FO­CUS

En es­te mis­mo se­gun­do el pla­ne­ta es­tá sien­do mo­ni­to­ri­za­do por una cons­te­la­ción de sa­té­li­tes que to­man imá­ge­nes de al­ta fre­cuen­cia pa­ra ana­li­zar los com­por­ta­mien­tos de los cul­ti­vos y sus ries­gos en tiem­po real.

deViajes - - Punto De Partida - Por Ale­jan­dro Ca­na­les

Que la Tie­rra es cam­bian­te re­sul­ta un he­cho, mu­cho más cuan­do mi­ra­mos el pla­ne­ta des­de el pun­to de vis­ta de los sa­té­li­tes.

Así lu­cen Auk­cland. des­de el ai­re es­tos res­tos de un antiguo vol­cán ubi­ca­do en Nue­va Ze­lan­da. Es­ta es so­lo una de las ma­ra­vi­llas que cap­ta la flo­ta de sa­té­li­tes de Pla­net (www.pla­net. com). Es una com­pa­ñía ae­roes­pa­cial y de análisis de da­tos que se ha aso­cia­do con Far­mers Ed­ge (www. far­mer­sed­ge.ca) pa­ra que los agri­cul­to­res ten­gan la po­si­bi­li­dad de an­ti­ci­par­se –a tra­vés de la tec­no­lo­gía– a los cam­bios agrí­co­las. Lo cier­to es que es­ta he­rra­mien­ta ha ve­ni­do a re­vo­lu­cio­nar la ges­tión de da­tos del cam­po y, por­qué no de­cir­lo, el es­pa­cio di­gi­tal.

Es­ta in­men­sa plan­ta ter­mo­so­lar con for­ma de co­ra­zón es­tá si­tua­da en la pro­vin­cia su­ra­fri­ca­na Nort­hern Khi So­lar One.

Ca­pe. Co­mo cu­rio­si­dad, con­vie­ne sa­ber que fue cons­trui­da por la cor­po­ra­ción es­pa­ño­la Aben­goa. La ener­gía lim­pia que pro­du­ce es ca­paz de abas­te­cer a 45.000 ho­ga­res y es un pro­yec­to que se in­clu­ye den­tro del ob­je­ti­vo del Go­bierno de Su­rá­fri­ca pa­ra re­du­cir el con­su­mo de pe­tró­leo y gas na­tu­ral y ac­ti­var, an­tes de 2030, el gas­to de ener­gías re­no­va­bles.

Es­te pun­to de vis­ta nos per­mi­te atis­bar a la per­fec­ción el tra­za­do del río Arno que Flo­ren­cia. di­vi­de la plus­cuam­per­fec­ta ciu­dad ita­lia­na. Has­ta que el tu­ris­mo es­pa­cial no sea un he­cho po­de­mos con­for­mar­nos con las vistas que ofre­ce el be­llí­si­mo cam­pa­ni­le de Giot­to –en la pla­za del Duo­mo– que re­com­pen­sa con una im­pre­sio­nan­te pa­no­rá­mi­ca tras en­ca­ra­mar sus 414 es­ca­lo­nes,

En tie­rras ru­sas nos en­con­tra­mos con un evi­den­te (y ca­si ex­tre­mo) mo­de­lo de or­de­na­ción Cáu­ca­so. agrí­co­la que apro­ve­cha los acuí­fe­ros ge­ne­ra­dos por las mon­ta­ñas cau­cá­si­cas pa­ra re­gar es­ta su­per­fi­cie en Sta­vra­poi Krai. La idea apo­ya la sos­te­ni­bi­li­dad de los re­cur­sos con una ges­tión que so­lo bus­ca op­ti­mi­zar los re­cur­sos y pro­te­ger el me­dio am­bien­te.

Ato­lón Ku­re. El co­ral es el ar­tí­fi­ce de es­te co­lor prís­tino de la zo­na más an­ti­gua de Chain, una de las is­las del ar­chi­pié­la­go de Ha­wai. Im­po­si­ble ne­gar la fo­to­ge­nia de es­te des­tino, tan re­mo­to co­mo per­fec­to, pa­ra des­apa­re­cer du­ran­te un tiem­po. A pe­sar de es­tar ca­ta­lo­ga­do co­mo Re­fu­gio de Vi­da Sil­ves­tre y te­ner una idí­li­ca apa­rien­cia, su ubi­ca­ción en una im­por­tan­te co­rrien­te del Pa­cí­fi­co le aca­rrea no po­cas to­ne­la­das de es­com­bros ma­ri­nos y re­des de pes­ca.

Es­tás vi­sua­li­zan­do una is­la ar­ti­fi­cial aco­ta­da por una es­clu­sa ca­paz de con­te­ner la en­tra­da de aguas en la la­gu­na Ve­ne­cia. ve­ne­cia­na. La ciu­dad tie­ne que pro­te­ger­se de las inun­da­cio­nes es­ta­cio­na­les –ac­qua al­ta– que inopor­tu­nan a lo­ca­les y vi­si­tan­tes ca­da año al anegar las prin­ci­pa­les ca­lles y pla­zas. Por en­con­trar una ven­ta­ja a es­te con­tra­tiem­po, os ase­gu­ra­mos que las fo­to­gra­fías de la Piaz­za San Mar­co re­fle­ja­da en el agua de es­tas ma­reas vi­vas son real­men­te es­pec­ta­cu­la­res.

Ar­gen­ti­na. Sor­pren­de la oro­gra­fía del Va­lle de la Lu­na te­ji­da du­ran­te mi­le­nios por la ac­ción del vien­to y la are­na. Las gran­des for­ma­cio­nes ro­co­sas se ven sal­pi­ca­das por nu­bes blan­que­ci­nas, que no son otra co­sa que de­pó­si­tos de sal. Es un área geo­ló­gi­ca tre­men­da­men­te va­lo­ra­da por los pa­león­to­lo­gos y un des­tino mon­ta­ñe­ro re­cu­rren­te, que con­vie­ne evi­tar du­ran­te el es­tío.

Nue­va York.

El dis­tri­to fi­nan­cie­ro, en el Ba­jo Man­hat­tan, so­bre­sa­le con las lar­gas som­bras de los ras­ca­cie­los que lo con­for­man.

Des­de el sa­té­li­te, tam­bién ve­mos cla­ra­men­te de­ter­mi­na­do el cua­dri­lá­te­ro ar­ti­fi­cial de Cen­tral Park, que ca­da año vi­si­tan 40 mi­llo­nes de per­so­nas, y los le­chos de los ríos Hud­son y Es­te. Jus­to en es­te úl­ti­mo cau­ce se acu­na la is­la Roo­se­velt, a la que se pue­de ac­ce­der a tra­vés de un te­le­fé­ri­co, que al­ber­ga un fa­ro des­de el que se cap­tu­ra una inusual ima­gen del sky­li­ne

neo­yor­quino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.