“Des­cu­brí el dars­han, la sa­bi­du­ría in­tui­ti­va”

deViajes - - En Primera Persona/alexis Racionero -

Aque­llo era un pai­sa­je lu­nar, me­ta­fí­si­co, abs­trac­to. No hay pa­la­bras que pue­dan des­cri­bir­lo. En el in­te­rior del tren nos lan­za­ban oxí­geno des­de los ca­na­les de ven­ti­la­ción pa­ra com­ba­tir el mal de al­tu­ra. Al­gu­nos pa­sa­je­ros dor­mían, pe­ro la ma­yo­ría per­ma­ne­cía­mos fas­ci­na­dos con­tem­plan­do el pai­sa­je. An­tes de lle­gar a Lha­sa, dos días des­pués de sa­lir de Pe­kín, nos de­tu­vi­mos en Nag­qu, la pri­me­ra es­ta­ción en te­rri­to­rio ti­be­tano. Ba­ja­mos a es­ti­rar las pier­nas y nos re­ci­bió un vien­to he­la­do ba­jo un sol ce­ga­dor. Des­cen­dien­do ha­cia Lha­sa fue­ron apa­re­cien­do las pri­me­ras mues­tras de la mo­der­na ocu­pa­ción chi­na que ha es­co­gi­do es­ta des­ti­na­ción co­mo uno de sus pun­ta­les tu­rís­ti­cos. Pa­ra un mi­tó­mano co­mo yo, la ima­gen del reino de Sham­ba­la o el pa­raí­so per­di­do de los Hi­ma­la­yas –que un día des­cu­brie­ron gran­des via­je­ros co­mo Ale­xan­dra Da­vid-Néel o Heïn­rich Ha­rrer– que­da­ba en la ima­gi­na­ción.

La mo­der­ni­dad chi­na, con sus pla­zas du­ras y edi­fi­cios fun­cio­na­les, cho­ca­ba con la ima­gen bu­có­li­ca y an­ces­tral que te­nía de Tí­bet. Pron­to di­vi­sa­mos el ma­jes­tuo­so Po­ta­la, con su es­bel­ta fa­cha­da blan­ca y ese gra­na­te tan ca­rac­te­rís­ti­co, aun­que no tar­da­mos en des­cu­brir que el co­ra­zón es­pi­ri­tual de aquel te­rri­to­rio era el Jok­hang, un mo­nas­te­rio fren­te a la pla­za Bark­hor an­te el cual ca­da día mi­les de pe­re­gri­nos se pos­tran rea­li­zan­do una ko­ra o pro­ce­sión que lo cir­cun­va­la du­ran­te to­do un día.

En su in­te­rior, el san­tua­rio aco­ge en dis­tin­tas ca­pi­llas de plan­ta cua­dra­da, es­ta­tuas de Gu­ru Rim­po­che y de Jam­pa, sien­do la más im­por­tan­te la del bu­da Sak­ya­mu­ni (del fu­tu­ro), que la prin­ce­sa chi­na Wen­cheng lle­vó co­mo re­ga­lo ha­ce si­glos. En un trán­si­to de la luz a la os­cu­ri­dad, los pe­re­gri­nos pe­ne­tran en el tem­plo pa­ra pos­trar su fren­te con­tra la pier­na iz­quier­da del gran bu­da del fu­tu­ro. Los tu­ris­tas no es­ta­mos au­to­ri­za­dos a en­trar.

El res­pe­to es so­bre­co­ge­dor. La tie­rra tiem­bla an­te las pos­tra­cio­nes y pue­des ver gen­te que lle­ga pro­te­gi­da con ta­bli­llas de ma­de­ra so­bre ma­nos y pies pa­ra pa­liar los ca­llos de pu­ra de­vo­ción. Íba­mos a ro­dar un do­cu­men­tal, pe­ro que­da­mos mu­dos, sin ape­nas po­der gra­bar na­da. Aque­llo era tan ín­ti­mo y sa­gra­do que de­bía ser res­pe­ta­do. Pa­sa­mos dos se­ma­nas en Tí­bet vi­si­tan­do mo­nas­te­rios mis­te­rio­sos co­mo el del orácu­lo de Ne­chung o lu­mi­no­sos co­mo el de Se­ra. Vi­vi­mos ba­jo la pre­sión del con­trol chino nues­tro rol de do­cu­men­ta­lis­tas camuflados de tu­ris­tas y re­co­rri­mos par­te del te­rri­to­rio por ca­rre­te­ras re­no­va­das pa­ra vi­si­tar otros lu­ga­res de in­te­rés ar­tís­ti­co y cul­to re­li­gio­so, co­mo la ciu­dad de Shi­gat­se –don­de se en­cuen­tra el mo­nas­te­rio de Tas­hu­lim­po –o la pre­cio­sa Gyan­tse, cu­ya si­lue­ta se pre­sen­ta ba­jo un im­po­nen­te cas­ti­llo y el ma­ra­vi­llo­so chör­ten (es­tu­pa) tri­di­men­sio­nal de Kum­bum, con seis plan­tas que tra­zan la geo­me­tría de un per­fec­to man­da­la vis­tas des­de el cie­lo. En su in­te­rior, al­ber­ga ca­pi­llas con pin­tu­ras mu­ra­les e imá­ge­nes en mi­nia­tu­ra que da­tan del si­glo XV.

Pa­ra lle­gar a Gyan­tse, des­de Lha­sa, el via­je es du­ro. Hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra el mal de al­tu­ra y la in­ten­si­dad de un sol que pro­du­ce mi­gra­ñas y que­ma­du­ras si no vas bien pro­te­gi­do. Los que ten­gan la pre­sión al­ta de­ben de abs­te­ner­se de vi­si­tar Tí­bet o ha­cer una bue­na acli­ma­ta­ción. No es una ru­ta pa­ra cual­quie­ra y, en cual­quier ca­so, hay que to­mar­se las co­sas a otro rit­mo de­jan­do que el oxí­geno lle­gue a los pul­mo­nes. Lue­go, so­lo hay que pa­rar las olas de la men­te y con­tem­plar, des­de la gran­de­za de la na­tu­ra­le­za ti­be­ta­na, lo que hay más allá de nues­tra men­te.

Tí­bet es, pro­ba­ble­men­te, don­de des­cu­brí el dars­han, la sa­bi­du­ría in­tui­ti­va, la re­ve­la­ción de lo sa­gra­do que se da cuan­do co­nec­tas con otra fre­cuen­cia, más cer­ca­na a tu co­ra­zón, y la es­pi­ri­tua­li­dad. No hay que ser un san­to ni un dios, tan só­lo un viajero de la con­cien­cia que quie­re des­cu­brir que hay más allá de la ra­zón.

El es­cri­tor bus­ca la es­pi­ri­tua­li­dad en sus ru­tas a través de las fi­lo­so­fías orien­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.