“Asia ha si­do un ca­mino de au­to­co­no­ci­mien­to”

deViajes - - En Primera Persona/alexis Racionero -

Via­ja­mos pa­ra co­no­cer al otro, y aca­ba­mos por des­cu­brir­nos a no­so­tros mis­mos. Asia es un ma­nan­tial de sa­bi­du­ría que me cau­ti­vó des­de mi pri­mer via­je a In­dia pa­ra ro­dar un do­cu­men­tal lla­ma­do Rub­ber­soul, en ho­nor a aquel dis­co pu­bli­ca­do por The Beatles que re­fle­ja­ba su en­cuen­tro con el Maha­ris­hi Mahesh y las fi­lo­so­fías orien­ta­les. Ha pa­sa­do más de una dé­ca­da, me he con­ver­ti­do en pro­fe­sor de yo­ga y he pu­bli­ca­do dis­tin­tos li­bros so­bre Asia. El úl­ti­mo, Dars­han, sa­bi­du­ría orien­tal pa­ra la vi­da co­ti­dia­na, es un com­pen­dio de to­do lo que apren­dí a lo lar­go de mis ru­tas por el sud­es­te asiá­ti­co, el le­jano orien­te, los Hi­ma­la­yas y los paí­ses de in­fluen­cia hin­duis­ta o bu­dis­ta.

Asia ofre­ce do­sis de sa­bi­du­ría con­cen­tra­da que de­be ser fil­tra­da a lo lar­go de los años. No es al­go inmediato, sino un ca­mino que re­quie­re un po­so, un tiem­po de asi­mi­la­ción. Yo em­pe­cé des­de lo teó­ri­co, con lec­tu­ras co­mo la Bha­ga­vad gi­ta; los Yo­ga su­tras, de Pa­tan­ja­li; El li­bro ti­be­tano de los muer­tos; los es­cri­tos de Alan Watts o Krish­na­mur­ti y aca­bé– co­mo tan­tos otros–, con Sidd­hart­ha, de Herman Hes­se. Un día, co­lap­sa­do de ideas e in­for­ma­ción, me lan­cé por­que ne­ce­si­ta­ba vi­vir­lo y ex­pe­ri­men­tar. Cam­bo­ya me en­se­ñó a vi­vir con me­nos, Laos la im­por­tan­cia de des­ace­le­rar, Tai­lan­dia la no­ción de que to­do flu­ye y es­tá en per­ma­nen­te cam­bio, In­dia a no te­ner mie­do a la muer­te…

Po­co a po­co, ob­ser­van­do la co­ti­dia­ni­dad de un te­rri­to­rio y su gen­te, pu­de com­pro­bar des­de la vi­ven­cia, la per­vi­ven­cia de mu­chos de los con­cep­tos leí­dos en las fi­lo­so­fías orien­ta­les. Es­to es lo que me lle­vó a es­cri­bir mi li­bro que tra­ta de tra­zar un puen­te en­tre orien­te y oc­ci­den­te en el que se re­co­gen prácticas orien­ta­les que pue­den me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da. Hay una idea que lo re­su­me to­do: nues­tro mun­do in­dus­trial avan­za­do ha per­di­do la es­pi­ri­tua­li­dad y co­mo me di­jo una vez el sa­bio Rai­món Pa­nik­kar: “el hom­bre sin es­pi­ri­tua­li­dad se aho­ga”. Aquí ma­ta­mos a la re­li­gión y nos que­da­mos huér­fa­nos de es­pi­ri­tua­li­dad, fas­ci­na­dos por ese mun­do de la ra­zón que pro­du­ce mons­truos, al­tas do­sis de es­trés y neu­ro­sis. Per­di­mos el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za que en su in­men­si­dad te co­nec­ta con lo tras­cen­den­te. En un es­pa­cio na­tu­ral in­men­so y re­mo­to, te sien­tes par­te de un to­do.

Yo fui una de esas víc­ti­mas del sue­ño de la ra­zón, un ur­ba­ni­ta em­pe­der­ni­do que un buen día des­per­tó me­ti­do den­tro de un tren ha­cia Tí­bet, a más de 5.000 m de al­tu­ra. De nue­vo, iba a ro­dar un do­cu­men­tal, Rail­way to Hea­ven, y des­cu­brí el cie­lo en mi in­te­rior. En el pa­so de Tang­gu­la, vien­do los mon­tes Kun­lun –con sus nie­ves eter­nas y la in­men­si­dad de la me­se­ta ti­be­ta­na– al­go se trans­for­mó en mi in­te­rior. Ba­jo una no­che es­tre­lla­da, pe­ga­do al cris­tal de mi ven­ta­na, sen­tí el pe­so de la eter­ni­dad. Vi un cie­lo que ca­si se po­día to­car con la pun­ta de los de­dos, con ca­da es­tre­lla con­ver­ti­da una pe­que­ña lla­ma de un fue­go uni­ver­sal. Co­nec­té con los se­res que­ri­dos que ha­bía per­di­do re­cien­te­men­te y com­pren­dí que aquel era el lu­gar al que va­mos a mo­rir, fun­dién­do­nos con el uni­ver­so.

Ca­da es­tre­lla era una lla­ma, un ser que­ri­do, un ser vi­vo que irra­dia­ba so­bre una tie­rra que pa­re­cía ser la mo­ra­da de los dio­ses. Nun­ca he po­di­do ol­vi­dar aque­llas imá­ge­nes. El ama­ne­cer, mon­ta­ñas ma­jes­tuo­sas y ári­das, cu­yos sur­cos mos­tra­ban las he­ri­das de una vi­da eter­na, mien­tras los pa­sa­je­ros ti­be­ta­nos que iban en el tren re­ci­ta­ban man­tras y oraciones. Es­pi­ri­tua­li­dad en es­ta­do pu­ro, el co­ra­zón abier­to y los sen­ti­dos pal­pi­tan­do an­te la con­tem­pla­ción de un ama­ne­cer en el reino de los cie­los. Así fue mi des­cu­bri­mien­to de la me­se­ta ti­be­ta­na, un llano in­fi­ni­to, que se mues­tra con una luz prís­ti­na y cam­bian­te, en el que las nu­bes tran­si­tan ba­jas pro­yec­tan­do in­ten­sas som­bras y zo­nas de má­gi­co res­plan­dor. Re­cuer­do el es­pec­tácu­lo de tor­men­tas y el ar­co iris so­bre la­gos en­vuel­tos por len­guas de agua que des­cen­dían de las cum­bres ne­va­das y, de vez en cuan­do, la apa­ri­ción de ma­na­das de yaks.

Ale­xis Ra­cio­ne­ro jun­to a dos la­mas en uno de sus via­jes asiá­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.