SLOW TRA­VEL

Re­con­cí­lia­te con la na­tu­ra­le­za, bus­ca ali­men­tos de cer­ca­nía y pien­sa en ver­de. Apos­ta­mos por des­ti­nos don­de prac­ti­car un ‘de­tox’ tec­no­ló­gi­co y re­bo­san­tes del nue­vo lu­jo del si­glo XXI, el si­len­cio. Por unos días, ya sa­bes: ¿wi­fi? No, gra­cias.

deViajes - - Sumario - Por Bar­ba­ra Sch­midt

Los via­jes tam­bién son con­tem­pla­ti­vos. Se aso­man a nues­tras pá­gi­nas al­gu­nas pro­pues­tas fue­ra de ru­ta pa­ra es­pí­ri­tus li­bres.

1

EL GRAN PA­SI­LLO AZUL. Ma­jes­tuo­so y exu­be­ran­te, Gei­ran­ger es la jo­ya de la co­ro­na de los fior­dos no­rue­gos. Los gla­cia­res mo­de­la­ron es­ta dra­má­ti­ca hen­di­du­ra a lo lar­go de 15 m que, jun­to con el Nae­røf­jord, la Unesco de­cla­ró Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. En pri­ma­ve­ra se inicia la tem­po­ra­da de cru­ce­ros que sur­can es­te pai­sa­je, que tam­bién pue­des dis­fru­tar des­de lo al­to de Ea­gle Road. En cual­quier ca­so, el agua que flu­ye en­tre las la­de­ras ver­des y las pro­di­gio­sas cascadas son un re­man­so de paz úni­co. www.vi­sit­nor­way.com.

2 PARÉNTESIS DE RE­LAX. Al su­r­oes­te de Gua­te­ma­la –el país don­de pa­ra mu­chos na­ció el uni­ver­so ma­ya–, el la­go Atitlán es un re­man­so de se­re­na es­pi­ri­tua­li­dad. Tras la ex­plo­sión de co­lo­res de Chi­chi­cas­te­nan­go o Que­zal­te­nan­go –in­clu­so de Pa­na­ja­chel, en la ori­lla del la­go–, los to­nos azu­les de es­tas aguas son un res­pi­ro, una in­vi­ta­ción a na­ve­gar en si­len­cio o a vi­si­tar jo­yas co­mo San­tia­go y su ve­ne­ra­do Ma­xi­mon. Un re­ga­lo vi­sual que sal­ta de la gran­dio­si­dad de sus tres vol­ca­nes a las pues­tas de sol en sus em­bar­ca­de­ros. www.in­guat.gob.gt.

3 LA MÍS­TI­CA DE LA ES­PI­RI­TUA­LI­DAD. Ca­da vez son más los au­to­ca­res y tuk tuk que lle­gan a Siem Reap, en Cam­bo­ya. Y ca­da vez es­te país se re­sis­te más a de­jar de ser uno de los re­duc­tos es­pi­ri­tua­les de Asia. Mien­tras el pul­so continúa, va­rios con­se­jos pa­ra evi­tar el es­trés. Lo pri­me­ro, Ang­kor tie­ne más de 3.000 tem­plos di­se­mi­na­dos en la sel­va, así que no in­ten­tes ver to­dos. Lo se­gun­do, con­ver­sa con al­guno de los mon­jes que vi­ven en ellos o me­jor aún, apún­ta­te a un re­ti­ro es­pi­ri­tual con yo­ga, ma­sa­jes, me­nú or­gá­ni­co… www.tou­rism­cam­bo­dia.org.

4 EN EL REINO DE AILEACH. No es una nue­va lo­ca­li­za­ción de Jue­go de Tro­nos, aun­que po­dría, por­que el Gria­nan of Aileach, al nor­te de Ir­lan­da, re­bo­sa mag­ne­tis­mo. De he­cho, to­do el con­da­do de Do­ne­gal, don­de se si­túa es­te cas­tro cel­ta, de­rro­cha tan­ta fo­to­ge­nia que has­ta aquí han via­ja­do las au­ro­ras bo­rea­les del nor­te y las cá­ma­ras de Holly­wood pa­ra ro­dar frag­men­tos de

Star Wars. El es­truen­do de los acan­ti­la­dos se sua­vi­za y crea, jun­to a las abun­dan­tes aguas ter­ma­les y es­ta mi­le­na­ria for­ta­le­za, un gran círcu­lo per­fec­to. www.ire­land.com.

5 CÓ­MO FLO­TAR EN EL DE­SIER­TO.

A 16 km de San Pe­dro de Ata­ca­ma, en el nor­te de Chi­le, la re­gión de An­to­fo­gas­ta es­con­de un má­gi­co bal­nea­rio na­tu­ral: la la­gu­na Ce­jar. ¿Qué tie­ne de especial es­te pe­que­ño la­go? Ade­más de sus co­lo­res –con to­dos los ma­ti­ces del tur­que­sa al es­me­ral­da–, la ele­va­da sa­li­ni­dad de sus aguas, que im­pi­de que te hun­das. De he­cho, la con­cen­tra­ción sa­li­na es aún más al­ta que la del Mar Muer­to. Tras es­te re­lax acuá­ti­co –los ra­yos so­la­res so­bre los cris­ta­les de sal son un es­pec­tácu­lo–, com­ple­ta es­te lu­jo­so pa­seo en uno de los de­sier­tos más gran­des y ári­dos del mun­do: Ata­ca­ma. En https://chi­le.tra­vel.

6 ‘JAM SES­SION’ EN LA NIE­VE. En el oes­te de Aus­tria, Arl­berg no so­lo es la cu­na del es­quí al­pino y la ma­yor zo­na de es­quí aus­tria­ca in­ter­co­nec­ta­da. Aquí sa­ben tan­to de nie­ve que la dis­fru­tan con los cin­co sen­ti­dos y con­vier­ten el mo­men­to après-ski en la pri­me­ra fies­ta de la pri­ma­ve­ra. En Lechs y Zürs, el Arl­berg Mu­sic Fes­ti­val se vi­ve con frío y mú­si­ca, las pis­tas de es­quí se trans­for­man en sa­las de bai­le, las ta­blas en za­pa­tos, y los rit­mos del swing, jazz, soul o boo­gie llenan ca­da rin­cón de es­te pe­que­ño pa­raí­so blan­co. www.arl­berg.net.

7 UNA PE­CE­RA VER­DE. Pa­ra bus­car un es­pa­cio que cul­ti­va el si­len­cio vo­la­mos al es­ta­do de Was­hing­ton, a un rin­cón en el que has­ta su nom­bre es si­len­cio­so: Hoh. Es­ta sel­va, en el oes­te nor­te­ame­ri­cano, es­tá en­cla­va­da en el Par­que Na­cio­nal Olym­pic y es uno de los lu­ga­res más llu­vio­sos del pla­ne­ta. Aquí, los ce­dros y el mus­go crean un pai­sa­je con mu­cha ma­gia y po­co rui­do: de he­cho, se­gún Gor­don W. Hem­pton –eco­lo­gis­ta acús­ti­co–, uno de los más si­len­cio­sos del mun­do. www.nps.gov.

8 SI­LEN­CIO EN LA ES­TE­PA. En el co­ra­zón de Asia, Mon­go­lia, uno de los paí­ses más al­tos y fríos del mun­do, se cue­la ya en la wish­list de los aven­tu­re­ros más exi­gen­tes. Le­gen­da­ria y se­cre­ta, la tie­rra del ho­ri­zon­te eterno in­vi­ta a des­cu­brir sus pai­sa­jes a rit­mo len­to: las lla­nu­ras es­te­pa­rias del nor­te, las du­nas gi­gan­tes del de­sier­to del Go­bi en el sur, las mon­ta­ñas de Al­tai y los do­ma­do­res de águi­las…

Y a so­ñar con to­do mien­tras des­can­sas en una au­tén­ti­ca yur­ta. www.ger­to­ger.org.

9 EL RIN­CÓN DE PEN­SAR. El equi­va­len­te ja­po­nés a las an­ti­guas ter­mas ro­ma­nas se lla­ma on­sen –ro­ten­bu­ro, si es al ai­re li­bre– y es un es­pa­cio que, ade­más de so­cia­li­zar –al­gu­nos son mix­tos–, in­vi­ta a la me­di­ta­ción. El pai­sa­je de mon­ta­ña, la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción y el agua cá­li­da y car­ga­da de mi­ne­ra­les vol­cá­ni­cos te pre­dis­po­nen a un via­je en el tiem­po y te or­ga­ni­zan un re­se­teo to­tal de cuer­po y men­te en dos se­gun­dos. www.tu­ris­mo-ja­pon.es.

10 JAR­DI­NES DE CO­RAL. Si el si­len­cio que se crea al bu­cear tie­ne mu­cho de ma­gia, na­dar ba­jo el agua en una de las ru­tas del Mar Ro­jo, en Egip­to, con más de 1.200 es­pe­cies de pe­ces y una vi­si­bi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria, es una ex­pe­rien­cia que ro­za el nir­va­na. Des­de Hurg­ha­da di­rec­ción al fon­do del mar, se abre un te­rri­to­rio acuá­ti­co úni­co don­de, en ape­nas unos me­tros, la fi­na ca­pa de are­na se con­vier­te en un cam­po de co­ral con to­do ti­po de for­mas y co­lo­res. Me­nos sa­tu­ra­da que la an­te­rior, Sharm el Sheikh, en la pe­nín­su­la del Si­naí, se per­fi­la ya co­mo el re­le­vo más des­lum­bran­te de la zo­na pa­ra na­dar en­tre mo­re­nas, ban­cos de pe­ces pa­ya­so, anémo­nas, ca­ba­lli­tos de mar… www.egip­to­ma­nia.com.

11 CO­NE­XIÓN NA­TU­RAL. Si hay un des­tino que no pue­de fal­tar en una lis­ta de es­ce­na­rios eco es Is­lan­dia. La is­la del frío, esa que ape­nas sa­le en las no­ti­cias y don­de hay más hie­lo que tie­rra, cuen­ta con un pai­sa­je ro­tun­do, lleno de géi­se­res, vol­ca­nes e ice­bergs que ha­blan con idio­ma pro­pio: el del si­len­cio más na­tu­ral. Si nos ale­ja­mos de sus cascadas –Gull­foss, Skó­ga­foss, Sel­ja­lands­foss…–, su im­pre­sio­nan­te Blue La­goon y la tran­qui­li­dad que se res­pi­ra en las ca­lles de Reyk­ja­vik, la ca­pi­tal, uno de los pun­tos me­nos co­no­ci­dos lo en­con­tra­mos al sur. Es el cam­po de la­va de El­draum, un es­pec­tácu­lo que co­mien­za en pri­ma­ve­ra y que ta­pi­za de mus­go ver­de claro la erup­ción del vol­cán que, an­ta­ño, desoló la is­la. En https://es.vi­si­ti­ce­land.com.

12 LA VI­DA CON­TEM­PLA­TI­VA. Mu­chos vie­nen a es­te rin­cón del Pa­cí­fi­co, si­tua­do al es­te de Fi­li­pi­nas, pa­ra ver en directo sus fa­mo­sas mo­ne­das-pie­dra. Pe­ro Yap, uno de los cua­tro es­ta­dos de la Mi­cro­ne­sia, tam­bién sor­pren­de por sus fon­dos sub­ma­ri­nos lle­nos de man­ta­rra­yas, su sel­va y su si­len­cio. Aquí de­tes­tan el rui­do –in­clu­so un co­che con la mú­si­ca de­ma­sia­do al­ta pue­de ser ob­je­to de san­ción–, al­go mo­les­to en una cul­tu­ra tan an­ces­tral. O, jus­ta­men­te, tan mo­der­na. www.pa­ta­mi­cro­ne­sia.org.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.