ESLAVONIA

La esen­cia agreste de Croa­cia

deViajes - - Sumario - Por Ós­car Che­ca

Nos aden­tra­mos en la re­gión más ig­no­ta de Croa­cia. Es­tá ba­ña­da por el Da­nu­bio y con­ser­va tra­di­cio­nes bien cu­rio­sas.

Lla­nu­ras in­ter­mi­na­bles don­de cre­ce el ce­real, bos­ques de ár­bo­les im­po­nen­tes y an­chos ríos de­fi­nen el pai­sa­je de la pro­vin­cia croa­ta más orien­tal. Le­jos de la ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca es­te es el lu­gar pa­ra via­jar sin pri­sa y co­no­cer una Croa­cia di­fe­ren­te.

Aun­que la idea más ge­ne­ra­li­za­da so­bre A Croa­cia sea la de los pai­sa­jes cos­te­ros y las is­las del mar Adriá­ti­co, hay otra Croa­cia de in­te­rior, mu­chí­si­mo me­nos co­no­ci­da pe­ro tan in­tere­san­te y lla­ma­ti­va co­mo la ri­be­re­ña.

Se tra­ta de la pro­vin­cia de Eslavonia, la más orien­tal de to­das las que for­man es­te país. Aquí, el úni­co ras­tro de mar es el que de­jó ha­ce mi­llo­nes de años una ex­ten­sión del fa­mo­so mar de Te­tis: el mar de Pa­no­nia. No es­pe­res ver­lo por nin­gún la­do, claro, ha­ce mi­les de años que des­apa­re­ció, pe­ro los se­di­men­tos acu­mu­la­dos a lo lar­go del tiem­po han he­cho de es­ta re­gión una de las más fér­ti­les de Europa, por lo que hoy, los croa­tas la lla­man “el gra­ne­ro de Croa­cia”. De to­das for­mas el agua si­gue pre­sen­te, aun­que en for­ma de ríos. El Dra­va, el Sa­va y el Da­nu­bio re­co­rren el te­rri­to­rio con­for­man­do par­te de su ca­rác­ter.

El Dra­va es el que te en­con­tra­rás en Osi­jek, la ca­pi­tal de Eslavonia, por don­de em­pe­za­mos nues­tro iti­ne­ra­rio. El dis­cu­rrir de la ciu­dad es al­go len­to, to­do hay que de­cir­lo, pe­ro des­pués sor­pren­de con even­tos co­mo el Pan­no­nian Cha­llen­ge (www.pan­no­nian.hr), el ma­yor fes­ti­val de de­por­tes ex­tre­mos, don­de el ska­te, el BMX, el pa­ti­na­je in­li­ne y el b-bo­ying (break dan­ce) se mez­clan con mú­si­ca rock y elec­tro o con su ani­ma­da pla­ya flu­vial ve­ra­nie­ga a la que han lla­ma­do ‘Co­pa­ca­ba­na’.

Co­mien­za a des­cu­brir la ciu­dad por su ba­rrio más antiguo, Tvrda, la Ciu­da­de­la. Aquí en­con­tra­rás una pe­que­ña ur­be cons­trui­da com­ple­ta­men­te en es­ti­lo ba­rro­co y par­te de las mu­ra­llas que la ro­dea­ban. Re­co­rre tran­qui­la­men­te el pu­ña­do de ca­lles que la for­man y no ol­vi­des vol­ver por la no­che, mo­men­to en que se con­vier­te en el ba­rrio más ani­ma­do.

Pa­ra ce­nar no te pier­das el res­tau­ran­te Kod Ru­ze, uno de los más an­ti­guos de to­do el país, en el que po­drás pro­bar la au­tén­ti­ca gas­tro­no­mía de Eslavonia. Ade­más, los sá­ba­dos un gru­po de mú­si­ca tra­di­cio­nal bal­cá­ni­ca ame­ni­za la ve­la­da. Los gru­pos de ami­gos que se lan­zan a acom­pa­ñar a los ar­tis­tas can­tan­do, las ja­rras de cer­ve­za (Os­jec­ko, la más an­ti­gua de Croa­cia y que es de Osi­jek) y el hu­mo de los ci­ga­rros

(aquí no exis­te la ley an­ti­ta­ba­co en lu­ga­res pú­bli­cos) te ha­rán sen­tir co­mo en una pe­lí­cu­la de Kus­tu­ri­ca.

Des­de Tvrda, la Ave­ni­da de Europa te lle­va­rá has­ta la ‘ciu­dad al­ta’. Es­ta ca­lle se cons­tru­yó en el si­glo XIX pa­ra unir los tres nú­cleos de la po­bla­ción que, has­ta en­ton­ces, es­ta­ban se­pa­ra­dos. Es­tá re­ple­ta de bo­ni­tas ca­sas-pa­la­cio de es­ti­lo Se­ce­sión (una co­rrien­te ar­tís­ti­ca que se dio so­bre­to­do en Vie­na). No te pier­das el Ci­ne Ura­nia (www.ki­ne­ma­to­gra­fi-osi­jek.hr), en la ca­lle Vje­kos­la­va Hen­gla, que si­gue fun­cio­nan­do co­mo sa­la de ci­ne, pe­ro don­de se pro­gra­man tam­bién con­cier­tos.

En la ‘ciu­dad al­ta’ de­ja tiem­po pa­ra to­mar un ca­fé en la ca­lle Zu­pa­nijs­ka y pa­ra dis­fru­tar, del in­te­rior y del ex­te­rior de la Ca­te­dral de San Pe­dro y San Pa­blo, que en reali­dad es concatedral de la ar­chi­dió­ce­sis de Da­ko­vo-Osi­jek y el se­gun­do tem­plo más gran­de de Croa­cia. Se le­van­tó en tan so­lo cua­tro años en es­ti­lo neo­gó­ti­co y uti­li­zan­do tres mi­llo­nes de la­dri­llos. Aún po­drás ver zo­nas en res­tau­ra­ción por las ex­plo­sio­nes de la Gue­rra de los Bal­ca­nes.

Aquel cruel con­flic­to de los no­ven­ta de­jó imá­ge­nes tan du­ras co­mo la de un tan­que en­tran­do en la ciu­dad y aplas­tan­do a un Seat 600 (que allí se lla­ma­ba Zas­ta­va 750) que se in­ter­pu­so en su ca­mino… Hoy, uno de los mo­nu­men­tos más co­no­ci­dos de Osi­jek re­cuer­da es­te he­cho pe­ro es­ta vez es el pe­que­ño co­che ro­jo el que sube so­bre el tan­que, co­mo sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia. Pue­des ver­lo en el cru­ce de dos ca­lles, Tr­pi­mi­ra y Vu­ko­vars­ka.

JUN­TO AL DA­NU­BIO

El Da­nu­bio es­tá a so­lo 20 km de Osi­jek, así que va­mos a su en­cuen­tro. Pue­des em­pe­zar di­ri­gién­do­te a Ko­pa­ce­vo, a 15 mi­nu­tos por ca­rre­te­ra. Aquí es­tá la en­tra­da del Par­que Na­tu­ral Ko­pac­ki rit, uno de los es­pa­cios na­tu­ra­les más des­ta­ca­bles de to­da Croa­cia. Ocu­pa la zo­na cen­tral de la lla­nu­ra alu­vial del Da­nu­bio, jus­to en­tre es­te río y el Dra­va. Es un enor­me hu­me­dal, un ra­ro eco­sis­te­ma de gran bio­di­ver­si­dad, que pue­des vi­si­tar por li­bre o a tra­vés de iti­ne­ra­rios guia­dos, re­co­rri­dos en ca­noa o sa­fa­ris fo­to­grá­fi­cos.

Por es­ta zo­na dis­cu­rre tam­bién la ru­ta his­tó­ri­ca de Zrín­yi-Su­lei­man, que re­cuer­da los en­fren­ta­mien­tos en­tre el Im­pe­rio Oto­mano y el Aus­tro-Hún­ga­ro. Efec­ti­va­men­te, por aquí pa­só So­li­mán ‘El Mag­ní­fi­co’ en su avan­ce ha­cia Vie­na. Los ca­mi­nos y puen­tes que cons­tru­yó no so­lo fue­ron im­por­tan­tes des­de el pun­to de vis­ta es­tra­té­gi­co mi­li­tar sino tam­bién eco­nó­mi­co, pues se con­vir­tie­ron en las ru­tas por las que se ex­por­ta­ba el vino. Y es que ya en el si­glo XVI es­ta re­gión de Ba­ran­ja era co­no­ci­da por sus vi­nos.

En Kne­ze­vi Vi­no­gra­di es­tá la bo­de­ga Vi­na Bel­je (www.vi­na­bel­je.hr), con­si­de­ra­da la más an­ti­gua del país. La ca­va sub­te­rrá­nea don­de aho­ra se crían los vi­nos en enor­mes ti­nas de ro­ble fue uti­li­za­da por So­li­mán co­mo es­ta­blo y pri­sión. En la vi­si­ta des­cu­bri­rás los vi­nos de la va­rie­dad gra­se­vi­na (una es­pe­cie de ries­ling sil­ves­tre), un lu­gar con mu­cha historia y un en­can­ta­dor pai­sa­je de vi­ñe­do.

Muy cer­ca de aquí es­tá el pue­blo de Ka­ra­nac don­de de­bes ir pa­ra co­no­cer al­gu­nas de las fa­ce­tas más tra­di­cio­na­les de Eslavonia y de es­ta re­gión de Ba­ran­ja, so­bre to­do las que tie­nen que ver con la gas­tro­no­mía. Pa­ra ello, di­rí­ge­te al res­tau­ran­te Ba­ranjs­ka ku­ca. Es una es­pe­cie de mu­seo etnográfico en el que se han re­crea­do los tra­ba­jos ar­te­sa­na­les tra­di­cio­na­les de la re­gión y los es­pa­cios pro­pios de ca­da uno de ellos. Pe­ro es un mu­seo vi­vo por­que mu­chos de es­tos es­pa­cios se si­guen uti­li­zan­do, co­mo el horno don­de se pre­pa­ra el pan a dia­rio, la ta­ber­na o el fo­gón ex­te­rior. Te da­rán la bien­ve­ni­da con un chu­pi­to de ra­kia, un li­cor de fru­tas fer­men­ta­das.

Vuel­ve de nue­vo a la ca­rre­te­ra que si­gue el cur­so del Da­nu­bio pa­ra lle­gar, al sur del Dra­va, has­ta el pue­blo de Er­dut, jun­to a uno de los mean­dros del gran río eu­ro­peo. Jun­to a Alj­mas y Dalj for­ma par­te del Wi­ne & Bi­ke Tour Er­dut, una ru­ta del vino que in­clu­ye bodegas y res­tau­ran­tes y que se pue­de re­co­rrer en bi­ci de­bi­do a la cer­ca­nía en­tre los di­fe­ren­tes es­ta­ble­ci­mien­tos. Vi­si­ta, por ejem­plo, la Bo­de­ga Br­zi­ca (www. br­zi­ca.com) don­de Ivo te ex­pli­ca­rá des­de el pai­sa­je del Da­nu­bio has­ta los se­cre­tos de su vino gra­se­vi­na. Ade­más, en su sa­la de

de­gus­ta­ción tam­bién po­drás pro­bar las es­pe­cia­li­da­des gas­tro­nó­mi­cas de Eslavonia.

Un po­co más al sur, siem­pre jun­to al río, lle­ga­rás a Dalj. Tam­bién es co­no­ci­do por sus vi­nos, pe­ro aquí lo que no de­bes per­der­te es el Pla­ne­ta­rio Mi­lu­tin Mi­lan­ko­vic. Se tra­ta de la ca­sa de es­te po­li­fa­cé­ti­co cien­tí­fi­co (ade­más era ar­qui­tec­to, mú­si­co, es­cri­tor y pin­tor), con­ver­ti­da en mu­seo (con pa­ne­les y ex­pli­ca­cio­nes en in­glés).

LOS CA­BA­LLOS DE DA­KO­VO

La úl­ti­ma eta­pa de es­te re­co­rri­do por Eslavonia te lle­va­rá has­ta Da­ko­vo. Pue­des comenzar vi­si­tan­do el mo­nu­men­to más fa­mo­so de la ciu­dad, su Ca­te­dral, tam­bién cons­trui­da en la­dri­llo. El in­te­rior guar­da unos lla­ma­ti­vos tram­pan­to­jos a mo­do de ta­pi­ces y otras cu­rio­si­da­des co­mo que en los fres­cos de las pa­re­des apa­re­ce el nom­bre de Alá, en ára­be. Al pa­re­cer los maes­tros pin­to­res se con­vir­tie­ron a la re­li­gión mu­sul­ma­na pe­ro les de­ja­ron se­guir con el tra­ba­jo, ade­más de per­mi­tir­les in­cluir el nom­bre de su nue­vo Dios en la de­co­ra­ción.

Es­ta sim­ple anécdota da cuen­ta de que Da­ko­vo fue siem­pre un te­rri­to­rio de fron­te­ra. Al fi­nal del si­glo XVII, cuan­do tras di­ver­sos ava­ta­res vol­vió a in­te­grar­se en el Im­pe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro, se hi­zo ne­ce­sa­ria una guar­dia per­ma­nen­te, fru­to de esa con­di­ción fron­te­ri­za. Y fue en­ton­ces cuan­do em­pe­za­ron a criar­se los ca­ba­llos de ra­za li­pi­za­na, y que hoy se si­guen adies­tran­do en la Ca­ba­lle­ri­za Na­cio­nal de Da­ko­vo.

A lo lar­go del año, ade­más, se ce­le­bran di­fe­ren­tes ac­tos en los que par­ti­ci­pan es­tos mag­ní­fi­cos ca­ba­llos, co­mo el Fes­ti­val del Bor­da­do, que tie­ne lu­gar en ju­lio.

Y si vas al ve­cino pue­blo de Gor­ja­ne el día de Pen­te­cos­tés (20 de ma­yo) dis­fru­ta­rás de un even­to to­da­vía más lla­ma­ti­vo. Se tra­ta del Des­fi­le de Pri­ma­ve­ra de las Ljel­je (rei­nas) de Gor­ja­ne, en el que las jó­ve­nes se vis­ten con co­lo­ri­dos tra­jes y, blan­dien­do una es­pa­da, in­ter­pre­tan can­tos y bai­les.◆

Pai­sa­jes y na­tu­ra­le­za. Las cua­tro imá­ge­nes de las pá­gi­nas an­te­rio­res per­te­ne­cen al Par­que Na­tu­ral Ko­pac­ki rit. So­bre es­tas lí­neas: sa­la del Mu­seo-Pla­ne­ta­rio Mi­lu­tin Mi­lan­ko­vic y bo­te­lla de vino Gra­se­vi­na. De­re­cha: Dos mo­men­tos de la vi­si­ta a las...

Vi­nos con so­le­ra. En es­ta pá­gi­na: co­me­dor del res­tau­ran­te Mu­zej Oku­sa y uno de sus pla­tos de que­sos. De­re­cha: El río Da­nu­bio a su pa­so por la re­gión de Ba­ran­ja. Ba­rri­cas y bo­te­lla de vino de la Bo­de­ja Vi­na Bel­je, la más an­ti­gua del país.

Rum­bo al es­te Igle­sia de San Mi­guel, en Osi­jek, co­no­ci­da por su ar­qui­tec­tu­ra ba­rro­ca. Es­cul­tu­ra del es­cri­tor croa­ta Au­gust Ce­sa­rec. Fa­cha­da de Osi­jek. Mues­tra de art de­co en el ci­ne Ura­nia y Ca­te­dral de San Pe­dro y San Pa­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.