve is in the air’.

1

LA CASITA DEL ÁR­BOL. En 2017 los lec­to­res de una guía de via­jes eli­gie­ron Es­co­cia co­mo el en­cla­ve más be­llo del mun­do. Sus bu­có­li­cos es­ce­na­rios y per­so­na­lí­si­mos pai­sa­jes no so­lo atraen a bus­ca­do­res de be­lle­za, sino tam­bién a ro­mán­ti­cos y enamo­ra­dos. Una de es­tas pa­ra­das es­pe­cial pa­re­jas es The Lod­ge on Loch Goil, un 5* al no­roes­te de Glas­gow don­de pue­des dor­mir en un ár­bol. En www.vi­sit­bri­tain.com.

2

PAI­SA­JE ANFIBIO. En la is­la de Ke­ko­va –la cos­ta tur­ca de An­tal­ya– la ma­ra­vi­lla es­tá tan­to en lo que ves co­mo en lo que no. En la su­per­fi­cie, el aro­ma a hi­gos y to­mi­llo abra­za las an­ti­guas mu­ra­llas li­cias de Si­me­na. Mien­tras, en el mar, las ele­gan­tes go­le­tas sur­can el agua tur­que­sa so­bre las rui­nas, que per­ma­ne­cen en­gu­lli­das a 25 me­tros de pro­fun­di­dad. En www.tu­ris­mo­de­tur­quia.com.

3 EN EL FIN (Y EL PRIN­CI­PIO) DEL MUN­DO. La na­tu­ra­le­za y vo­so­tros. No ha­brá na­die más en es­ta aven­tu­ra que te lle­va a dor­mir en una ca­ba­ña de ma­de­ra en una is­la de­sier­ta de In­do­ne­sia, en me­dio del Ín­di­co. La pro­pues­ta es con­ver­tir­te en un náu­fra­go, pe­ro de lu­jo. Na­da más lle­gar –en lan­cha rá­pi­da o avio­ne­ta–, la sen­sa­ción de ais­la­mien­to se­rá to­tal aun­que no ten­drás que usar téc­ni­cas de su­per­vi­ven­cia: te lle­va­rán la co­mi­da a dia­rio y dis­pon­drás de elec­tri­ci­dad, agua co­rrien­te y hasta Internet, así que, no te re­sis­tas y sú­be­lo a tus re­des. En www.do­cas­ta­way.com.

4

LA LUZ DEL MAR. De los 65 fa­ros que sal­pi­can la cos­ta de Croa­cia, uno de los más in­tere­san­tes es el de la is­la Po­kon­ji Dol, cer­ca de Hvar. El es­pa­cio, mí­ni­mo, es­tá des­ha­bi­ta­do y de­sér­ti­co. A di­fe­ren­cia de otros fa­ros del país, és­te no cuen­ta con alo­ja­mien­to y so­lo pue­de vi­si­tar­se en ru­tas con­cer­ta­das. Aún así, su so­le­dad y la pues­ta de sol so­bre el Adriá­ti­co os ha­rá pen­sar que es­táis en el pa­raí­so. Y eso, a pe­sar de que per­te­ne­ce al ar­chi­pié­la­go Pa­klins­ki Oto­ci: Is­las del In­fierno.

En www.vi­sit­croa­cia.com.

5 BAI­LAN­DO CON LO­BOS. Sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes –co­mo Pun­ta del Es­te y su in­ten­sa vi­da noc­tur­na– Uru­guay es un país que tie­ne la sos­te­ni­bi­li­dad por ban­de­ra. Aquí se pien­sa en ver­de y se man­tie­nen es­pa­cios co­mo el Par­que Na­cio­nal de Ca­bo Po­lo­nio, en Ro­cha, don­de el tiem­po pa­re­ce ha­ber­se de­te­ni­do y la cal­ma im­preg­na ca­da rin­cón. La en­tra­da es­tá res­trin­gi­da tan­to pa­ra pa­sear por sus du­nas co­mo pa­ra ver sus lo­bos ma­ri­nos; ade­más, no hay re­sorts ni wi­fi, spas, es­tre­llas mi­che­lin, loun­ges con dj’s… ¿quie­res más mo­ti­vos pa­ra ve­nir? En www.tu­ris­mo.gub.uy.

6

TE­RRI­TO­RIO ‘SNOW’. Pa­ra acu­rru­car­se an­te la chi­me­nea o com­par­tir un pa­seo ma­ti­nal y he­la­do: los pai­sa­jes fro­zen se vuel­ven má­gi­cos si los dis­fru­tas en pa­re­ja. Es­ta tem­po­ra­da, An­do­rra mul­ti­pli­ca la ofer­ta en sus tres do­mi­nios y pro­po­ne prac­ti­car ski­mo, dor­mir a pie de pis­ta en una Air Stream y re­la­jar­te en un snow loun­ge con vis­tas y cham­pán, co­mo el Te­rras­sa Veu­ve Clic­quot, en Sol­deu. En www.vi­si­tan­do­rra.com.

7

AMOR DE AL­TU­RA. Más de 200 pe­lí­cu­las han usa­do la si­lue­ta del Em­pi­re Sta­te pa­ra con­tar­nos mil his­to­rias, des­de el amor sal­va­je de King Kong hasta el ro­mán­ti­co de

Al­go pa­ra re­cor­dar. Ca­da día, la te­rra­za se lle­na de amo­ro­sos sel­fies a 360º que, de jue­ves a sá­ba­do, se ani­man con un sa­xo­fo­nis­ta. Si quie­res boda, el edi­fi­cio or­ga­ni­za un con­cur­so con 14 ga­na­do­res que se ca­sa­rán el día de San Va­len­tín. En www.nyc­go.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.