EL SALVADOR

To­do por des­cu­brir

deViajes - - Punto De Partida - Por Án­gel Martínez Ber­me­jo

Os plan­tea­mos una ru­ta fue­ra de los cir­cui­tos tu­rís­ti­cos, que con­si­gue sor­pren­der por una na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te y su po­so prehis­pá­ni­co.

Abor­da­mos un pe­que­ño te­rri­to­rio re­ple­to de fa­bu­lo­sas sor­pre­sas. Pla­yas de­sér­ti­cas, ex­ten­sos man­gla­res, vol­ca­nes des­co­mu­na­les o mon­ta­ñas bos­co­sas con­for­man una bio­di­ver­si­dad úni­ca pro­te­gi­da por la Unesco y una cul­tu­ra mi­le­na­ria que se asien­ta en sus ciu­da­des co­lo­nia­les o en los co­que­tos pue­blos de la Ru­ta de las Flo­res.

Cen­troa­mé­ri­ca se pre­sen­ta co­mo un des­tino en el que es fá­cil –y has­ta con­ve­nien­te– com­bi­nar dos o tres paí­ses en un so­lo via­je, in­clu­so el más pe­que­ño de ellos ofre­ce su­fi­cien­tes atrac­ti­vos co­mo pa­ra de­di­car­le una len­ta ex­plo­ra­ción. El Salvador, con una ex­ten­sión li­ge­ra­men­te in­fe­rior a la de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, ha per­ma­ne­ci­do du­ran­te dé­ca­das fue­ra de las ru­tas tu­rís­ti­cas por lo aún tie­ne to­do por des­cu­brir.

Da­do que el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal es­tá a más de 40 ki­ló­me­tros de San Salvador, no tie­ne sen­ti­do ini­ciar el re­co­rri­do en la ca­pi­tal. Re­sul­ta más con­ve­nien­te di­ri­gir­se ha­cia al­gún pun­to de la cos­ta y em­pe­zar aquí la ex­plo­ra­ción del país más pe­que­ño de Cen­troa­mé­ri­ca. La bahía de Ji­qui­lis­co es un buen lu­gar pa­ra ini­ciar nues­tra in­mer­sión en la na­tu­ra­le­za y la cul­tu­ra sal­va­do­re­ña. El océano se aden­tra bas­tan­tes ki­ló­me­tros en el con­ti­nen­te y for­ma una su­per­fi­cie en la que se mez­clan agua sa­la­da y dulce, con is­las y man­gla­res por don­de se na­ve­ga en bus­ca de pla­yas y vi­da sal­va­je. Cua­tro de las sie­te es­pe­cies de tor­tu­gas ma­ri­nas vie­nen a desovar a es­te gol­fo en el que anidan 27 is­las. Hay bue­nos lu­ga­res pa­ra dar­se el ba­ño de bau­tis­mo que inicia el via­je; mien­tras el ho­ri­zon­te apa­re­ce pun­tea­do por vol­ca­nes. Ve­rás có­mo sus si­lue­tas se aca­ba­rán con­vir­tien­do en una cons­tan­te du­ran­te nues­tro pe­ri­plo.

DON­DE EL TIEM­PO NO PA­SA

Los al­re­de­do­res de la bahía de Ji­qui­lis­co al­ber­gan ha­cien­das agrí­co­las y ga­na­de­ras. En La Ca­rre­ra dan la bien­ve­ni­da a los vi­si­tan­tes que deseen aden­trar­se en el mun­do del ca­cao, que aquí se pro­du­ce en abun­dan­cia por el cli­ma hú­me­do y ca­lu­ro­so. Bahía de Ji­qui­lis­co. Más allá de los man­gla­res apa­re­cen las co­pas de los al­men­dros de río y los co­na­cas­tes. Los ca­na­les son el há­bi­tat per­fec­to pa­ra los cai­ma­nes y el bio­cli­ma fa­vo­re­ce la po­bla­ción de mo­nos ara­ña, que Mi­guel Án­gel Jiménez se ha ocu­pa­do de pro­te­ger des­de los años 80.

Las pe­pi­tas de ca­cao tu­vie­ron tan­to va­lor en el pa­sa­do que se usa­ron co­mo mo­ne­da.

En es­ta pro­pie­dad hay que co­no­cer a Mi­guel Án­gel Jiménez, que con­si­guió evi­tar la des­apa­ri­ción de los mo­nos ara­ña en la zo­na. Con su ayu­da es muy fá­cil fo­to­gra­fiar­los a muy po­ca dis­tan­cia.

Hay que em­pren­der el ca­mino ha­cia el in­te­rior, y no hay me­jor des­tino que Su­chi­to­to. Es una pe­que­ña ciu­dad que con­ser­va bas­tan­te bien un tra­di­cio­nal con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co y que tra­ba­ja pa­ra que la Unesco la in­clu­ya en la lis­ta del pa­tri­mo­nio mun­dial. Por las ca­lles em­pe­dra­das que hay al­re­de­dor de la pla­za se pro­du­ce una es­ce­na que tie­ne al­go de otro tiem­po, pues ape­nas cir­cu­lan otra co­sa que mo­to­ca­rros y al­gún cam­pe­sino a ca­ba­llo. Las ca­sas de ven­ta­nas en­re­ja­das y pa­re­des pin­ta­das de co­lo­res bri­llan­tes es­con­den pa­tios flo­ri­dos y la igle­sia blan­ca de San­ta Lu­cía, del si­glo XVIII, si­gue sien­do el edi­fi­cio prin­ci­pal.

Su­chi­to­to vi­vió su mo­men­to de es­plen­dor en­tre los si­glos XVII y XIX gra­cias al añil. Es­te tin­te, que pro­por­cio­na un in­ten­so y du­ra­de­ro co­lor azul a los te­ji­dos, se ob­tie­ne de una plan­ta de la re­gión y su co­mer­cio ge­ne­ró una gran ri­que­za has­ta la apa­ri­ción de los co­lo­ran­tes in­dus­tria­les. La re­cu­pe­ra­ción del añil es una de las se­ñas de iden­ti­dad de es­ta co­mar­ca y se pue­de co­no­cer su historia en va­rios ta­lle­res que re­vi­ven la tra­di­ción del tin­te ar­te­sa­nal. Uno de ellos es Pá­ja­ro Flor, di­ri­gi­do por Ir­ma López, don­de po­drás ad­qui­rir pren­das y des­cu­brir los se­cre­tos del te­ñi­do.

LE­GA­DO PREHIS­PÁ­NI­CO

El te­rri­to­rio de El Salvador fue uno de los ex­tre­mos de la ex­pan­sión de las gran­des cul­tu­ras me­soa­me­ri­ca­nas y, aun­que no se en­cuen­tran gran­des res­tos ar­queo­ló­gi­cos, hay va­rios lu­ga­res in­tere­san­tes. El ma­yor

asen­ta­mien­to prehis­pá­ni­co co­no­ci­do es Cihua­tán, que fue la ca­pi­tal de un se­ño­río que do­mi­nó el cen­tro y el oes­te del ac­tual El Salvador du­ran­te 150 años y sur­gió tras el co­lap­so de la ci­vi­li­za­ción ma­ya.

Al lle­gar, se ca­mi­na jun­to a la muralla que ro­dea el cen­tro mo­nu­men­tal y lue­go se pue­de su­bir a la gran pi­rá­mi­de, des­de don­de se di­vi­san va­rios tem­plos. Un de­ta­lle cu­rio­so de Cihua­tán es el ha­llaz­go de nue­ve fi­gu­ri­llas de ani­ma­les con rue­das. Lo ex­tra­or­di­na­rio es que las ci­vi­li­za­cio­nes pre­co­lom­bi­nas nun­ca uti­li­za­ron la rue­da, aun­que es­tas pie­zas de­mues­tran que sí co­no­cie­ron es­te in­ge­nio.

PUN­TO DE PAR­TI­DA

San Salvador no es el prin­ci­pal atractivo tu­rís­ti­co del país, pe­ro siem­pre re­sul­ta in­tere­san­te pa­sar al me­nos unas ho­ras pa­ra to­mar el pul­so a la ca­pi­tal. El cen­tro his­tó­ri­co de San Salvador –en los al­re­de­do­res de la ca­te­dral–, la pla­za Morazán, el Tea­tro Na­cio­nal y la pla­za Ba­rrios es­tá vi­vien­do un com­ple­to pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción con obras en ca­si to­das las ca­lles, lo que ha­ce que el pa­seo no sea muy có­mo­do.

Sin em­bar­go, no hay que per­der­se una vi­si­ta a la igle­sia del Ro­sa­rio. Su in­te­rior es úni­co, sin com­pa­ra­ción con nin­gu­na otra igle­sia en Cen­troa­mé­ri­ca, pues es un es­pa­cio diá­fano inun­da­do por la luz de de­ce­nas de vi­drie­ras y el am­bien­te cam­bia de­pen­dien­do de la ho­ra del día.

De vuel­ta a la ca­rre­te­ra, hay que ir en bus­ca de al­go úni­co. En los gran­des cen­tros ar­queo­ló­gi­cos de la re­gión so­lo se con­ser­va lo que se cons­tru­yó en pie­dra; co­mo los tem­plos, las can­chas del jue­go de pe­lo­ta o las es­te­las. El tiem­po y la hu­me­dad han des­trui­do ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que es­tu­vie­ra rea­li­za­do en ma­de­ra, ado­be o te­la.

Sal­vo en Jo­ya de Cerén, un ya­ci­mien­to si­tua­do a 35 ki­ló­me­tros de San Salvador, que es co­no­ci­do co­mo la Pom­pe­ya de Amé­ri­ca. Al­re­de­dor del año 600, una pe­que­ña su­per­fi­cie fue cu­bier­ta por cin­co me­tros de ce­ni­za ex­pul­sa­da por el vol­cán La­gu­na Cal­de­ra y la al­dea que­dó es­tric­ta­men­te de­te­ni­da en el tiem­po. Sus ha­bi­tan­tes pu­die­ron aban­do­nar el lu­gar, pe­ro de­ja­ron to­do tras ellos –des­de en­se­res a co­mi­da o ro­pa–, así que el con­jun­to es un per­fec­to tes­ti­mo­nio del há­bi­tat y la vi­da co­ti­dia­na de ha­ce ca­tor­ce si­glos.

La ca­rre­te­ra continúa ha­cia San­ta Ana y por el oes­te aso­man una bue­na can­ti­dad de vol­ca­nes, co­mo los de San Mar­ce­lino o Izal­co. El de San­ta Ana da, ade­más, nom­bre a la se­gun­da ciu­dad sal­va­do­re­ña, que sor­pren­de con una ca­te­dral y un tea­tro es­pec­ta­cu­la­res. Más allá de la pla­za prin­ci­pal, de ca­mino a la igle­sia del Cal­va­rio, apa­re­cen ca­sas ba­jas pin­ta­das de co­lo­res co­mo en cual­quier po­bla­ción. Muy cer­ca, se en­cuen­tra el re­cin­to ar­queo­ló­gi­co de Ta­zu­mal, que mues­tra al­gu­nos de­ta­lles in­tere­san­tes. La pi­rá­mi­de prin­ci­pal es, pro­ba­ble­men­te, la más gran­de de to­do El Salvador. Más cu­rio­sa es la lla­ma­da Pie­dra de la Vic­to­ria, una ro­ca que pre­sen­ta va­rias fi­gu­ras en re­lie­ve con in­fluen­cia ol­me­ca, una cul­tu­ra pri­mor­dial en Me­soa­mé­ri­ca.

RIN­CÓN FRON­TE­RI­ZO

La cal­za­da as­cien­de ha­cia Ahuachapán, y apa­re­cen las plan­ta­cio­nes de ca­fé. Por aquí dis­cu­rre la lla­ma­da Ru­ta de las Flo­res, que une seis pue­ble­ci­tos de mon­ta­ña. El más co­no­ci­do es Ata­co, que vi­ve al­re­de­dor de un par de pla­zas, don­de mu­chas ca­sas tie­nen la fa­cha­da pin­ta­da. La ma­yo­ría son bri­llan­tes di­bu­jos naíf, pe­ro tam­bién hay men­sa­jes po­lí­ti­cos,

re­cuer­dos de­di­ca­dos a Mon­se­ñor Romero y mues­tras del me­jor ar­te ca­lle­je­ro. Por to­das par­tes hay tien­das de ar­te­sa­nías y an­ti­güe­da­des, ca­fés tran­qui­los y alo­ja­mien­tos en ca­sas reha­bi­li­ta­das.

LA FUER­ZA OCEÁ­NI­CA

Nos que­da re­gre­sar al Pa­cí­fi­co. El tra­mo oc­ci­den­tal de es­te li­to­ral es un pa­raí­so del surf que atrae a via­je­ros en bus­ca del am­bien­te de los pue­blos ais­la­dos que sur­gen jun­to al mar bra­vío. La pla­ya más fre­cuen­ta­da de to­das es la de El Tun­co. Hay va­rias ra­zo­nes: sus olas pa­ra sur­fis­tas de cual­quier ni­vel, la me­jor vi­da noc­tur­na y su pro­xi­mi­dad a San Salvador.

La pla­ya, ba­ti­da por el olea­je, es de are­na y can­tos ro­da­dos. Una es­pe­cie de pa­seo ma­rí­ti­mo de me­nos de dos me­tros de an­cho re­co­rre to­do el fren­te del océano y, al cos­ta­do, apa­re­cen ba­res, res­tau­ran­tes y clu­bes den­tro de ca­ba­ñas de ma­de­ra ba­jo las pal­me­ras. Siem­pre se ha di­cho que aquí se ven las me­jo­res pues­tas de sol de El Salvador y du­ran­te las no­ches de los fi­nes de se­ma­na se vi­ve el me­jor am­bien­te fes­ti­vo.

Una at­mós­fe­ra muy di­fe­ren­te es la que des­ti­la Puer­to de la Li­ber­tad. Co­mo su nom­bre in­di­ca, aquí to­do gi­ra al­re­de­dor del mue­lle. Una par­te es­tá ocu­pa­do por los ven­de­do­res de pes­ca­do y ma­ris­co y, en tie­rra fir­me, los res­tau­ran­tes ofre­cen me­nús ela­bo­ra­dos con las des­car­gas rea­li­za­das por los pes­ca­do­res unas ho­ras an­tes.

Las fa­mi­lias vie­nen a pa­sar la tar­de del do­min­go mien­tras un gru­po in­ter­pre­ta mú­si­ca tra­di­cio­nal. El am­bien­te es di­fe­ren­te al de las pla­yas, don­de abun­da­ban los bus­ca­do­res de olas y fies­tas noc­tur­nas. Sin em­bar­go, el olor a agua sa­la­da y el ru­mor del Pa­cí­fi­co sí es el mis­mo en to­da la lu­mi­no­sa cos­ta sal­va­do­re­ña.

Pa­ra per­der­se. En El Salvador pue­des ob­ser­var el le­ga­do ar­tís­ti­co de la igle­sia El Cal­va­rio, en San­ta Ana, uno de los tem­plos más an­ti­guos del país. Tam­bién sor­pren­der­te con los co­lo­ri­dos mu­ra­les de Ata­co, que se han tras­la­da­do a lo­ca­les co­mo el Ca­fé...

Na­tu­ra­le­za abrup­ta. Hay quien di­ce que pai­sa­jes co­mo es­tos ins­pi­ra­ron a An­toi­ne de Saint-Exu­péry a la ho­ra de crear los vol­ca­nes que apa­re­cen en El Prin­ci­pi­to. Los lu­ga­re­ños pre­sen­tan co­mo prue­ba que Con­sue­lo, la es­po­sa del au­tor fran­cés, era la de...

Historia vi­va. Los res­tos de la cul­tu­ra gua­za­pa de Cihua­tán al­ber­gan par­te del pa­la­cio real y la acró­po­lis. Tam­bién son in­tere­san­tes las mi­le­na­rias ca­ba­ñas de ma­de­ra de Jo­ya de Cerén. Du­ran­te el via­je ob­ser­va­rás cons­tan­tes re­fe­ren­cias a la sin­gu­lar...

Pai­sa­je y pai­sa­na­je. Con­vie­ne re­co­rrer la Cos­ta del Bál­sa­mo, úni­ca zo­na del mun­do don­de cre­cen los ár­bo­les me­di­ci­na­les My­roxy­lon pe­rei­rae. Tam­po­co de­jes de ex­plo­rar la Ru­ta de las Flo­res, que fue el pri­mer re­co­rri­do tu­rís­ti­co na­cio­nal en­tre las...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.