FO­CUS

An­sel Adams no so­lo fue un fo­tó­gra­fo ex­cep­cio­nal, tam­bién ideó un sis­te­ma de zo­nas pa­ra cap­tar pai­sa­jes que aún se usa co­mo ba­se en la tec­no­lo­gía di­gi­tal. Te­ne­mos la suer­te de pu­bli­car una par­te de su ex­cel­sa co­lec­ción de fo­to­gra­fías en co­lor, ra­ra avis e

deViajes - - Punto De Partida - Por Sil­via Iz­quier­do

Te­ne­mos la for­tu­na de ofre­ce­ros las me­jo­res imá­ge­nes en co­lor de uno de los gran­des maes­tros de la fo­to­gra­fía: An­sel Adams.

Sen­ti­nel Do­me.

Es­te pino de Jef­frey fue re­tra­ta­do en 1948 en el par­que ca­li­for­niano de Yo­se­mi­te (Es­ta­dos Uni­dos). El artista tra­ba­jó con la frus­tra­ción que le pro­du­cía la ri­gi­dez de la es­ca­la de ex­po­si­ción de las pe­lí­cu­las en co­lor –re­cor­de­mos que eran tiem­pos analó­gi­cos– y hu­yó de las pos­ta­les. En es­te ca­so, cap­tó un ár­bol iner­te y, sin pre­ten­der­lo, Adams lo con­ver­ti­ría pa­ra siem­pre en un icono de la so­le­dad. Des­gra­cia­da­men­te, el pai­sa­je se ha mo­di­fi­ca­do al ce­der el tron­co (2003).

Lo­ne Pi­ne Peak.

Pa­ra An­sel Adams do­mi­nar la téc­ni­ca del co­lor fue un es­co­llo pro­fe­sio­nal, pues pen­sa­ba que tras­mi­tía el rea­lis­mo de la fo­to­gra­fía. Es­to su­po­nía al­go bien dis­tin­to de la com­ple­ta abs­trac­ción que bus­ca­ba en sus so­ber­bias imá­ge­nes en blan­co y ne­gro. In­clu­so en las to­mas de cor­di­lle­ras co­mo es­tas se apre­cia la re­la­ción en­tre es­té­ti­ca y reali­dad, so­bre to­do por­que el artista eli­gió el ama­ne­cer in­ver­nal en Sie­rra Ne­va­da (Ca­li­for­nia) pa­ra apor­tar otros ma­ti­ces.

El bar­co fan­tas­ma.

La ins­tan­tá­nea de es­ta is­la tu­vo lu­gar en 1946 en el Par­que Na­cio­nal La­go del Crá­ter, en el es­ta­do nor­te­ame­ri­cano de Ore­gón. El dra­ma­tis­mo pai­sa­jís­ti­co apun­ta­ba a que An­sel Adams op­ta­ría por la es­ca­la de gri­ses, pe­ro de­ci­dió rea­li­zar una de sus 3.000 trans­pa­ren­cias en co­lor. To­do un acier­to pa­ra des­ple­gar los ma­ti­ces del azul.

Lom­poc.

Co­lo­ra­ma de Ko­dak de dos fi­gu­ras en un cam­po de ama­po­las cer­cano a es­ta lo­ca­li­dad ca­li­for­nia­na. Es­ta to­ma bien po­dría ser el car­tel de la pe­lí­cu­la Sonrisas y lá­gri­mas, que se es­tre­nó una dé­ca­da des­pués. Y no re­sul­ta ex­tra­ño, por­que An­sel Adams te­nía un ol­fa­to es­pe­cial pa­ra los tra­ba­jos co­mer­cia­les y tra­ba­jó pa­ra pu­bli­ca­cio­nes pun­te­ras en la épo­ca co­mo Life, For­tu­ne y Ho­ri­zon.

Cor­di­lle­ra de Alas­ka.

Es­ta fa­bu­lo­sa pa­no­rá­mi­ca del Par­que Na­cio­nal y Re­ser­va De­na­li era un sim­ple bo­ce­to pa­ra el fo­tó­gra­fo nor­te­ame­ri­cano. Cu­rio­sa­men­te, cap­tar imá­ge­nes en co­lor su­po­nía una “tram­pa de reali­dad” y su for­ma es­pon­tá­nea de tra­ba­jar, pe­ro tam­bién una pri­me­ra im­pre­sión que da­ba rien­da suel­ta, más si ca­be, a la pu­ra emo­ción del au­tor.

Me­se­ta de Kai­bab.

Es­tan­que idí­li­co en es­ta al­ti­pla­ni­cie de Ari­zo­na. En 1949, dos años des­pués de in­mor­ta­li­zar es­te pa­ra­je, el re­tra­tis­ta se en­car­ga­ría de pro­bar los pri­me­ros pro­to­ti­pos de Po­la­roid. Pa­ra cer­ti­fi­car que el fo­tó­gra­fo ca­li­for­niano era un ade­lan­ta­do a su tiem­po, so­lo hay que re­cor­dar que creía fir­me­men­te que la ima­gen elec­tró­ni­ca era el me­dio del fu­tu­ro. Un ver­da­de­ro gu­rú.

Bos­que in­ver­nal.

La nie­ve fres­ca es un ele­men­to vi­vo en Yo­se­mi­te, y así lo re­fle­ja la cá­ma­ra de An­sel Adams. El artista es­cri­bió dis­tin­tos ma­nua­les so­bre su téc­ni­ca y lle­gó a ex­po­ner su obra en el MoMA de Nue­va York (1950), aun­que el mu­seo ya le ha­bía en­car­ga­do unos años an­tes fun­dar un de­par­ta­men­to de fo­to­gra­fía, que hoy en día ate­so­ra una de las me­jo­res co­lec­cio­nes del mun­do.

Ca­ta­ra­tas de Yo­se­mi­te.

Es­te par­que na­cio­nal de Ca­li­for­nia es uno de los más vi­si­ta­dos gra­cias a es­te sal­to de agua. En fe­bre­ro, se pro­du­ce un fe­nó­meno úni­co: fi­re­falls. La co­la de ca­ba­llo des­pren­de to­nos ro­ji­zos cuan­do sus aguas son ilu­mi­na­das por el sol y, aun­que el artista no cap­tó es­te mo­men­to, hay que re­co­no­cer que la fo­to­gra­fía de pai­sa­jes nun­ca vol­vió a ser la mis­ma tras pu­bli­car Adams sus tra­ba­jos.

El Ca­pi­tán.

Es­tás ob­ser­van­do el oc­ta­vo pi­co más al­to en te­rri­to­rio te­xano. An­sel Adams su­po con­ce­bir una com­po­si­ción o vi­sua­li­za­ción de la ima­gen que apor­ta­ra más con­te­ni­do a es­te pa­ra­je del Par­que Na­cio­nal de las Mon­ta­ñas de Gua­da­lu­pe. No es di­fí­cil ima­gi­nar que es­te per­fil ha­cía las ve­ces de fa­ro cuan­do las di­li­gen­cias tran­si­ta­ban el wild west ame­ri­cano.

Río Sna­ke.

La cor­di­lle­ra cus­to­dia el cau­ce flu­vial y da nom­bre al Par­que Na­cio­nal Grand Te­ton, en el es­ta­do de Wyo­ming. La vi­da sal­va­je y el exu­be­ran­te pai­sa­je si­guen in­tac­tos des­de que el fo­tó­gra­fo nor­te­ame­ri­cano rea­li­za­ra es­ta se­rie en 1942. Los dien­tes de sie­rra de la ca­de­na mon­ta­ño­sa sue­len es­tar ne­va­dos, pe­ro la ins­tan­tá­nea anun­cia la pri­ma­ve­ra en la ri­be­ra del Sna­ke; la es­ta­ción perfecta pa­ra di­vi­sar al­ces, bi­son­tes, cas­to­res y águi­las pes­ca­do­ras.

Mo­nu­ment Va­lley.

Las úl­ti­mas ho­ras de la tar­de son una ben­di­ción pa­ra los ob­je­ti­vos fo­to­grá­fi­cos, que ro­ban la esen­cia del oes­te ame­ri­cano en es­tos per­fi­les ro­co­sos. La pu­bli­ci­dad, el ci­ne y hasta los vi­deo­jue­gos in­clu­yen es­te pai­sa­je que los in­dios na­va­jos co­no­cen co­mo Va­lle de las ro­cas. La si­lue­ta de The Mit­tens (a la de­re­cha) es una de las más re­co­no­ci­bles y se atis­ba des­de la ca­rre­te­ra pa­no­rá­mi­ca Va­lley Dri­ve.

An­sel Adams en co­lor,

de Harry M. Ca­llahan, John P. Schae­fer y An­drea G. Still­man. Editorial Pho­to Club. 35€. Es­ta jo­ya es­con­de 400 imá­ge­nes, al­gu­nas de ellas iné­di­tas, del fo­tó­gra­fo de pai­sa­jes más im­por­tan­te en Es­ta­dos Uni­dos. El maes­tro tam­bién fir­ma al­gu­nos es­cri­tos, mu­chos de ellos con­tra­dic­to­rios, so­bre la fo­to­gra­fía en co­lor. Pa­ra in­terio­ri­zar su uni­ver­so in­te­rior el ejemplar pre­sen­ta un tex­to del his­to­ria­dor Ja­mes En­yeart.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.