“Un via­je co­mien­za cuan­do em­pie­zas a pen­sar en él”

deViajes - - En Primera Persona/María De León -

P or­tu­gal es el des­tino ideal pa­ra re­ga­lar­se una es­ca­pa­da con la que mi­mar el cuer­po y ali­men­tar el al­ma sin sa­lir de la Pe­nín­su­la. Qui­zá por­que nues­tra historia y nues­tra cul­tu­ra han ido de la mano de la su­ya, los es­pa­ño­les he­mos ele­gi­do Por­tu­gal co­mo uno de nues­tros pun­tos tu­rís­ti­cos pre­fe­ren­tes des­de ha­ce dé­ca­das. De he­cho, nos he­mos ade­lan­ta­do a Ma­don­na, Mó­ni­ca Be­llu­ci, Va­len­tino o Ch­ris­tian Lou­bo­tin, que lo han pues­to de mo­da.

El país ve­cino po­ne al al­can­ce del via­je­ro buen cli­ma y una gran va­rie­dad de ex­pe­rien­cias. Pa­ra dis­fru­tar de to­das ellas re­co­mien­do que la es­ca­pa­da sea de, al me­nos, tres días. En mi ca­so, pu­de or­ga­ni­zar­lo gra­cias a los fan­tás­ti­cos por­ta­les web de los de­par­ta­men­tos de tu­ris­mo por­tu­gue­ses, que es­tán re­ple­tos de in­for­ma­ción. Y, co­mo un via­je co­mien­za cuan­do em­pie­zas a pen­sar so­bre él, es­te arran­có con mi idea de de­di­car unos días a una des­co­ne­xión com­ple­ta. Pa­ra ello, ele­gí tam­bién co­mo com­pa­ñe­ro el li­bro El hom­bre en bus­ca de sen­ti­do, de Vik­tor Frankl.

Me alo­jé en el Ho­tel In­ter­con­ti­nen­tal Es­to­ril, uno de mis fa­vo­ri­tos por la paz que se res­pi­ra, el mag­ní­fi­co tra­to de su per­so­nal, sus vistas al mar y sus mil y un de­ta­lles en las ha­bi­ta­cio­nes. Tam­bién in­flu­yó el área de well­ness y los ser­vi­cios de res­tau­ra­ción, con un brunch do­mi­ni­cal an­to­ló­gi­co, y el res­tau­ran­te Atlán­ti­co, un gran des­cu­bri­mien­to. Pa­ra comenzar a sen­tir el bie­nes­tar na­da co­mo pa­sear. Es­to­ril ha si­do co­no­ci­da du­ran­te años co­mo la Ri­vie­ra por­tu­gue­sa: tie­ne es­ti­lo y gla­mour y ha si­do des­tino ha­bi­tual de aris­tó­cra­tas y so­cia­li­tés. Ade­más, mu­chos es­pías eli­gie­ron Es­to­ril co­mo es­con­di­te du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (que se lo di­gan al mis­mí­si­mo Ja­mes Bond, cu­ya aven­tu­ra en Ca­sino Ro­ya­le es­tá ins­pi­ra­da en su ca­sino).

Muy cer­ca de Es­to­ril en­con­tra­réis otro uni­ver­so bien distinto en Cas­cais. Es­te antiguo pue­blo de pes­ca­do­res

tie­ne un ai­re más bohe­mio por sus ca­lles es­tre­chas, idea­les pa­ra per­der­se an­tes de oír so­nar un fa­do o de­jar­se con­quis­tar por las cap­tu­ras fres­cas de los pes­ca­do­res. Tras el pa­seo, na­da me­jor pa­ra re­la­jar­se que su­mer­gir­se en el spa del Ho­tel In­ter­con­ti­nen­tal Es­to­ril. Aquí pu­de des­cu­brir con Sa­ra Al­bur­quer­que el Mé­to­do DeRo­se, que en­tre­na de ma­ne­ra in­te­gral cuer­po y men­te pa­ra con­se­guir un ma­yor bie­nes­tar y una me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da.

Pre­ci­sa­men­te, ba­jar el rit­mo y des­cu­brir la historia es uno de los prin­ci­pa­les ali­cien­tes de la vi­si­ta a Por­tu­gal. Pa­ra ello, os re­co­mien­do co­no­cer Óbi­dos y Sin­tra. La pri­me­ra, es una be­llí­si­ma ciu­dad amu­ra­lla­da declarada Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal, con ca­lles em­pe­dra­das, ca­si­tas blan­cas con te­ja­dos ro­jos y bu­gan­vi­llas que tre­pan por las pa­re­des. Qui­zá por eso, los re­yes por­tu­gue­ses ofre­cían es­ta vi­lla co­mo re­ga­lo de bo­das a las que iban a ser sus es­po­sas. De ahí que Óbi­dos sea co­no­ci­da

La in­fluen­cer Ma­ría de León re­co­rrió ca­da uno de los rin­co­nes de la en­can­ta­do­ra lo­ca­li­dad de Óbi­dos. Arri­ba, a la de­re­cha, los de­li­cio­sos pas­te­les de na­ta tí­pi­cos de Por­tu­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.